lunes 28 de septiembre de 2020
Inicio / Fuera de Megáfono / “Pandemia Macri”: la industria cayó más durante el final de su gobierno que en la actual crisis

“Pandemia Macri”: la industria cayó más durante el final de su gobierno que en la actual crisis

Según un informe de la Universidad nacional de Avellaneda (UNDAV), entren noviembre de 2018 y el mismo mes de 2019, la industria manufacturera tuvo mayor capacidad ociosa que a julio del 2020, en plena crisis del coronavirus. Además, la mayoría de los rubros tuvieron desde junio y julio un repunte de la actividad. Esto genera choques con algunos gremios por el cumplimiento de los protocolos sanitarios.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

El apagón general de la industria argentina en marzo, cuando se decretó el aislamiento social por la pandemia, fue cediendo con el correr de los meses, hasta que la mayoría de las actividades comenzaron a reanudar sus tareas. Esto generó un repunte en un rubro que venía de años de caída, durante la gestión de Mauricio Macri. Es que las políticas del gobierno de Cambiemos fueron especialmente perjudiciales para la actividad productiva, que llegó a tener índices similares a la crisis del 2001. Ahora, con este leve auge, incluso en plena pandemia, los números marcan una recuperación, al punto que en algunos rubros ya se está mejor ahora que durante el macrismo.

Así lo afirma un trabajo de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), que analizó los datos de la industria manufacturera y determinó que el sector cayó más durante el final del período de gestión de Macri que durante estos meses de la pandemia. Lo mismo sucede con la capacidad instalada, que tiene hoy mejores números que hace uno años. Si bien la recuperación todavía no se ve en la creación de empleo, en algunas áreas ya se ve cierta reactivación, como en la industria farmacéutica, que ya está operando casi con normalidad, lo que genera choques con los gremios del sector.

El informe de la UNDAV fue elaborado por su Observatorio de Políticas Públicas, y destacó que “varios indicadores dan cuenta de una significativa recuperación de la industria manufacturera desde los preocupantes registros que se habían observado en abril, el mes con mayores restricciones a la movilidad y a la producción”. En este sentido, el trabajo, al que tuvo acceso Gestión Sindical, indicó que este repunte deja al sector mejor ubicado en pandemia que durante el macrismo.

“La utilización de la capacidad instalada por parte de la industria sufrió una mayor caída durante el último año de gobierno de Mauricio Macri que durante la pandemia de Covid-19; mientras la cifra bajó 2,6 puntos porcentuales entre noviembre de 2018 y noviembre de 2019, la contracción entre julio de 2019 y julio de 2020 fue de 1,9 puntos”, recalcó la UNDAV. En este sentido, la suba industrial lleva tres meses seguidos. El “industricidio” generado por el gobierno de Macri tiene datos dramáticos: “en entre 2016 y 2019 se perdieron más de 160 mil puestos de trabajo formales y cerraron 25 mil empresas”.

Varios sectores experimentan una mayor recuperación que otras, en un clima de dificultades por la situación mundial de la pandemia. En este sentido, el informe de la UNDAV afirma que “en julio se registraron incrementos en la producción industrial en relación a julio del año pasado”. “Maquinaria agropecuaria, Vino, Molienda de cereales y Productos de arcilla y cerámica no refractaria fueron los subsectores que más incrementaron su producción con relación al mismo período del año pasado, con 15,4 por ciento, 15,8 por ciento, 17,5 por ciento y 29,8 por ciento respectivamente”, graficó el trabajo.

Otro sector que creció según la UNDAV es el farmacéutico, que tuvo un repunte del 3,5 por ciento. Si bien la dispensa de medicamentos en farmacias cayó en la pandemia, los laboratorios no dejaron de producir, y se mantiene una importante actividad en el sector. Sin embargo, existen algunos conflictos a partir de las presiones de la industria para volver a tener al personal trabajando, y los resguardos sanitarios que quieren imponer los gremios.

El caso de los visitadores médicos es el más conocido. En pandemia adhirieron al teletrabajo, pero la reactivación hace que los laboratorios intenten que vuelvan al trabajo presencial, algo que la Asociación de Agentes de propaganda médica (AAPM) rechaza. Es que deben visitar centros asistenciales, hospitales y consultorios todos los días, y se pueden volver “un foco de contagio”. “Hubo acuerdo de mantener esta modalidad de trabajo, pero desde julio que se viene presionando para romper este convenio, que incluye evitar despidos y mantener los salarios”, le explicó a Gestión Sindical una fuente de la AAPM.

En un primero momento, los visitadores médicos dejaron de ir a los consultorios por propio pedido de los médicos, pero al reanudarse la actividad pidieron volver a las tareas habituales, algo que se contrapone con el convenio firmado por las cámaras empresariales y el sindicato que lidera Ricardo Peidro.

Esto tensó la discusión salarial del sector, que suele ser dificultosa, y que tiene un triste record: estuvo más de tres años sin resolverse. En la pandemia, los laboratorios abrieron la negociación “para intentar volver a la actividad presencial”, según sospechan en el gremio.

La semana pasada hubo una audiencia en el Ministerio de Trabajo para intentar resolver los puntos pendientes dela cuerdo firmado en 2019, que incluía la actualización en los meses de marzo y junio tomando como referencia la inflación del INDEC. Hasta el momento no se recibió ninguna respuesta ni oferta a ese pedido, que obligó a abrir un expediente en la cartera laboral.

Además, en ese encuentro, contó la misma fuente consultada, trató otros temas sectoriales, como despidos en Laboratorio Roemmers, uno de los de mayor facturación del país, que violó según al AAPM el decreto del poder ejecutivo y cesanteó a al menos dos visitadores médicos.

Volviendo al informe de la UNDAV, otro aspecto que permite determinar que pese a la pandemia se está repuntando en la actividad industrial automotriz. “La recuperación en la industria se vio traccionada por el dinamismo de la venta de autos.

Los datos de creciente producción a partir de mayo son alentadores con la incipiente recuperación, tal es así que en agosto se volvió a producir a niveles similares a 2019”, aseguró el informe. En cuanto a la industria metalúrgica, se recalcó que “la UCI de julio se encontró en 51,5 por ciento, nivel más alto desde diciembre del 2019, mientras que la variación de la producción interanual presentó una contracción de 5,2 por ciento, la más baja en más de un año de la serie, por lo que la contracción de la producción se desaceleró claramente”.

También podría interesarte

La textil brasileña Santana invertirá 12 millones de dólares en Chaco

Comprarán nueva maquinaria productiva, incorporarán 132 personas y realizarán obras de infraestructura en su planta.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *