25 de Julio
de 2021
Actualidad.

Desilusionados por el anuncio de Ganancias, las tres CGT presionan por reforma en el Congreso

26. 02. 2016

La dirigencia se reunió para analizar los pasos a seguir, luego que la reforma formal del impuesto tuviera menor impacto al esperado, y la negativa del gobierno a discutir el tema en el Congreso. “Así, el anuncio no sirve para nada”, se quejaron desde el moyanismo. Los líderes de las centrales acordaron convocar a diputados para llevar a la legislatura su pedido.

El entusiasmo inicial dio paso a cierta cautela, y esta a una decepción inocultable. El anuncio de la reforma del Impuesto a las Ganancias se fue desinflando con el correr de los días, y a esta altura ya nadie oculta su enojo. Lo cierto que los límites de la mejora del Mínimo no Imponible no sólo no mejoró demasiado la situación de los casi un millón de trabajadores que pagan el tributo, sino que incluyó a varios empleados y jubilados, una situación insólita que terminó de derrumbar el anuncio. Ante esto, las tres versiones de la CGT se reunieron hoy en la sede de Azopardo, para analizar los pasos a seguir. Los líderes de los espacios apuntan a llevar la discusión al Congreso, y por eso se reunieron con diputados de extracción sindical. Cayó muy mal la decisión de Mauricio Macri de habilitar recién el año que viene la discusión legislativa del tema.

Los líderes de las tres CGT se reunieron cerca del mediodía para intentar unificar una postura respecto a Ganancias, cuya reforma hoy no conforma a casi nadie. En la cumbre estuvieron los tres líderes de las centrales: Hugo Moyano, Antonio Caló y Luis Barrionuevo, lo que marca la importancia de la misma. La idea, aseguran, es adelantar los tiempos planteados por el gobierno para lograr la reforma de las escalas de Ganancias en el Congreso. Para eso, buscan que diputados de extracción sindical como Oscar Romero (SMATA) o Abel Furlán presionen a sus pares para que se traten algunos de los proyectos en danza, rompiendo la parálisis que quiere imponer el oficialismo.

La reunión de las tres centrales se forjó luego que la “letra chica” del anuncio de Ganancias fue limitando su alcance, y terminó por decepcionar a la dirigencia. “Al final lo que anunciaron no sirve para nada”, dicen en el moyanismo, que no ocultan su enejo. “Se desdibujo bastante, al final hay que recurrir al Congreso, porque el gobierno parece que no está dispuesto a escucharlos”, le dijo a Gestión Sindical un dirigente del entorno de Moyano. Lo cierto que luego del anuncio, la actitud pública del camionero fue cambiando. Si inmediatamente luego del encuentro se animó a decir que Macri “se está haciendo peronista”, cuando se conoció que la modificación de las escalas se hará en 2017, lo comparó con el ex presidente Carlos Menem: “si si iba a decir lo que hacía, no me iba a votar nadie”.

En un breve contacto con la prensa, Caló ratificó la desilusión por los alcances de la reforma, ya que esperaban “aparte de subir el mínimo no imponible, que el gobierno también mandara este año al Congreso la denominada ‘tablita de Machinea’ para cambiar las escalas, pero eso no pasará”. Para eso, la idea es convocar a legisladores de raíz sindical, que puedan hacer planteos en las cámaras. Para esa tarea Caló cuenta con Furlán, de la UOM Zárate-Campana, y al propio Romero, que reporta a su CGT. Además, Romero acaba de romper con el bloque del Frente para la Victoria junto con otros 11 diputados, lo que lo acerca a las otras dos CGT.

“Vamos a trabajar con nuestros disputados y convocaremos también a los de Sergio Massa y a los que estaban con Daniel Scioli, porque ellos en campaña prometieron que iban a impulsar ese cambio este mismo año. Entonces esperamos lograrlo por mayoría”, dijo al respecto Caló. En este sentido, un aliado a esta estrategia puede ser el bloque “Compromiso Parlamentario por la Argentina”, formado por diputados cercanos a Adolfo Rodríguez Saa, y que tiene entre sus filas al dirigente petrolero Alberto Roberti, que integra la CGT Alsina.

En tanto, desde los gremios del transporte, ratificaron su rechazo al anuncio, y volvieron a pedir la eliminación del impuesto. En este sentido, en la actualidad la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), se muestra como el espacio más duro en su postura. “Queremos la eliminación, como prometieron los candidatos”, ratificó un dirigente en diálogo con Gestión Sindical. Los gremios del sector no descartan medidas de fuerza para lograr el reclamo: “vamos a seguir pidiendo, y vamos a lanzar una campaña a todo nivel. No podemos esperar hasta el año que viene”.

Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales