21 de Mayo
de 2022
Actualidad.

Por 500 despidos en el CONICET, investigadores y gremios toman el Ministerio de Ciencia

21. 12. 2016

Desde el lunes realizan la medida simbólica, para reclamar la incorporación de esos becarios al instituto. “Es una amputación a la ciencia argentina”, dijo el delegado de ATE-CONICET, Juan Manuel Sueiro. Después de una reunión con el ministro Barañao, decidieron mantener la protesta.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Desde el lunes, cientos de investigadores y trabajadores del CONICET y otros institutos científicos tomaron la sede del Ministerio de Ciencia, para rechazar el ajuste presupuestario y denunciar unos 500 despidos. La manifestación, que comenzó en horas del mediodía, es parte del plan de lucha que diversos sectores vienen llevando contra el recorte presupuestario que el gobierno nacional impuso al sector, y que pone en peligro mucha de la actividad para el 2017. La toma pacífica de la cartera científica se dio luego de que no fuera recibidos por el ministro del área, Lino Barañao, y contó con el apoyo de gremios del sector educativo. Desde ATE-CONICET aseguran que se trata de un intento de “desalentar la política científica”, y le apuntaron a la figura del propio ministro. La reducción de fondos en el centro de investigación alcanza el 30 por ciento respecto a este año. “La denegación del ingreso de becarios a la carrera de investigador es un despido”, alertaron desde el colectivo Jóvenes Científicos Precarizados (JCP).

La protesta en la sede del Ministerio de Ciencia y Tecnología comenzó el lunes por la tarde, cuando colectivos de investigadores, gremios del sector y estudiantes realizaron una asamblea, y decidieron tomar el lugar ante la falta de respuesta de las autoridades. Los manifestantes reclamaron la renuncia de Barañao y el titular del CONICET, Alejandro Ceccatto, a quienes hicieron responsable del “notable recorte” en materia presupuestaria para el sector. La crisis estalló cuando se confirmó que por la falta de recursos unos 500 becarios no podrán ingresar a la carrera en 2017, de los mil comprometidos para ese año. Esto generó la protesta en la sede de la cartera científica, en el barrio de Palermo, que esta tarde se mantuvo, luego de una multitudinaria asamblea donde participaron desde estudiantes e investigadores.

“Esta es una protesta simbólica, para poner en evidencia el fuerte recorte presupuestario y el desfinanciamiento que vive la ciencia en la Argentina”, denunció Juan Manuel Sueiro, delegado de ATE-CONICET. En diálogo con Gestión Sindical, el dirigente explicó que la protesta se generó cuando se confirmó que unos 500 becarios ya seleccionados “no ingresarán a la carrera, porque no hay recursos”. Los investigadores son parte del plan Innovar 2020, lanzado en el 2013 y que se propuso incorporar al sistema científico mil investigadores por año, para llegar en el 2020 a una cifra cercana al mundo desarrollado: un investigador por cada 5 mil habitantes (económicamente activos). Para el año que viene, de los mil evaluados y aprobados, 489 quedarán fuera de la carrera.

Sueiro le apuntó directamente al ministro Barañao por esta política. “El mismo funcionario que presentó el plan con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que el año pasado fue el encargado de armar las evaluaciones de los compañeros, hoy dice que el CONICET esta ‘sobredimensionado’. El ministro es responsable de esta amputación de la ciencia argentina, en el marco de una decisión política del gobierno nacional lamentable”, agregó el dirigente, quien es además secretario Adjunto de ATE Capital Federal. Este martes hubo una reunión entre Barañao y los investigadores y gremios, donde el funcionario ratificó el recorte, y sus polémicas palabras, cuando dijo que hubo una “excesiva incorporación” en la estructura del CONICET el año pasado, la cual fue realizada por su propia gestión.

Por su parte, desde el colectivo Jóvenes Científicos Precarizados (JCP) aseguraron que “se evidenció la gravedad del recorte ante la concreción del despido de 500 investigadores, trabajadores cuyos ingresos a la carrera de investigador científico y de personal de apoyo han sido aprobados por las comisiones y juntas evaluadoras correspondientes, pero son excluidos por efecto directo del grave recorte presupuestario que afecta a todo el sistema de ciencia y técnica argentina. La denegación del ingreso de becarios a la carrera de investigador es un despido”.

La asamblea que votó mantener la toma contó con el apoyo de diversos espacios, incluyendo gremios de docentes universitarios. Fuentes del espacio confirmaron a Gestión Sindical que mañana habrá una reunión entre todas las partes en la Facultad de Medicina de la UBA, para determinar los pasos a seguir en este plan de lucha. Las mismas fuentes recordaron que según el presupuesto aprobado, el CONICET tendrá unos mil millones de pesos en 2017, de los cuales 7 mil millones son para pagar salarios. “Esto hace que no se puedan financiar líneas de investigación, y tiene como final lo que Barañao ya adelantó de forma cínica: la migración de los científicos”, explicaron desde el centro de investigación.

Por su parte, la Federación de Docentes de las Universidades (FEDUN) se manifestó a favor del reclamo de los científicos, frente a la reducción del ingreso a la carrera de investigación. “Las decisiones de ajuste del gobierno nacional en materia educativa afectan seriamente el desarrollo normal de las actividades del sector, a través de la reducción del presupuesto, lo cual implica, por ejemplo, la reducción del 60 por ciento del ingreso al CONICET, uno de los principales organismos dedicados a la promoción de la ciencia y la tecnología en nuestro país. Consideramos de suma importancia la continuidad y el crecimiento del sistema científico-tecnológico. Sin Industria no hay Nación, y hoy en día es imposible pensar la existencia de una industria genuina sin contar con investigación y desarrollo”, aseguró el gremio que conduce Daniel Ricci mediante un comunicado de prensa. Además, la protesta cuenta con el apoyo de otras federaciones de docentes, como CONADU y CONADU Histórica.

En tanto, Adrián Lutvak, presidente de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA), remarcó el apoyo de los estudiantes al proceso de lucha. “Fuimos miles los que alertamos en el Congreso de las consecuencias que tendría el recorte del presupuesto en ciencia y técnica. El gobierno nacional decidió no escucharnos, y ahora estamos viendo cómo se traslada el recorte a la cantidad de ingresos en el CONICET. Necesitamos que den respuesta a nuestros reclamos”, dijo el dirigente estudiantil durante la toma de la cartera científica.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales