viernes 16 de abril de 2021

Trabajadores de Luz y Fuerza denuncian nuevo intento de reforma laboral en empresa estatal cordobesa

Desde la Agrupación 29 de Mayo aseguran que hay una campaña mediática para atacar a los empleados de la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC), y así lograr la reforma del Convenio Colectivo de Trabajo, algo que viene sucediendo desde el 2018. “La avanzada contra los trabajadores de EPEC fue la prueba piloto de la reforma laboral macrista”, afirmaron.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

En el año 2018, en sintonía con el proyecto de reforma laboral que intentó imponer el gobierno de Mauricio Macri, se inició en Córdoba un proceso para modificar el Convenio Colectivo de Trabajo de la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC), la firma estatal que provee la energía a nivel local. Desde ese momento, los trabajadores resisten los embates de la gestión provincial, que viene acompañada por una fuerte campaña mediática, orquestada por los grandes medios locales. En los últimos días, este ataque se intensificó, e incluyó una fuerte declaraciones de las grandes empresas cordobesas, nucleadas en un espacio denominado “G6”.

Ante esto, la Agrupación 29 de Mayo del Sindicato de Luz y Fuerza rechazó este nuevo avance contra las condiciones de trabajo en la EPEC, y defendieron un convenio que se logró “a través de grandes peleas” dadas por el gremio, en tiempos de Agustín Tosco, el líder lucifuercista perseguido por la última dictadura militar. El ataque incluye la difusión “maliciosa” de los supuestos salarios de los empleados de la EPEC, y un intento de que la firma deje de pagar los llamados BAE, Bonificación Anual por Eficiencia, que completa el salario de los trabajadores de la empresa.

“Los derechos de las trabajadoras y los trabajadores de la EPEC no son privilegios, palabra nefasta usada por sectores de la derecha anti obrera de Córdoba, sino conquistas adquiridas”, criticó la agrupación sindical mediante un comunicado.

Intento precarizador

Los intentos de cambiar las condiciones de trabajo en la empresa estatal cordobesa de electricidad volvieron otra vez a la agenda de esa provincia, con varias notas respecto de los salarios de los empleados. Desde la Agrupación 29 de Mayo rechazaron los términos de esa campaña, y alertaron sobre los poderes que están detrás de esta campaña.

“Algunos medios hicieron públicos los salarios promedios de los trabajadores de EPEC, en notas con un título tendencioso, con datos que no son ciertos”, expresó Carlos Cafure, integrante de esta agrupación.

En diálogo con Gestión Sindical, el dirigente explicó que en uno de estos artículos, se afirmó que “los empleados de EPEC cobran más de 400 mil pesos de promedio por la BAE, que es falso, porque la gran mayoría de los compañeros no cobran esa cifra”.

Operaciones mediáticas

Para Cafure, esta campaña mediática “busca confrontarnos con la sociedad, para que digan que ‘estos tipos son unos vagos’, y detrás buscan la flexibilización laboral a través de la reforma del histórico convenio. Desde la agrupación aclararon que no se trata de todos los medios de comunicación, sino de algunos de ellos, masivos, que se sumaron en estos días al ataque. De forma contraria, Cafure destacó loa actitud de Daniel Alassia, periodista local, que en una entrevista confrontó estos argumentos, desarmando la operación.

Además de difundir información falsa, la agrupación alertó que estas notas “ponen en riesgo a los trabajadores y sus familias”. “Cuando escriben en una nota que un empleado de EPEC recibe 400 mil pesos por la BAE, te ponen en el foco de la delincuencia, que debe pensar que tenemos esa plata en nuestra casa, y nos exponen a un robo a un secuestro. Están difundiendo información de manera maliciosa”, recalcó Cafure.

Este sentido, Mauro Almada, trabajador de la empresa y miembros de la Agrupación 29 de Mayo, se preguntó que “si entra alguien en mi casa cómo le explico que no tengo 500 mil pesos para darle. En pandemia estamos trabajando para pagar las deudas que fuimos acumulando”.

“Esto se usa para confundir a la gente, es que hay un resentimiento tan grande en la sociedad, la grieta es una excusa para poner en relieve la violencia contra el obrero y el pobre, usan informaciones parciales para que haya una confusión de clase, que sea un ‘pobres contra pobres’, que la gente pida que los trabajadores ganen menos, cuando los salarios están por debajo de la canasta básica”, agregó Almada, desde Córdoba.

Ataque a las condiciones de trabajo

Los intentos por reformar el convenio colectivo comenzaron con el intento de anular dos beneficios que tienen los empleados de EPEC: la tarifa diferenciada y el ingreso por bolsa de trabajo.

En el primero de los casos, se trata de una tarifa diferenciada en el servicio, que se otorga a los empleados, y que funciona como una mejora salarial.

El segundo es la posibilidad de cubrir vacantes a través de la consulta a los gremios del sector. Estos dos beneficios fueron de los primeros que se intentó sacar del convenio.

“La derecha en general le dice ‘privilegios’, pero son conquistas obreras que se lograron con años de lucha. Tosco murió en la clandestinidad perseguido por la dictadura, por lograr estas mejoras”, recordó Cafure. Al ataque mediático se le sumaron grandes empresas que forman un grupo denominado “G6”, que pidieron que se eliminen los BAE y se avance con el plan.

Salarios congelados y cada vez más abajo de la inflación

“Estas empresas quieren nivelar los salarios para abajo, cuando nosotros queremos todo lo contrario, nivelarlos para arriba, por eso incentivan estos discursos de que sobra personal o que ganamos mucho. Son las grandes empresas que apuntan a la flexibilización”, remarcaron.

Otra consecuencia de esta campaña de desprestigio se puede ver en las paritarias del sector, que se terminan cerrando por niveles por debajo de lo necesario por la idea que los empleados de EPEC cobran grandes salarios.

En este sentido, Almada subrayó que este es el tercer año que no se discute la paritaria, y que se cierra “de manera unilateral”. “No nos dejan negociaciones salariales honestas, la gente se piensa que te llevas ‘una torta’ a tu casa, no importa si te dan un porcentual miserable porque creen que ganamos mucho, y así venimos pasando los últimos años”, dijo el dirigente de la Agrupación 29 de Mayo.

“La avanzada contra los trabajadores de EPEC fue la prueba piloto de la reforma laboral macrista”, destacó Cafure. Con esta campaña de desprestigio, analizaron los referentes de la agrupación, se intenta “desprestigiar a la empresa, instalar que todo lo estatal es ineficiente, y alentar la privatización de EPEC, y de nuestras fuentes de trabajo”. Además de Cafure y Almada, forman parte de esta agrupación de Luz y Fuerza Claudio Rumi, Luciano Ñañez, Víctor Zavorra, Salvador Adamo, entre otros dirigentes sindicales.

También podría interesarte

Covid-19 en el subte: murió el noveno trabajador, tres están en terapia y los contagios llegaron a 440

Metrodelegados denuncian que Metrovías incumple protocolos en cuanto a aislamiento de contactos estrechos y personal …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *