04 de Diciembre
de 2021
Actualidad.

Bullrich y Peretta presentaron en sociedad el «Decálogo del Buen Sindicalista», con críticas a la CGT

18. 11. 2021

«Tenemos que romperles el monopolio de la representatividad», sostuvo la titular del PRO sobre la central obrera y apuntó contra los que «bloquean empresas».

La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, acompañó hoy al titular del sindicato de Farmacéuticos y Bioquímicos, Marcelo Peretta, en la inauguración de la sede la CTE (Confederación de Trabajadores y Empleadores) y la presentación oficial del «Decálogo del Buen Sindicalista» que impulsan los denominados gremialistas «flacos» de ese sector, en el marco del nuevo modelo sindical que promueven junto a la ex ministra de Seguridad.

En el acto, Bullrich dijo que el Decálogo «es algo revolucionario para la Argentina» porque se propone combatir «la concepción retrógrada» del modelo sindical actual «y la expulsión de trabajadores del mundo laboral» que existe en el país.

«Estamos deseando llevar adelante este Decálogo y estamos dispuestos a hablar con todo aquel sindicalista que esté dispuesto a entender que en el país no se está creando trabajo y el poco que se crea es de baja calidad. Tenemos muchos problemas y hay que destrabar esta Argentina trabada. La CTE se propone destrabar esto», enfatizó.

Apuntando a la CGT, la titular del PRO sostuvo: «Tenemos que romperles el monopolio de la representatividad», y agregó: «Tenemos que ir a una Argentina de la cooperación y no del conflicto».

Y sobre el Decálogo, agregó: «hay que llevarlo a la realidad en el 2023 cuando seamos gobierno»

Con Acuña y la UTA, Maturano lanza el mes que viene una CATT paralela

Pocos días después de las elecciones de autoridades de la CGT, Bullrich dijo que el modelo vigente logró «que haya cada vez más sindicatos pero menos trabajadores» y recordó que «los cargos no son de por vida», al cuestionar que «el padre le deja el sindicato al hijo como si fuera una empresa familiar».

Bullrich se pronunció así mientras repasó los 10 puntos del Decálogo y al llegar al apartado de la participación femenina en el sindicalismo, sostuvo que en la época en que ella fue ministra de Trabajo impulsó «que haya un tercio de mujeres» en las organizaciones gremiales pero lamentó que «ni se cumple el tercio y a Susana Rueda la echaron al poco tiempo», al referirse a la salida de la dirigente gremial del triunvirato de la CGT que se había conformado hace 20 años.

Luego, la ex ministra sostuvo que los sindicalistas deben «saber utilizar los recursos, que son de los trabajadores y no propios, esto es muy importante».

También se quejó de sindicalistas que «bloquean empresas cuando hay trabajadores que no se quieren pasar a su gremio y les obligan a las empresas a negociar otro convenio» y al respecto dijo que «Garbarino cerró por los constantes bloqueos que tenía y también por los robos que tenían todos los días».

«Por las leyes que existen, los empleadores no ofrecen trabajo y los que pueden entrar al mundo laboral a veces no cuentan con la formación necesaria o están con los planes. Entonces tenemos demanda reducida y oferta reducida. Hay que juntar oferta y demanda, es fundamental», planteó.

Consultada sobre el reciente discurso del presidente Alberto Fernández en el acto en la Plaza de Mayo que convocó la CGT y el peronismo, la titular del PRO sostuvo que según mensaje del mandatario, «para poder convivir hay que ser kirchnerista, el resto somos como cordobeses, estamos fuera del país», ironizó.

«Fue un discurso contradictorio, habló de un diálogo con ellos y nos volvió a meter en la construcción amigo-enemigo. Desconoce la voluntad popular y va construyendo nuevos enemigos», se quejó.

Gastronómicos porteños: más tensión en la previa de las elecciones y duras críticas de Dante Camaño

Previamente, Peretta cuestionó la movilización porque «no resolvió el problema de ninguno de los trabajadores que fueron a la plaza», y sobre la reciente elección del triunvirato de CGT dijo que «las autoridades son las mismas», invitando a construir un nuevo modelo sindical.

Sobre la participación femenina definida por la CGT, criticó que «ampliaron las Secretarías y en cada una pusieron un hombre y una mujer. Eso es forzado y no es auténtico, tiene que darse pero paulatinamente y estimulándolo».

Por último, Peretta ratificó que la CTE peleará por una salida a la crisis «con menos planes y más trabajo».

Decálogo del Buen Sindicalista

Estos son los diez principios para guiar la conducta de los neosindicalistas:

  1. No se “atornilla” al cargo y permite la participación de otras listas.
    La alternancia en los cargos directivos permite la renovación de cuadros sindicales y evita los actos arbitrarios tendientes a permanecer en la silla a cualquier precio.
    La democracia interna del sindicato frena la disgregación de dirigentes que al ser impedidos de participar emigran a otras entidades o constituyen organizaciones paralelas.
  1. Promueve la incorporación de mujeres.
    La incorporación de mujeres a la actividad y dirigencia sindical para alcanzar paridad, debe ser un proceso integral que conciba y respete las diferencias, fortalezas y debilidades entre géneros, no una imposición legal.
  2. Asume con su patrimonio las decisiones institucionales.
    Si las decisiones que el dirigente toma en nombre de la institución implican consecuencias que comprometen su patrimonio personal, lo hará adoptar una actitud más responsable.
  3. No bloquea la calle ni el ingreso o salida de la gente.
    Debe evitarse toda medida que perjudique a terceros que no son parte del conflicto, lo que también requiere un papel más activo de la autoridad laboral resolviendo el conflicto en su inicio para evitar su escalada.
  4. No roba afiliados.
    Las relaciones laborales no pueden basarse en la “ley del más fuerte”. Las organizaciones de trabajadores y de empleadores deben respetar el ámbito personal de representación y el interés diferenciado reconocido por la autoridad a cada gremio.
  5. No es empresario.
    Mientras dure su mandato no será propietario, ni único ni en sociedad, de empresas de su actividad ni de ninguna otra.
  6. Moderniza los convenios.
    La actualización de los convenios colectivos de trabajo permite incorporar tecnología, adaptarse a la nueva realidad laboral, mejorar la calidad del empleo y facilitar el paso de los planes sociales al trabajo registrado.
    La indemnización del trabajador puede incorporarse al convenio como un seguro de desempleo, garantizando su pago al trabajador sin perjudicar la economía del empleador.
  7. Defiende la fuente laboral y el progreso de la empresa.
    Proteger el trabajo implica por un lado obligar al empleador a la registración laboral y al cumplimiento del convenio colectivo, pero también defender el servicio y rentabilidad de la empresa para equilibrar la relación entre capital y trabajo.
  8. Se capacita y promueve más esfuerzo.
    Para representar a los trabajadores hay que estar “entrenado”, o sea capacitarse permanentemente, y estimular en sus representados la educación continua que les permita mantener el empleo y/o prepararse para el reingreso laboral.
    No podemos reducir la carga horaria laboral si queremos más trabajo y ascendencia social; debemos estimular una mayor dedicación.
  9. Impulsa nuevas organizaciones para defender nuevos empleos.
    Es importante defender tanto la libertad de sindicalización del trabajador como la de constituir entidades representativas de los nuevos tipos de trabajo. De lo contrario se desprotege al nuevo empleo y las viejas organizaciones distorsionan su finalidad para quedarse con el aporte sindical.
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales