martes 26 de enero de 2021

Gremio CICOP pide más presupuesto para que se garantice la flamante legalización del aborto

Los médicos bonaerenses apoyaron el proyecto aprobado antes del cierre del 2020 en el Congreso, pero advierten que se necesitan más recursos para lograr su cumplimiento. Un informe asegura que incluso el sistema sanitario dejará de atender los efectos de los abortos parciales que se complican. Además, volvieron los reclamos por mejoras salariales y laborales para afrontar la pandemia.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

La aprobación del proyecto de ley que legaliza la interrupción del embarazo en la Argentina es un hito para el movimiento de mujeres, y es un faro para la región. Además, es un enorme desafió para el sistema de salud, en momentos que afrontar una pandemia sin precedentes. Durante el debate, quienes apoyaron la iniciativa negaron que la ley vaya a poner en crisis la atención sanitaria, aunque algunos sectores aclararon que se necesitan recursos adicionales para garantizar la normativa. En este sentido, en la provincia de Buenos Aires los médicos y profesionales de la salud recuerdan que el presupuesto para el 2021 fue criticado por generar un ajuste en el sector, que se profundizaría si se mantienen las actuales condiciones. La ley de aborto legal debe ser reglamentada por el poder ejecutivo, para entrar en plena vigencia. Además, desde el gremio CICOP volvieron a reclamar mejoras salariales y laborales, en el marco de un nuevo encuentro de la paritaria bonaerense.

Con la ley como una realidad, desde el gremio CICOP recordaron la necesidad de nutrir de elementos al sistema público, para hacer frente a la práctica. Los dichos se dan en el marco de un informe que asegura que la legalización no generará más gastos en el sistema sanitario, sino todo lo contrario, ya que se evitarán cuadros de efectos adversos en abortos clandestinos, que terminan siendo atendidos en hospitales y centros asistenciales. En este sentido, Marta Márquez, titular de la entidad médica, remarcó que “la aprobación de la ley va atada al reclamo del presupuesto necesario”.

En diálogo con Gestión Sindical, Márquez afirmó que “necesitamos equipos interdisciplinarios para una mayor contención, pero eso no puede ser argumento para rechazar la ley”. CICOP es parte desde hace años de la campaña que busca legalizar el aborto, y el día del tratamiento levantó una carpa en la Plaza de los Dos Congresos, donde entregó información sobre el impacto sanitario de la clandestinidad de estas prácticas.

Durante las discusiones de la ley, el gremio médico rechazó que la legalización vaya a generar un gasto extra en los distintos sistemas de salud del país. “Quienes esgrimen ese argumento no están preocupados ni por la salud pública ni por los sueldos que gana el personal, es un argumento muy endeble”, dijo Márquez.

En este sentido, rechazó que “una vez que se apruebe la ley los hospitales se van a abarrotar de mujeres queriendo abortar, es un argumento lamentable”. “En su gran mayoría los abortos son medicamentosos, para lo cual hay que tener la provisión adecuada de esos tratamientos”, agregó Márquez, que admitió que el sistema necesita más personal, para realizar una mejoran atención.

Ante estos temas, CICOP emitió un documento donde recalcó que “será el momento de bregar por su cumplimiento efectivo, con presupuestos y condiciones acordes a su implementación, incluso superando las dificultades emanadas de modificaciones regresivas en la ley como la objeción de conciencia”.

“En nuestros hospitales y centros de salud será necesario contar con profesionales suficientes, capacitaciones permanentes, suministro continuo de misoprostol y todos los insumos necesarios para asegurar la práctica. Contamos con la herramienta para evitar obstáculos y dilaciones en los efectores, así como para no criminalizar una práctica que será legal desde el momento mismo de su promulgación”, finalizó el texto difundido por el gremio.

El apoyo de CICOP a la ley de aborto se da en momento que un informe asegura que no existen evidencias de que la normativa vaya a traer mayores gastos al sistema de salud, sino todo lo contrario. Según un trabajo reciente del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) analiza el impacto que tiene la clandestinidad en la atención, y cómo la legalización permitirá evitar mucha de las erogaciones.

De los 450 mil abortos que se hacen actualmente en el país, según la estimación que hace la entidad, “surgen complicaciones que terminan en ingresos hospitalarios”. “El costo total ponderado alcanza en total la suma de 2.586.000.000 de pesos al año” para unos 45.6000 casos que se complican, lo que arroja “un costo promedio por aborto clandestino de 56.700 pesos”, destacó el cálculo del CEPA, al que tuvo acceso Gestión Sindical.

Si se calculan todos estos abortos clandestinos de manera legal, como establece la ley que se trata en el Congreso, esas complicaciones desaparecen, y se evitan las prácticas asociadas a sus consecuencias. Para esto, “se supone un escenario donde el total los abortos clandestinos se realizara a través de un método medicamentoso, con la consideración de que el 10 por ciento de esos abortos no serán exitosos y requerirán una intervención de Aspiración Manual Endouterina (AMEU) para completar el aborto”.

El informe del CEPA estableció que “del total de los egresos hospitalarios por abortos incompletos que se producen en promedio en un año, el 67 por ciento requerirá una intervención leve, el 31 por ciento serán complicaciones de gravedad media y el 2 por ciento corresponderá abortos incompletos con cuadros de alta gravedad”. “Si se calcula el valor de la caja del Misoprostol, el tratamiento recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y los valores adicionales de los tratamientos, el valor fiscal de realizar esos 45.600 abortos que se complicaron es de 314.416.632 pesos, un 88 por ciento menos que los valores que hoy se registran en el sistema hospitalario por las consecuencias de la clandestinidad”, destacó el informe.

Además del tema aborto, CICOP se refirió a la necesidad de realizar una nueva paritaria del sector. “Seguramente 2020 ha sido el año más difícil de la historia sanitaria reciente. La pandemia por coronavirus puso en jaque a gran parte de los países del mundo y los sistemas de salud se mostraron, aunque en diferentes grados, con graves dificultades para brindar las respuestas que las circunstancias ameritaban”, analizó el gremio, que afirmó que los trabajadores sanitarios tuvieron unos 11 mil contagios en todo el país. En cuanto a las paritarias, reclamó que “si hay un tiempo en que la salud debiera ser prioridad, es el actual”.

“Es un momento propicio para volcar recursos en cantidad para fortalecer un sistema que padece años de deterioro. Así como se definió la provisión de insumos específicos y la dotación de más camas en sectores críticos para la asistencia de la pandemia, sería necesario abordar la problemática de los trabajadores para mejorar sustancialmente la atención”, concluyó el documento de CICOP.

También podría interesarte

Grave: Soledad Acuña asegura que «como ministra no puedo garantizar la ventilación de las aulas»

La titular de la cartera educativa en la Ciudad aseguró que no supervisarán el cumplimiento …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *