07 de Diciembre
de 2022
Fuera de Megáfono.

Un “gordo” en apuros: denuncian irregularidades en la reelección de Rodolfo Daer

24. 05. 2016

Sectores clasistas del Sindicato de Alimentación (STIA) afirmaron que no se les permitió fiscalizar parte de los comicios que dieron ganador al dirigente, que estará al frente del gremio hasta el 2020. Además, reclaman la minoría en la conducción, algo que el oficialismo niega. “Daer maneja todo y no quiere que nadie discuta sus decisiones”, se quejaron.

Con más de 3 mil votos, a principios de mayo Rodolfo Daer ratificó su conducción en el Sindicato de Alimentación (STIA), que ostenta desde 1984. Con este nuevo triunfo, mantendrá el liderazgo hasta 2020, cumpliendo más de 35 años en su cargo. En su larga trayectoria, incluso fue el conductor de la CGT, en tiempos de ruptura (estaba enfrentado al MTA de Hugo Moyano). Ahora, pese a su nuevo triunfo, su figura está cuestionada por sectores clasistas, que avanzan en el gremio. La semana pasada, realizaron una manifestación en la sede del gremio, reclamando que se reconozca la minoría que dicen alcanzaron, y que la conducción no reconoce. Denuncias irregularidades graves. “Daer maneja todo y no quiere que nadie discuta sus decisiones”, se quejaron. También le critican el manejo de las paritarias, que por el momento no se resolvieron. Esta semana podrían volver a movilizarse, para pedir la intervención del Ministerio de Trabajo.

Los sectores opositores a la conducción de Daer realizaron el viernes pasado una protesta frente a la sede del sindicato en Capital Federal, para denunciar irregularidades en los comicios que volvieron a consagrar al dirigente. Entre los problemas surgidos, desde la lista clasista se quejaron que “Daer está atornillado a su sillón, y utiliza métodos fraudulentos para mantenerse ahí”. Como le confirmó a Gestión Sindical Javier Hermosilla, dirigente opositor y delegado de la ex Kraft, “en algunas fábricas durante la elección no se nos permitió ingresar a fiscalizar, como por ejemplo las tres plantas de Fargo y en Arcor, o nos dejaron entrar después que los comicios comenzaron”.

Según los resultados difundidos por el gremio de la alimentación, la lista Verde de Daer obtuvo 3.022 votos, imponiéndose por sobre la de Hermosilla, que obtuvo 755 votos, y la de Jorge Penayo, que cosechó 282 sufragios. Sobre un padrón de 5.663 afiliados habilitados para votar, también se verificaron 42 votos en blanco y 32 nulos. Pero desde la oposición afirman que superamos el 20 por ciento de los votos, lo que les permitiría acceder a la minoría en la conducción del gremio. “Ellos nos dicen que tenemos un 18 por ciento, pero nosotros estamos seguros que superamos el 20 por ciento. Con esas cifras deberíamos tener 18 congresales titulares y suplentes, y representación en la federación”, agregó Hermosilla. Ya en 2012 la oposición se había unido y ganado la minoría, además de hacerse con varias comisiones internas de peso. Pero esa vez hubo una sola lista contra el oficialismo. “Que hubiese dos listas opositoras le sirvió sólo a Daer, ahora dividió la oposición, y con la trampa electoral, lograron que sólo se escuche su voz en el gremio. “Queremos hacer oír una voz distinta, Daer maneja todo y no quiere que nadie discuta sus decisiones”, finalizó Hermosilla. Esta semana, si no hay respuesta podrían movilizarse al Ministerio de Trabajo, para que interceda en la disputa.

La dilatada trayectoria de Daer incluye un zigzagueante derrotero político, que inició cerca de la izquierda ( en su juventud estuvo cerca del Partido Comunista) pero que de la mano del “loro” Lorenzo Miguel y las 62 Organizaciones Peronistas se metió en el justicialismo, desde el cual construyó su avance en su gremio y la CGT. Llegó a la conducción de la seccional Capital Federal en 1984, y nunca más dejó ese cargo. Durante estas tres décadas, supo apoyar a la mayoría de los oficialismos, y hoy forma parte del sector “gordos”. Antes, en los 90, condujo al CGT que se alineó con el gobierno de Carlos Menem, y que generó la ruptura con el sector de Hugo Moyano, que fundó el MTA.

Además de las elecciones, los sectores opositores le critican a Daer el manejo de la negociación paritaria, que hoy está estancada, y en medio de la conciliación obligatoria, que está vigente hasta fin de mes. “Lo que siempre pasa cuando se negocia la paritaria es que los trabajadores no tenemos información, nos enteramos de cómo viene la información cuando ya está firmado”, reafirmó Hermosilla. El dirigente se quejó de la manera en que se maneja la cuestión salarial, sin consulta alguna a las bases: “alimentación discute la paritaria a nivel nacional, a través de los paritarios, que son los secretarios generales de Buenos Aires, Capital Federal y Córdoba. Los voceros de la federación dijeron que iban a tratar de llevar el básico a 16 mil pesos, de los 11.500 que está hoy, un aumento superior al 40 por ciento. Pero la semana pasada ya avisaron que aspiran llegar a 15 mil pesos, bastante menos”. Otra de las cosas que llamó la atención del sector es que la conciliación obligatoria se decretara sin que haya medidas de fuerza por parte del gremio. En la semana del 9 de mayo se iban a hacer paros rotativos de dos horas, pero la medida de fuerza se desactivó por la conciliación.

Temas relacionados /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales