miércoles 17 de julio de 2019
Inicio / Fuera de Megáfono / En medio de la campaña electoral, en la CGT ya se piensa en la futura conducción

En medio de la campaña electoral, en la CGT ya se piensa en la futura conducción

Los distintos espacios comenzaron a negociar lo que puede ser una nueva estructura para el año que viene. Dependerá del contexto político, pero los gremios combativos quieren más protagonismo. En Azopardo, afirman que no hay posibilidad es de adelantar la elección de autoridades. El moyanismo promete mucho protagonismo dentro del Frente de Todos, y apuestan a un triunfo que los encumbre en la central obrera.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

El próximo 16 de julio, la conducción de la CGT tendrá su postergado encuentro con el precandidato presidencial Alberto Fernández, que encabeza el Frente de Todos. Desde que se confirmó su candidatura, el ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner se reunió con diversos sectores, pero nunca con la cúpula de la central obrera. En materia gremial, el espacio parece apoyarse en el Frente Sindical, que lideran Hugo Moyano y Sergio Palazzo, entre otros. Esta cumbre puede definir el futuro político de la central, que tiene serias diferencias internas respecto de las próximas elecciones.

Por eso, además de ver el proceso electoral, la dirigencia está mirando de costado los alineamientos, pensando en la posible normalización el año que viene, cuando vencen los mandatos del actual Consejo Directivo. En Azopardo creen que las elecciones no permitirán realizar la unificación antes, y que con el nuevo gobierno los sectores que se fueron –como el moyanismo –volverán a posicionarse para ser parte de la nueva estructura. Los actuales “mandamás” de la CGT saben que si no apoyan a Fernández y gana, será difícil sostener su poder interno, por eso en la cumbre de la semana que viene esperan poder plantearle algunas de estas cuestiones al precandidato, para avanzar en un apoyo aunque sea simbólico.

En agosto del año que viene se vence el mandato del fallido triunvirato, que hoy tiene sólo a Carlos Acuña y Héctor Daer como integrantes. Ambos dirigentes serán parte del encuentro con Fernández, con miradas distintas. Acuña no oculta su apoyo a Roberto Lavagna –aunque el barrionuevismo haya mesurado su protagonismo en ese sector –mientras que Daer saludó la fórmula Fernández-Fernández. Según lo que se espera de la cumbre, no hará un apoyo institucional de la central obrera, que espera poder generar cierta sintonía con el ex jefe de Gabinete pensando en el futuro.

La CGT debe renovar autoridades en agosto de 2020, y todo hace indicar que los sectores combativos irán por la conducción. Moyano y su Frente Sindical vienen afirmando que tienen “los números” para quedarse con la conducción, aunque los “gordos” e “independientes” los apoyen. Esto espacios tienen los grandes gremios de servicio, que son claves para ganar una hipotética elección de autoridades. Por el momento, la fecha se mantiene y no hay posibilidades de armar un confederal antes, mucho menos en plena campaña electoral.

En Azopardo los dirigentes creen que la unidad podría darse pero dependerá del contexto político. “Muchos venimos expresando desde hace tiempo que hace falta la unidad del movimiento obrero, por eso estamos sumando a todos los sectores que antes se habían ido del Consejo Directivo. Vamos a hacer una CGT para todos”, le dijo a Gestión Sindical un importante dirigente que comenzó a ir a estas reuniones.

Según su visión, hay que ser “respetuosos de las instituciones” y que se cumpla el mandato de las actuales autoridades, y ahí hacer un confederal que una a los gremios. “Hay que lograr una CGT unidad, bajo un plan, una agenda programática, que tenga un modelo de país como destino, con los trabajadores como eje central”, adelantó el mismo dirigente.

Esta apertura se dio, por ejemplo, en la reunión que se mantuvo con el ministro de Producción Dante Sica, que sirvió para hablar del acuerdo Mercosur-Unión Europea Allí, Andrés Rodríguez llevó a varios dirigentes que no forman la conducción, como el ferroviario Sergio Sasia.

Un tema que puede separar a los gremios es la reforma laboral, que el macrismo avisa que impulsará casi como primera medida si es reelegido, y que es rechazada categóricamente por el Frente Sindical. En Azopardo hay una mirada menos rígida del tema, e incluso algunos dirigentes fueron parte de encuentros con el gobierno donde se adelantó los lineamientos generales. Una de las cosas que puede suceder en este tiempo es que la conducción de la CGT intente hablar sobre el tema, para imponer algunas condiciones.

“Lo planteado de la reforma está desde hace tiempo. Nosotros no nos oponemos a la actualización de los convenios colectivos de Trabajo en base al avance tecnológico que tenemos en distintas actividades”, destacó otro dirigente de la CGT, ante la consulta de Gestión Sindical. La postura de varios integrantes de la central obrera es hablar de la cuestión tecnológica y discutir esos cambios, para no enfrentarse directamente al proyecto del oficialismo.

“Si no nos reconvertimos muchas actividades y categorías nos vamos a quedar sin empleo, por eso tenemos que ser inteligentes de capacitar a los trabajadores”, agrego el mismo dirigente, abriendo la puerta a una discusión del tema. “Si las reformas o actualizaciones apuntan a la polifunción, a flexibilizar el empleo, seguro que nos vamos a oponer”, aclaró finalmente.

Un triunfo de Alberto Fernández potenciaría las posibilidades que los sectores combativos vuelvan a la conducción de la CGT. Incluso se habló de la posibilidad que la CTA –al menos dos de sus versiones –se sume a una hipotética central obrera bajo la conducción de los referentes del Frente Sindical. Por esto, el moyanismo anticipa protagonismo en la campaña electoral, incluso sin tener candidatos propios en lugares de protagonismo.

El propio Hugo Moyano anticipó en estas horas que los afiliados de Camioneros ayudarán en la fiscalización de las próximas elecciones para el Frente de Todos, ya que advirtió que los dirigentes del gobierno y el oficialismo “son capaces de cualquier cosa”. “Vamos a ofrecer fiscales para que se puedan controlar las urnas. Es necesario, porque esto que ha denunciado el PJ es una realidad que tenemos presente. Estos son capaces de cualquier cosa. Hay que tener mucha atención en este tema y preocuparnos para que no nos hagan trampa”, sostuvo en declaraciones radiales. En el Frente Sindical insisten que tienen la cantidad de gremios para ganar la conducción de la CGT, y sumarán a esto si Alberto Fernández llega a la presidencia, dándole impulso a sus pretensiones.

También podría interesarte

[AUDIO] Duhalde denunció que Macri usó a los servicios de inteligencia para armar causas contra los Moyano

El expresidente dijo que siguió de cerca el entramado judicial contra Hugo y Pablo Moyano …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *