25 de Septiembre
de 2022
Fuera de Megáfono.

El “despidómetro” al día: más de 20 mil bajas en el Estado y primeros telegramas en el sector privado

14. 01. 2016

La política de reducción de empleados públicos del gobierno avanza pese a la resistencia de gremios y opositores. Según un portal que chequea los despidos, alcanzan los 21.185 a nivel nacional, provincial y municipal. Ya se registraron varios conflictos en el sector privado.

Los despidos en la administración pública, en todo el sus niveles, siguen generando polémica en todo el país. Mientras el gobierno de Mauricio Macri sigue justificando la medida con la excusa de los “ñoquis”, los gremios se manifiestan en contra de lo que llaman “una política de ajuste”, y prometen resistir las medidas. Con casos extremos como el que sucede en la Municipalidad de La Plata –con unos 4.500 despidos y una feroz represión en una manifestación –el “despidómetro” sigue sumando. Esta semana, los telegramas llegaron a la actividad privada, con focos de tensión en la industria ceramista, metalúrgica y en varios medios de comunicación. Las versiones hablan de un número final de cesantías en el sector público: 65 mil empleados menos. La insólita versión del presidente respecto de esta situación: “queremos que sean felices”.

Según los datos recogidos por un sitio web, los despidos hasta el momento en el sector público alcanzan los 21.185, pero cada día llegan nuevos datos de todo el país. Se trata de cesantías en el ámbito nacional, provincial y municipal, e incluyen contratados y personal de planta. Las cifras se actualizan diariamente por el usuario de Twitter @Despidometro que recibe casos de todo el país. Su resumen marca que el caso de la Municipalidad de La Plata es el más grave: 4.500 despidos, que luego se agravaron por la represión a los empleados que protestaban frente al palacio municipal. Después de ese caso, hay 1992 despidos en el Senado nacional. Le siguen otros tres casos municipales: la comuna de Posadas con 1.500, la de Lanús con 1.200 y la de Malvinas Argentinas con 1.000.

“Venimos a decir por supuesto que vamos a dar la pelea por la reincorporación de los más de 8.000 estatales despedidos, y lo atestiguamos con el cuerpo”, dijo Oscar de Isasi, titular de ATE provincia de Buenos Aires y de la CTA Autónoma bonaerense, durante un actor realizado ayer en La Plata para pedir por el fin de los despidos. Los gremios estatales y municipales se mostraron unidos para repudiar la política de ajuste, que no alcanza sólo el Estado nacional, ni tiene un único color político. Es que los principales problemas en los municipios alcanzan a intendentes de diversas fuerzas. Como le dijo a Gestión Sindical un dirigente de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FeSiMuBo), “acá no se trata de un partido o un intendente. En la mayoría son jefes comunales nuevos, que llegan y con la excusa de los ‘ñoquis’ quieren sacar gente que estuvo precarizada durante años, porque los trabajadores somos usados por la política”.

Los datos de despidos ratifican la idea de la dirigencia municipales. Si bien en el podio de despidos hay tres intendentes de la fuerza Cambiemos (Julio Garro en la Plata, Néstor Grindetti en Lanús y Ramiro Tagliaferro en Morón), jefes comunales del Frente para la Victoria también están usando las mismas herramientas. El caso más conocido es el de Malvinas Argentina, donde el kirchnerista Leonardo Nardini resolvió el despido de 1.000 empleados. También el massista Luis Andreotti acumula despidos en su distrito San Fernando: 300 cesantías. En ese distrito se vive una situación particular, ya que Andreotti fue reelecto. En esa comuna existe una fuerte disputa con los médicos municipales, que acusan unos 40 despidos en los últimos días. “Incluso se despidieron dos delegadas de la seccional local de CICOP, una clara persecución sindical de parte del gobierno municipal”, remarcó una fuente del gremio CICOP, respecto de la situación que se vive en esa comuna.

A medida que corren los días, aparecen nuevos casos, ya adelantados por el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, que centraliza la política del gobierno de Macri respecto los empleados públicos. En la fábrica de satélites ARSAT, sus trabajadores denuncian “despidos sin justificación y persecución ideológica”. Además de no renovar contratos, los empleados aseguran que nuevos funcionarios “están viendo los perfiles de las redes sociales”. La conducción, en manos de Rodrigo de Loredo (yerno del Ministro de Comunicación, Oscar Aguad), admitió algunas bajas, pero aseguraron que se trata de puestos jerárquicos, y no de científicos ni técnicos.

Todos los días nuevas dependencias suman casos. Esta semana, en el Ministerio de Agricultura comenzaron las cesantías. También en el SEDRONAR, que desarmó un centro de atención telefónica, dejando sin trabajo a 26 personas. De seguir así, los números seguirán aumentando, y nadie sabe bien a cuántos empleados pueden alcanzar. Fuentes consultadas por Gestión sindical le pusieron una cifra a la meta del gobierno: 65 mil bajas. Ese sería el número que manejan dirigentes gremiales de distintos sectores, y que pretenderían imponer durante este verano.

Estos despidos no incluyen los que ya se producen en el sector privado. Lo que sucedió en la ceramista San Lorenzo de Azul se suma a otros casos que a lo largo de los días comenzaron aparecer, y marcan una preocupación en la dirigencia sindical. Durante el fin de semana, la Federación Obrera Ceramista de la República Argentina, y el Sindicato Obrero de la Cerámica de Azul denunciaron el despido de 100 trabajadores de la planta de Azul de la empresa Cerámica San Lorenzo. Esto originó un paro de cuatro horas por turno en las plantas del mismo grupo empresario ubicadas en Puerto Madryn, San Juan y Villa Mercedes, San Luis. En estas horas, en asamblea, los trabajadores votan endurecer las medidas de fuerza.

En tanto, en varios medios de comunicación se viven momentos complejos. Más allá del mediático despido de Víctor Hugo Morales de Radio Continental (junto a su grupo de trabajo), periodistas y otros trabajadores del grupo de medio Veintitrés están movilizados por la falta de pago, el retraso salarial y la posibilidad de despidos. El jueves pasado hubo una asamblea general del grupo. Los trabajadores de El Argentino Mar del Plata, Rosario, Córdoba, Zona Sur y las revistas Siete Días y Cielos Argentinos siguen sin cobrar los sueldos de noviembre. El vaciamiento que denuncian incluye la no impresión de esas publicaciones. Hoy se hizo un acto en la redacción de 7 Días y Cielos Argentinos. En el marco del conflicto, los trabajadores de Radio América AM 1190, realizan un paro por tiempo indeterminado ante el incumplimiento en el pago de sueldos y aguinaldos. Además, hoy se hizo un paro de 24 horas en Tiempo Argentino, aunque se garantizó la salida del diario.

Temas relacionados / / /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales