miércoles 12 de diciembre de 2018
Inicio / Actualidad / A fin de mes cierra una planta de Molinos Cañuelas y 40 familias quedarán en la calle

A fin de mes cierra una planta de Molinos Cañuelas y 40 familias quedarán en la calle

La familia Navarro, los verdaderos dueños del molino en arriendo, manifestaron que no consiguen inversores, ni están en condiciones de hacerlo funcionar. Es por eso que se espera que el molino permanezca paralizado por tiempo indeterminado, a partir del 31 de octubre.

En Tucumán hay un sector de trabajadores que, como tantos otros, la están pasando muy mal. Pero no se rinden: la lucha de los trabajadores del Molino Cañuelas continúa. El viernes de la semana pasada se movilizaron a la Casa de Gobierno de la provincia junto a estudiantes universitarios, desocupados de la CCC, una delegación de la CTA, y trabajadores del Ingenio San Juan, para exigir medidas contra los despidos masivos que anunció la empresa para el 31 de octubre, cuando planea abandonar el molino y retirarse de la provincia.

Como todavía no recibieron ninguna respuesta ahora determinaron que en los próximos días llevarán a cabo una asamblea para definir los pasos a seguir, y también llamaron a redoblar la campaña contra los despidos.

La familia Navarro, los verdaderos dueños del molino en arriendo, manifestaron que no consiguen inversores, ni están en condiciones de hacerlo funcionar. Es por eso que se espera que el molino permanezca paralizado por tiempo indeterminado. Por su parte, Carlos Melián, Secretario Ajunto de la UOMA-Tucumán, manifestó que “estamos trabajando en un petitorio en apoyo a nuestra lucha, que tuvo las adhesiones de decenas de gremios, centros de estudiantes, organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos, entre ellos el del Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel. Con los estudiantes estamos estrechando lazos de solidaridad, que retoman las mejores tradiciones de unidad obrero estudiantil”.

Los trabajadores del Molinos Cañuelas, y todos los sectores que respaldan esta luchan, firmaron un petitorio en el cual denuncian que “desde hace varios años la familia Navarro explota la fábrica de harinas a través de contratos de arriendo que le permiten tener hasta tres empresas contratantes y deshacerse de los trabajadores sin ningún costo. Ahora dicen que no hay interesados en hacer funcionar el molino”.

También detallan que “la pobreza ya afecta a más de 214 mil personas en el Gran San Miguel, y el desempleo viene aumentando muy rápidamente. La producción de este molino puede estar puesta en función de las acuciantes necesidades sociales”.

Por último, exigen “la inmediata intervención del gobierno provincial, cuyo lema de campaña fue la “defensa de los tucumanos”, en pos de evitar que estas 40 familias queden en la calle”. Y proponen: “Las harinas que producimos pueden ser utilizadas para abastecer a comedores, merenderos, escuelas, y hospitales, y ofrecer una harina económica para hacer bajar los precios del pan que hoy están por las nubes”.

También podría interesarte

La Aerolínea “modelo” de Dietrich, solo pagó el 15% del sueldo a sus trabajadores

Hace apenas un año, el ministro de Transporte destacó a Andes como un “paradigma” de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *