28 de Noviembre
de 2022
Fuera de Megáfono.

Regionales de la CGT también buscarán dar la discusión de las listas de 2023 en los municipios

24. 10. 2022

A nivel local podrían crear sus propias versiones de la Corriente Político-Sindical Peronista para negociar con intendentes su participación en el futuro del Frente de Todos.

La Corriente Político-Sindical Peronista, el espacio lanzado por la conducción de la CGT este 17 de octubre para pelear lugares en las listas del 2023, tendrá sus versiones en municipios y provincias, según adelantaron distintos dirigentes de las regionales de la central obrera.

La idea es armar «mesas locales» que cumplan la misma función que a nivel nacional, y se vuelva un actor del armado electoral del Frente de Todos para de año que viene. El malestar por la falta de lugares de decisión para representantes del movimiento obrero se repite en las comunas, donde la pelea con los distintos grupos, en especial La Cámpora, es de vieja data, y la dirigencia sindical considera que es momento de «pagarle» a los gremios por los esfuerzos de los últimos años.

La propuesta de esta corriente surgió como respuesta a la falta de entendimiento dentro del Frente de Todos, pensando en las elecciones 2023. La idea es que esto se replique a nivel local, para comenzar a negociar con los intendentes los posibles protagonistas de las elecciones 2023.

«Seguramente tendremos nuestras versiones de este brazo político que lanzó la CGT, vamos a tener representación en cada distrito, ese es el objetivo», le dijo a Gestión Sindical un dirigente de la CGT Regional Lomas de Zamora, que abarca varios distritos del sur del conurbano bonaerense y es la más grande del país. Por lo que se desprende de esta definición, se esperan mesas de la Corriente Político-Sindical Peronista en los tres niveles de las distintas jurisdicciones.

El drama del gremio que brillaba en los ’90 con 25 mil afiliados y hoy le quedan menos de 5 mil

Ya en 2011, luego del contundente triunfo de Cristina Kirchner, las quejas de los gremialistas por el poco espacio en las listas se hizo notas. A poco de comenzar la segunda gestión, el camionero Hugo Moyano, por entonces secretario general de la CGT, hizo una anticipatoria crítica a esta situación en los festejos del Día del Camionero. Acto seguido rompió con el gobierno y forjó la fractura de la central obrera.

«Si el Frente de Todos pretende definir ‘a dedo’ las candidaturas del 2023 no hay mucho futuro para la unidad», admitió el mismo dirigente cegetista consultado. En este sentido, además de fomentar la corriente las regionales defienden las PASO, que en el oficialismo están analizando eliminar.

Al respecto, la idea es que el espacio presentado en Obras Sanitarias «sea parte de la interna del Frente de Todos«, aunque no con una lista propia. «Hay que sumarse a los espacios institucionales en los distritos y el resto de los gobiernos, ser parte de las decisiones», se agregó.

Primero en La Matanza

En este contexto, los dirigentes locales ya trabajan en el armado de las mesas locales. Como se están dando las cosas, se estima que en La Matanza, otro de los distritos claves para el futuro electoral del peronismo, se ponga en marcha la primera mesa local de la corriente.

Así lo adelantó en declaraciones periodísticas el secretario de Prensa y Comunicación esa regional, Pablo Boschi, quien adelantó que en pocos días se realizará el relanzamiento del Frente Político Sindical Primero Matanza, que ya se había creado en otras elecciones y que ahora funcionará como una especie de versión local del corriente de la CGT, con los mismos objetivos políticos.

«Desde el Frente de Todos se debe tener la mejor alternativa y permitir que él que quiera jugar pueda hacerlo y seguramente vamos a tener la victoria como en el 2019, porque vamos a ampliar la convocatoria a muchos sectores que se excluyen porque no tienen la posibilidad de jugar», sostuvo el dirigente.

En La Matanza, además de adelantar a posibilidad de armar corrientes locales, también se definieron sobre las primarias, que parecen serán defendidas por el movimiento obrero. «Las PASO son absolutamente necesarias. Es el instrumento electoral más importante que hemos tenido los argentinos, porque permite la incorporación de sectores de la política que antes no participaban y con ella pueden incorporarse a la discusión interna y competir», dijo Boschi.

«Si los que tienen nivel de responsabilidad en términos de conducción entienden de alguna manera que se puede obviar ese instrumento, las consecuencias las vamos a ver en el resultado de las urnas», alertó.

Otras experiencias

No es la primera vez que la CGT busca institucionalizar su rol político, a través de un espacio como esta corriente. De hecho, las 62 Organizaciones Peronistas, creadas el siglo pasado, se autodefinían como «el brazo político de la CGT«. Desde la vuelta a la democracia, también se intentó dar este paso.

De hecho, antes de las elecciones del 2011 la central obrera por iniciativa de Hugo Moyano promovió la llamada Corriente Nacional del Sindicalismo Peronista, una versión inicial de la lanzada hace unos días. La misma también formó mesas locales, y hasta tuvo dirigentes en Consejos deliberantes, como sucedió en Lanús, donde se constituyó en 2010 el primer bloque del CNSP.

CUMBRE DE LA CGT CON LOS MOVIMIENTOS SOCIALES: ¿NACE UNA ALIANZA PARA ENFRENTAR A LA CÁMPORA?

En materia política, la experiencia más certera de un partido basado en el movimiento obrero estuvo también vinculada al líder camionero. Se trata del Partido de la Cultura, la Educación y el Trabajo (CEyT), lanzado en 2013 cuando los Moyano estaban enfrentado al gobierno nacional y que intentó ser parte de varios frentes electorales, sin mayor suerte.

En 2015 se especuló con ser parte de Cambiemos, pero si bien la dirigencia del CEyT admitió contactos, no hubo nada concreto. En 2017 no participó, luego de negociar con fuerzas peronistas, y en 2019 acordó con el Frente de Todos. Pero su desarrollo todavía hoy es menor.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales