29 de Junio
de 2022
Fuera de Megáfono.

El Día de la Militancia divide a los gremios de la CGT y aleja la idea de unidad

17. 11. 2015

Los sectores harán actos por separados para recordar la vuelta de Juan Domingo Perón al país luego de su largo exilio. Moyano y los suyos se mostrarán con discurso opositor y guiños a Macri. Caló reunirá a su movimiento MASA para pedir el “último esfuerzo” para votar a Scioli. “Estamos 4 o 5 puntos abajo”, admiten.

Cuando aquella jornada lluviosa Juan Domingo Perón volvió al país, nunca imaginó que 44 años después, los festejos serían una muestra de la división del movimiento obrero organizado. Es que hoy las dos principales CGT del país decidieron hacer sus actos con un fuerte contenido político, a cinco días del balotaje, lo que añade tensión a la situación. Los dos actos marcarán lo lejos que están de la unidad la dirigencia. Por un lado, la CGT Azopardo que comanda Hugo Moyano realizará una muestra de poder, que según afirman en su entorno tendrá un fuerte contenido opositor. En la otra vereda, Antonio Caló reunirá a su tropa más cercana, para arengar el voto a Daniel Scioli. Las diferencias electorales marcarán el futuro de la posible unidad, si es que las heridas no terminan d ser demasiado profundas.

Los festejos del Día de la Militancia de este año estarán marcados por las diferencia políticas, que se trasladarán a los actos. En la esquina de Azopardo e Independencia, Moyano movilizará a su espacio para festejar la vuelta de Perón al país luego de años de exilio No será un acto más. A pocos días de las elecciones, se espera un discurso duro contra el gobierno, y guiños a la necesidad de cambio. Así se lo confirmaron a Gestión sindical fuentes del moyanismo: “vamos a movilizar a miles de compañeros, y Hugo va a marcar lo que sentimos, que hay que cambiar la forma de manejar el país que impuso el kirchnerismo”.

Si bien no se esperan referencias directa a Mauricio Macri, como un apoyo explícito, ni críticas que apunten a Scioli, en el tono del discurso de podrá leer que el líder camionero espera un triunfo opositor el domingo. Como lo hizo en los dos actos que compartió con el alcalde porteño, Moyano apunta sus cañones al gobierno, y deja abierta la idea de un voto por el cambio. Bastante de esto quedó demostrado en las últimas horas, cuando el líder de la barra brava de Independiente, Pablo “bebote” Álvarez, confirmó en su cuenta de Facebook que “entregaremos las boletas de Macri presidente”. En la publicación se criticó a Scioli y a la Municipalidad de Avellaneda, a quien acusan de ayudar a la barra disidente, que lidera el conocido “lokillo”.

Por su parte, la CGT Alsina hará de la fecha una muestra de apoyo al oficialismo. Para eso, movilizará al sector más cercano a Caló, el Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA), que realizará en la sede del gremio telefónico FOETRA un acto donde sobrevolará la idea de votar a Scioli. En este contexto, la dirigencia admite que se necesita “pelear cada voto” para lograr un buen resultado en el balotaje. En este sentido, Gestión Sindical pudo saber que los dirigentes manejan números negativos respecto a los comicios. “Hoy estamos cuatro o cinco puntos abajo, pero se pueden dar vuelta”, se entusiasman.

La tensión entre las partes hace trastabillar el cronograma que algunos soñaron para la unidad de la CGT. Desde el cónclave del hotel Castelar, el camino para reunificar el sector parecía encaminado, pero las diferencias políticas hoy poco probable ese paso. Como suele ironizar un dirigente cercano a Caló, la unidad “está a la vuelta de la esquina, todavía hay que encontrar esa esquina”. Un ejemplo de esta tención se dio la semana pasada, cuando se cruzaron duramente Pablo Moyano y Claudio Marín, segundo de FOETRA. El telefónico acusó a Moyano padre de ser “empresario” y por eso apoyar de alguna manera a Macri. Ante esto, Pablo Moyano trató de “servil a los intereses patronales” a Marín, y de ser “un empleado del gobierno, que salís a defender a quienes le meten la mano en el bolsillo a tus compañeros con el Impuesto a las Ganancias”.

“Desconoces seguramente que si no hay conflictos es porque supimos pelear por los trabajadores y lograr mejoras día a día, que elevan las paritarias y logran los mejores salarios para quienes representamos, que peleamos por su dignidad, palabra que muchos no conocen, porque ustedes se las venden. Seguramente vos sos de esos que en una silla aplauden cuando elevan el piso de ese impuesto perverso que sufren los compañeros, pero que no te vamos a ver en ninguna protesta o lucha peleando”, disparo Pablo Moyano, en defensa de su padre.

Con este clima, las diferencias políticas y sindicales parecen bloquear las posibilidades de una unidad inmediata. Si gana Macri, la postura de Moyano y compañía se verá fortalecida, lo mismo para Caló si gana Scioli. Pero las heridas que deja este largo proceso de divisiones no será fácil de saldar. Y así, se diluyen las entusiastas versiones sobre una unidad inminente.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales