17 de Septiembre
de 2021
Informes Especiales.

La carrera entre precios y salarios la siguen perdiendo los trabajadores, alerta un informe

25. 08. 2021

Según el Centro de Estudios sobre el Trabajo y el Desarrollo de la UNSAM, la proyección habla que este año los ingresos perderán 3,8% respecto al IPC, y cerrarían de forma negativa por cuarto año consecutivo.

La pretensión presidencial que los salarios le ganen a la inflación este 2021 se ve jaqueada por una tendencia alcista de los precios que se mantiene, y que hace que las proyecciones adelanten otro año de pérdida del poder adquisitivo. Según las estimaciones de un reciente informe, esta caída estaría cercana a los 4 puntos al finalizar el año, aunque queda abierto a que las reaperturas de las paritarias reviertan la situación. El trabajo de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) identifican «tres momentos» de la carrera salarios-precios y deja una advertencia: la acumulación de cuatro años de baja salarial.

A cargo de su Centro de Estudios sobre el Trabajo y el Desarrollo (CETyD), la UNSAM alertó que con los acuerdos paritarios alcanzados hasta principios de agosto, «el poder adquisitivo de los salarios se reduciría 3,8 por ciento al finalizar este año».

«Durante el primer trimestre del año, la meta de inflación del 29 por ciento proyectada por el gobierno nacional fue rápidamente desbordada por el incremento efectivo de los precios. Y los salarios volvieron a correr desde atrás», analizó el trabajo, al que tuvo acceso Gestión Sindical.

Como dato, se explicó que «mientras que el incremento interanual de los precios entre los meses de marzo de 2020 y 2021 fue del 42 por ciento, el de los salarios pactados en las negociaciones colectivas fue del 31 por ciento».

En tanto, a partir del segundo trimestre del año, «la carrera entre precios y salarios tendió a emparejarse». «Tanto las paritarias definidas desde entonces como las revisiones de algunos acuerdos pactados previamente fueron perforando el techo del 29 por ciento», recalcó el trabajo de la UNSAM.

De este modo, detalló, «al iniciar la segunda parte del año las dos variables aparecieron más alineadas: la inflación entre los meses de julio de 2020 y 2021 fue del 51,8 por ciento y el incremento salarial, del 51,3 por ciento».

Los acuerdos que siguen abiertos

Parte de este emparejamiento que asegura el informe está basado en la reapertura de paritarias, que se inició en el segundo trimestre del año, cuando la pauta oficial del 30-35 por ciento estaba claramente por detrás de las proyecciones.

Las nuevas mesas de discusión se fueron cerrando con un techo del 45 por ciento, como sucedió en Comercio y Sanidad, mientras que otras paritarias tuvieron un incremento superior, como el gremio del neumático SUTNA, que acordó la semana pasado una suba salarial del 50 por ciento. En general, los grandes gremios lograron reacomodar la discusión, lo que parece no evitar la pérdida salarial, aunque en todos los casos existe pauta de revisión.

REAPERTURA DE LAS PARITARIAS ESTATALES BONAERENSES: «ROUND DE ESTUDIO» ENTRE LAS PARTES

En estos momentos, quedan abiertas varias paritarias del Estado, en especial en la provincia de Buenos Aires, donde todos los sectores lograron sentarse a discutir un nuevo incremento, aunque todavía no tuvieron una oferta concreta del gobierno de Axel Kicillof.

Una de las propuestas que se llevará a las discusiones futuras será que las actualizaciones sean «automáticas». La idea surgió en las últimas asambleas del gremio médico CICOP y se evalúa proponerla en la paritaria de la ley 10.741, de los profesionales de la salud. «Con esta inflación los acuerdo a largo plazo son un riesgo, este mecanismo podría salvar la situación», le dijo a Gestión Sindical un dirigente del gremio, que consideró que de esta manera se podría evitar volver a perder salarios en 2021.

En el análisis global, el salario de los estatales bonaerenses está por debajo de casi todos los acuerdos realizados en el segundo semestre, y hoy están regidos por la primera pauta salarial. Si bien el dirigente de CICOP consultado admitió que existe «voluntad política» del gobernador de cerrar el acuerdo, en el gremio médico alertan que si no se hace «en niveles del 45 al 50 por ciento será muy complejo».

Igual mirada tienen los otros gremios estatales, que buscarán en estos días cerrar los acuerdos. Lo mismo buscan otros estatales (como los docentes universitarios), mientras entre los privados quedan pocas paritarias por acordar, como sucede con visitadores médicos.

Proyecciones pesimistas

Más allá de estas negociaciones, las perspectivas del informe y de los análisis en general hablan de un cierre de año con salarios corriendo de atrás a la inflación. Si bien la UNSAM adelantó que «las previsiones para los últimos meses del año se mantienen abiertas», las últimas proyecciones calculan «una inflación interanual del 48,3 por ciento para el mes de diciembre». «Y de acuerdo con nuestras estimaciones, los acuerdos paritarios alcanzados hasta principios de agosto determinarían un incremento de los salarios de 42,7 por ciento para el conjunto del 2021», agregó. Por eso serán fundamentales las revisiones que se puedan hacer de acá al cierre del año.

Ante esto, el emparejamiento que se vivió a mediados del año puede perderse, el caso de que no se produjesen nuevas revisiones y los acuerdos pendientes se definieran en valores similares a los actuales. «En las próximas mesas de negociación entre empresas y trabajadores se definirá el resultado de la ecuación», remarca el trabajo.

«La posible contracción de los ingresos de los trabajadores enciende una señal de alerta, porque se acumularía con la atravesada entre fines de 2017 y fines de 2019, período durante el cual los ingresos de los trabajadores disminuyeron un 19 por ciento», concluyó el trabajo de la UNSAM.

Temas relacionados / /
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales