27 de Junio
de 2022
Actualidad.

Estatales en alerta por versiones de despidos en diversas áreas de la administración provincial

12. 11. 2015

Desde ATE aseguran que en la provincia de Buenos Aires áreas como Salud o Educación podrían sufrir recortes, bajo la idea de combatir los ñoquis. Temen que se den marcha atrás resoluciones recientes, que benefician a los trabajadores- En Nación también hay movimientos en ese sentido. “No vamos a permitir ningún despidos”, dicen desde el gremio.

La transición en la provincia de Buenos Aires, que aparece tranquila en la superficie, comenzó a generar sus primero momentos de tensión. Luego de las versiones del cierre del Plan Envión –negado por María Eugenia Vidal –comenzaron a circular rumores sobre el futuro de los empleados del Estado, que saben que en muchos casos son “la variable de ajuste”. Las denuncias sobre verdaderos “saqueos” en los municipios donde hay cambio de intendente son parte de una idea que comienza a tomar fuerza: los cambios de gobernantes –y sobre todo de signo político –puede derivar en despidos en la administración pública, en cualquiera de sus tres niveles. Ante esto, los gremios estatales se mostraron en alerta, y aseguraron que no permitirán “ningún despido”. Fuentes sindicales confirman que en algunas áreas ya hay indicio de ajuste.

Es que en los últimos días circulan versiones sobre recortes en el Estado bonaerense, que puso en alerta a los estatales. Si bien desde el entorno de María Eugenia Vidal niegan medidas bruscas, como la idea rechazada de que se iba a eliminar el plan Envión. Además, las críticas realizadas por Mauricio Macri sobre el Estado y el supuesto “copamiento” de la agrupación La Cámpora no llevan tranquilidad a los gremios. Desde ATE se mostraron preocupados, por un panorama que puede empeorar si Cambiemos gana las presidenciales. Si bien no hay indicios claros, en ATE están en alerta. “En provincia se viene la noche”, adelantó una fuente gremial a Gestión Sindical, admitiendo que esperan movimientos de empleados con la asunción del nuevo gobierno. “Ya hay algunos indicios que en Salud y Educación habrá recortes, lo mismo que en Desarrollo Social”, destacó la misma fuente, que alertó que el gremio no permitirá despidos: “si tocan a uno tocan a todo ATE”.

En concreto, en el gremio estatal hay preocupación por el futuro de la resolución 2066, firmada con el gobierno provincial de Daniel Scioli en octubre de este año, y considerada un “triunfo histórico” por los estatales. La misma beneficia a los auxiliares docentes, tanto los que realizan tareas de limpieza como quienes se desempeñan en el servicio de comedor, evita la sobrecarga de tareas y jerarquiza las tareas. “Hay temor que Vidal elimine esta disposición, y vuelva a la vieja reglamentación de porteros y cocineros, que rechazamos”, afirmó la misma fuente sindical.

Las versiones de recortes en el Estado se alimentan cada vez que Macri o Vidal cargan contra el oficialismo y su manejo de los recursos públicos. En una reciente visita a Avellaneda, el candidato presidencial aseguró que el Estado debe estar “al servicio de la gente y que no ser un aguantadero”, y adelantó que revisará todo intento de incorporación de personal al Estado nacional que se dé antes del 10 de diciembre.

Además de la provincia de Buenos Aires, en el Estado nacional comenzaron algunos problemas, a pesar que no se sabe si habrá una cierta continuidad con Scioli o un cambio rotundo con Macri. El caso más notable es el del SENASA, el organismo descentralizado que monitorea la actividad agropecuaria. Esta semana, según denuncian desde el gremio, se paralizaron la mayoría de los pagos, lo que deja a la entidad al borde de la parálisis. Mediante un comunicado, se remarcó que SENASA “se encuentra actualmente en cesación de pagos: a la fecha se encuentra retenido en el Ministerio de Economía de la Nación la solicitud de autorización para ejecutar 120 millones que SENASA ya recaudó, pero que Economía no autoriza a ejecutar, motivo por el cual ya no se pueden pagar viáticos, contratos de programas diversos, alquileres, servicios, fondos rotatorios, compra de combustible, insumos de toda índole, etc.”. Ayer se destrabaron algunos pagos (como los viáticos) pero el conflicto sigue vigente. De no liberarse esos fondos, una fuente gremial le aseguró a Gestión Sindical que “en diciembre la cesación de pagos sería completa”, y sólo se pagarían salarios de planta permanente.

Para colmo, hoy se podría votar una ley en Diputados que cree la autarquía del SENASA, pero según ATE lo hará sin el financiamiento necesario. El proyecto, que no cuenta con el aval sindical, podría generar que el viernes 13 los estatales del organismo lancen un paro nacional, que podría extenderse hasta que se logre la ejecución de los 120 millones de pesos y se garantice que se contará con los fondos para afrontar todos los compromisos de pago.

Otra dependencia estatal con problemas es la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), con la diferencia que el conflicto se destrabó ayer a partir de un acuerdo rubricado entre autoridades del organismo y representantes de los gremios que llevaban adelante la medida de fuerza. Lo cierto es que los cambios de autoridades traen preocupación en los diversos estados, y se nota el nerviosismo en comunas, la Provincia y Nación. Según las cifras que maneja ATE, se estima que hay unos 600 mil trabajadores públicos en situación de precariedad laboral, es decir, que no gozan de estabilidad y otros beneficios. De ellos, unos 100 mil pertenecen al Estado nacional.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales