25 de Julio
de 2021
Informes Especiales.

Luego de una nueva muerte por asbesto, metrodelegados vuelven a reclamar un “plan de saneamiento”

24. 06. 2021

Desde la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (AGTSyP) afirmaron que se produjo el tercer caso fatal de un trabajador, que «padeció un cáncer por exposición al material», prohibido en 2001.

Desde que en 2013 se realizó la primera denuncia en España, la presencia del asbesto en los subtes de la Ciudad de Buenos Aires es un fantasma que alarma. Luego de la investigación periodística realizada en Madrid, que estableció la contaminación con este material en piezas de formaciones del subte de la capital española, el tema se trasladó a nuestro país, ya que parte de esos trenes llegaron a las redes porteñas, luego de una compra realizada por la gestión del entonces jefe de Gobierno, Mauricio Macri.

A partir de esto, la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (AGTSyP) lanzó una intensa campaña de denuncias, para que el gobierno y la empresa SBASE comience con un plan para retirar el asbesto de vagones e instalaciones fijas. En estos casi 10 años, se conocieron varios casos de enfermedades vinculadas a la exposición al producto, y este año se produjo la primera víctima fatal: Jorge Pacci murió en abril “por neumoconiosis por exposición al asbesto”, según denunciaron los metrodelegados.

Esta semana, se confirmó otra muerte por asbesto. Así lo confirmaron desde la Secretaría de Salud Laboral de la AGTSyP, que volvió a exigir un “plan maestro de saneamiento”, para retirar el asbesto de los subtes de la Ciudad de Buenos Aires. Según los registros del sindicato, son más de 50 los empleados presentan enfermedades relacionadas al material. En un nuevo informe, detallaron las tareas realizadas en este tiempo, que no alcanzan para frenar la problemática.

El nuevo caso fatal de un empleado de los subtes porteños por exposición al asbesto fue confirmada por AGTSyP, que mediante un comunicado de prensa informó “otra muerte producida por la presencia de asbesto”. Según se informó, la víctima “sufría de cáncer por exposición al asbesto”, material cancerígeno prohibido por el Ministerio de Salud nacional desde el año 2001, pero que como vienen denunciando los metrodelegados “se encuentra en distintas formaciones de las que disponen Metrovías y SBASE”.

METRODELEGADOS LOGRAN FALLO QUE ORDENA REVISAR TODAS LAS FLOTAS DEL SUBTE POR SOSPECHAS DE ASBESTO

Según los registros del gremio, “es el tercer trabajador fallecido por esta causa”, y se desempeñaba “en el Área Subestaciones de Instalaciones Fijas”. Además, se registraron al menos “52 trabajadores afectados por neumoconiosis por exposición a ese material”.

La conmoción se suma a la muerte de un trabajador afectado por coronavirus, que en este tiempo demoró las tareas que se vienen empujando para que se elimine el asbesto de las líneas de los subtes, los trenes y las instalaciones donde transitan millones de pasajeros y trabajadores.

Un plan maestro integral

“Con mucha lucha venimos haciendo relevamientos y muestreando el material rodante, es decir, los trenes, instalaciones fijas y la infraestructura de los subtes”, remarcó Francisco Ledesma, secretario de Salud Laboral de los metrodelegados.

Ante la consulta de Gestión Sindical, el dirigente explicó que “lo que nosotros hasta ahora venimos reclamando es un plan de remediación y saneamiento como se hizo en otros metros del mundo. Hasta el momento eso la empresa no lo puso en funcionamiento”.  

“Creemos necesario que tiene que haber un plan maestro, por etapas, que marque quién lo va a hacer, cómo lo va a hacer, a donde van las piezas”, afirmó Ledesma. En este sentido, se recalcó que estas tareas hay que hacerlas “respetando lo que dice la ley”, que establece que las tareas las debe hacer “una empresa especializada inscripta en el registro de la agencia medioambiental de la Capital Federal”.  

Desde que se conocieron las primeras denuncias, los metrodelegados insisten con un plan para retirar las piezas contaminadas, que afirman está en “todos lados”. En febrero del 2020, antes de la pandemia, un fallo de la jueza Elena Liberatori ordenó un pan de reemplazo de las piezas con este material, y pidió una lista de los empelados expuestos.

Además, en 2018 se denunció a los titulares de Metrovías y SBASE ante la justicia, lo mismo que al jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, por la falta de respuesta a los reclamos. Las primeras denuncias se realizaron en las formaciones CAF 5000 comprados a España, pero luego se fueron extendiendo a otras formaciones, al punto que hoy están bajo sospecha casi todos los modelos.

Además, se iniciaron tareas de rastreo en los galpones y puestos de infraestructura. Las denuncias del gremio fueron ratificadas por un estudio realizado por el departamento de Geología de la Universidad Nacional del Sur, que determinó mediante un análisis de 2018 que por ejemplo “hay contaminación en las formaciones Nagoya 300 de la Línea C, en las formaciones Mitsubishi de la B y también en vagones CAF-GEE de la línea E”.

El reclamo por la ventilación

Además del plan maestro para terminar con el asbesto, los metrodelegados reclamaron estos días por un tema fundamental para la salud en los subtes, tanto por este material como por la pandemia de coronavirus. Se trata de la ventilación de las formaciones, que se vuelve clave en el actual contexto de contagios de coronavirus. “Hay que hablar del tema de la ventilación, porque tiene que ver con el asbesto, y de comprar flotas nuevas por parte del gobierno, SBASE y la legislatura”, sostuvo Ledesma.

LA BANCARIA REABRIÓ LA PARITARIA Y CERRÓ UN ACUERDO QUE SUPERA EL 45%: CRECE LA PRESIÓN EN OTROS GREMIOS

En este sentido, la secretaría de Salud Laboral está realizando muestreos en formaciones y en instalaciones fijas, y encontraron varias piezas sospechosas de estar contaminadas con el material cancerígeno. Solo en junio, según puso saber Gestión Sindical del reporte realizado, se hicieron tareas en estaciones de las líneas B, C, D, E y H, en especial en los llamados “centros de potencia”.

Las tareas se realizan con la presencia de delegados del gremio, equipos técnicos de la secretaría de Salud Laboral y se deja constancia de sus resultados con escribano público, además de la presencia de representantes de Metrovías. 

Estas inspecciones conjuntas son un triunfo del gremio, ya que desde que comenzaron las denuncias la empresa y el Gobierno porteño negaron la presencia del material cancerígeno, y luego minimizaron su impacto. Pero los estudios realizados y las inspecciones demostraron que los metrodelegados tenían razón. A esto se le sumó que España aportó nuevos datos sobre las formaciones.

En este punto, hace un tiempo siete directivos del Metro de Madrid fueron acusados ante la justicia por la muerte de dos empleados y la enfermedad contraída por otros dos debido al contacto con asbesto, lo que sentó un precedente importante respecto de la causa argentina. La Fiscalía de Madrid realizó en agosto del 2018 la imputación por “falta de prevención y de salud pública”, porque los trabajadores cumplían sus funciones en los vagones CAF-5000, los mismos que se vendieron al país.

Al respecto, Ledesma insistió que “las formaciones actuales son obsoletas, y están llenas de asbesto”. Además, recordó, “en otros lugares del subte, como en las instalaciones fijas, hay que hacer cambios de transformadores, de mecanismos e señalamiento, de cuartos de bombeos, donde hay un montón de piezas que tienen asbesto”. “Esas tareas no necesitan la inversión de la compra de un tren, se pueden hacer rápido”, concluyó Ledesma.

Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales