miércoles 3 de junio de 2020
Inicio / Actualidad / FEDUN quiere que la nueva conducción de la CGT nazca “del consenso de todo el movimiento obrero”

FEDUN quiere que la nueva conducción de la CGT nazca “del consenso de todo el movimiento obrero”

El gremio que conduce Daniel Ricci quiere que haya unidad con todos los sectores para elegir autoridades en la central obrera en agosto de este año. “Lo primero que tenemos que hablar antes de candidatos es de la unidad de todo el movimiento obrero”, destacó el dirigente. Además, apoyó las primeras medidas tomadas por el presidente Alberto Fernández, que contaron con el aval de los sindicatos.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

En agosto de 2020, la CGT deberá renovar sus autoridades nacionales, cuando se venza el mandato de la actual conducción, diezmada por las renuncias y las salidas producto de las diferencias durante el macrismo. Hasta el momento, la principal central obrera argentina está bajo el mando de Héctor Daer y Carlos Acuña, los que sobrevivieron al fallido triunvirato luego del alejamiento de Juan Carlos Schmid. Los dirigentes cuentan con el respaldo de los “gordos” e “independientes”, acusados de ser demasiado dialoguistas durante la presidencia de Mauricio Macri. Quienes apuntan sus cañones contra estos grupos forman parte del frente Sindical para el Modelo Nacional, que lidera Hugo Moyano junto a la Corriente Federal de Sergio Palazzo. De este espacio es parte la Federación de Docentes de las Universidades (FEDUN), el gremio que conduce Daniel Ricci, que viene trabajando para lograr la unidad dentro y fuera de la central de trabajadores.

Pensando en el confederal de este año, Ricci adelantó que buscarán una directiva “de consenso”, que surja del entendimiento de todas las partes. El sector cuestiona que quienes mantuvieron actitudes pasivas en la gestión anterior sean los elegidos por el nuevo gobierno para ser los interlocutores e incluso se proyecten como futuras autoridades.

La elección de las nuevas autoridades será el gran desafío de este año en la CGT, luego de haber logrado el apoyo casi unánime de los gremios que la forman a la candidatura de Alberto Fernández. En Azopardo entienden que el rol de los trabajadores en la constitución del Frente de Todos fue fundamental, y bes tiempo de lograr la unidad propia.

Pero por el momento existen diferencias en quién debe ser el futuro conductor, ya que los dialoguistas –con aval del oficialismo –postulan subterráneamente a Daer –pero en el Frente Sindical quieren alguien que haya rechazado las políticas de Macri de manera abierta. “Lo primero que tenemos que hablar antes de candidatos en la CGT es de la unidad de todo el movimiento obrero dentro de la central”, sostuvo Ricci, titular de FEDUN, gremio que es parte del espacio que lidera Hugo y Pablo Moyano.

Para eso, le dijo el dirigente a Gestión Sindical, “tenemos que pensar en un secretario general y un consejo directivo que sea de consenso, con acuerdo de todos los sectores”. Para Ricci, “en este momento se necesita un movimiento obrero al servicio de la recuperación del país, y que sea partícipe del acuerdo social que está propiciando el presidente de la Nación Alberto Fernández”.

Si bien no hay un candidato formalmente lanzado, Daer es el elegido por la actual conducción, y por su rol dentro de la unidad del peronismo y su cercanía con el presidente Fernández, algunas versiones indican que es el hombre con aval de la Casa Rosada. En el Frente Sindical no adelantan su postura, pero el sector cree que debe haber una renovación. Sergio Palazzo y Pablo Moyano surgieron como posibles candidatos, pero nadie se anima a confirmarlo.

“Es difícil hacer futurismo, saber si vamos a lograr o no ese consenso, pero insisto que tenemos que hacer todos los esfuerzos posibles todos los dirigentes sindicales para llegar a un acuerdo y a una conducción que represente a todo el movimiento obrero, teniendo en cuenta la gravedad del momento económico que estamos atravesando”, remarcó Ricci.

En una hipotética elección, Daer contaría con el aval de los grandes gremios de servicios, que tienen la mayor representación de afiliados, por lo cual sería muy difícil que pierda. Para elegir autoridades, cada sindicato recibe una cantidad de congresales de acuerdo a los afiliados empadronados. Por eso el aval de los “gordos” es fundamental. Una de las opciones que se barajan en el moyanismo es pedir una elección directa, algo que parece muy poco probable.

En la actualidad, la CGT está alineada al gobierno nacional, y apoyó las primeras medidas del presidente Fernández. En recientes declaraciones, Daer hizo un balance de la actual gestión. “A un mes de la asunción de Alberto Fernández, creo que las medidas tomadas fueron las correctas.

En los últimos 4 años el país quedó devastado: precariedad laboral, desempleo cada vez más alto, inflación y salarios bajos. Todas estas son las principales preocupaciones de los trabajadores”, sostuvo el líder de la Sanidad, hombre clave en la unidad del peronismo. Pese al alineamiento casi unánime, los gremios no lograron demasiados espacios en el actual gobierno. Incluso la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), que maneja los fondos de sus obras sociales, quedó en manos de un hombre del ministro de Salud y no de los sindicatos, como se había prometido.

“Lo más importante son las medidas que está tomando el presidente Alberto Fernández, los nombres son secundarios, lo importante son las políticas y creo que el presidente formó un gabinete a la altura de las expectativas de lo que espera todos los argentinos”, dijo Ricci, despejando cualquier posibilidad de malestar en el sector.

La unidad es el gran anhelo de la dirigencia cegetista, pero por el momento los primeros indicios no marcan que sea fácil, ni inmediata. Antes de que asuma Alberto Fernández, hubo algunos cortocircuitos entre la actual conducción y el Frente Sindical, que adelantaron esta disputa. Algunos dirigentes propusieron en este tiempo adelantar las elecciones, para evitar nuevos enfrentamientos.

Pero según pudo saber Gestión Sindical, la mayoría de los dirigentes prefieren cumplir con los tiempos establecidos, y así seguir negociando. Como anticipo de la disputa, el próximo mes habrá elecciones en la estratégica Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), que puede adelantar la jugada de los sectores.

Allí, el ex moyanista Juan Carlos Schmid deberá revalidar la conducción, aunque no se sabe si buscará la reelección. Un grupo que encabezan los ferroviarios Sergio Sasia y Omar Maturano y Roberto Fernández podrían buscar un nombre propio para ese lugar. El moyanismo, que antes apoyaba a Schmid, buscaría una alternativa propia, y la interna devidiría los votos. La CTa de los Trabajadores tiene un bloque consolidado con varios sindicatos, en especial en el sector aerocomercial. A diferencia de la CGT, en la CATT la elección es por organizaciones: todas, grandes o chicas, valen un voto.

También podría interesarte

Suspensiones en Aerolíneas Argentinas: en el sector temen un “efecto contagio”

La decisión de la empresa estatal impactará en una de las industrias más golpeadas por …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *