martes 13 de abril de 2021

Luego del anuncio de inflación de agosto, trabajadores del INDEC alertan: “Lo peor está por venir”

En el marco del anuncio de la tasa del mes pasado, la comisión interna del organismo afirmó que “septiembre será un mes alto”, tanto para suba de precios como para pobreza. Además, acusaron al gobierno de “dejar correr imprudentemente al dólar”, que disparó la tasa de inflación, que en agosto según datos oficiales fue del 4 por ciento, con alimentos y bebidas en un 4,5 por ciento.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Luego de la mega devaluación posterior a las PASO, que disparó los precios atados al dólar, se adelantó que la pequeña tendencia decreciente de la inflación iba a interrumpir esa baja, volviendo a ubicarse en una tasa por encima del 50 por ciento. Por eso, la tasa de agosto y septiembre serán claves para hacer una proyección de lo que se espera para el resto del año. Este jueves, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) confirmó que el IPC el mes pasado creció un 4 por ciento, en sintonía con lo adelantado por las consultoras privadas y otras mediciones.

Esto lleva la tasa interanual a más de 50 por ciento, y una, proyección similar para el final del año, lo que deja la situación de asalariados y sectores vulnerables mucho más complicada que antes de las elecciones. Con este panorama, los gremios insisten con una reapertura de paritarias, algo que el propio gobierno nacional admite puede pasar. Mientras se discuten bonos y formas de compensación, desde ATE-INDEC alertan que esa suba “empeorará en septiembre”, y que la peor parte se la llevan alimentos y bebidas, con incrementos por encima del promedio. “Lo peor está por venir”, dijeron.

En agosto, según los datos revelados este jueves por el INDEC, la inflación fue de 4 por ciento, con un acumulado en 2019 de 30 por ciento. Además, la entidad gubernamental anunció que la inflación interanual llegó al 54,5 por ciento, y rompió la tendencia decreciente que se inició antes de las elecciones internas. Desde el Palacio de Hacienda destacaron que el traslado a precios de la devaluación de casi 30 por ciento que registró el peso tras las elecciones PASO “fue menor que en ocasiones anteriores, debido entre otras razones a la retracción del consumo”.

En uno de los datos que más preocupa, alimentos y bebidas superó el promedio inflacionario, y el mes pasado subió un 4,5 por ciento. Estos números hacen pensar en una proyección anual por encima del 50 por ciento, aunque nadie se anima a dar una cifra concreta porque en el medio estará nada menos que la elección presidencial.

“Lo peor está por venir”, alertaron desde ATE-INDEC, que si bien dijeron que no tiene proyecciones propias de la inflación para el 2019, la situación “es grave”. “Lamentablemente septiembre será un mes alto, algunos analistas están hablando de una inflación del 6 por ciento o más, ahí vamos a tener la magnitud del traslado a precios de la devaluación”, sostuvo en diálogo con Gestión Sindical Raúl Llaneza, delegado general de ATE-INDEC.

En el marco del anuncio de la inflación, los estatales hicieron en la puerta del INDEC su ya tradicional “panazo”, donde ofrecieron pan y productos de panadería a precios reducidos (kilo de pan a 50 pesos, facturas a 80 pesos, entre otros), y donde además denunciaron la falta de respuesta a su pedido de reapertura de paritaria, aumento de emergencia para todo el personal y fin de la precariedad laboral. En este contexto, Llaneza acusó al gobierno “de dejar correr el dólar imprudente e insensiblemente” luego de las elecciones, cuando en la previa difundió encuestas “que lo veían ganador”.

“Para los trabajadores asalariados, los informales, para los jubilados, van a ser meses difícil de acá al 10 de diciembre”, dijo el dirigente. En la actividad se anunció que el 30 de septiembre, cuando el INDEC anuncie los datos de pobreza, junto a movimientos sociales y otras organizaciones. “No importan el dato en sí, el porcentaje, sino marcar que este gobierno no tuvo la capacidad, o no quiso, implementar políticas que reduzcan la pobreza y la indigencia”, rescató Llaneza.

El dato de inflación del INDEC coincidió en general con los adelantados por consultoras privadas. En este sentido, estuvo por debajo de las previsiones en el promedio realizado por el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), que hace el Banco Central, que ubicó la inflación de agosto en un 4,3 por ciento. En tanto, el informe realizado por el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), la tasa el mes pasado cerró en un 4,3, más de dos puntos porcentuales por encima de julio, cuando cerró en 2,2 por ciento.

De este modo, la inflación acumulada en los ocho meses transcurridos de este año es del 30,5 por ciento y alcanza el 55,1 por ciento en los últimos 12 meses, según la entidad que depende de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) y está formada por diversos gremios. Los rubros que más incremento mostraron fueron Educación, Transporte y Comunicaciones, y Otros bienes y servicios, de entre un seis y siete por ciento. Los rubros Esparcimiento y Mantenimiento del hogar, en tanto, se ubicaron en torno al seis por ciento, mientras que Salud rondó en un cuatro por ciento. Además, se vislumbró un caso particular en Alimentos y Bebidas, el principal de la canasta básica, el cual cerró en un 3 por ciento, debido a la quita del IVA por 90 días en productos determinados.

Con estos números y sus proyecciones, se espera que el año cierre con una inflación que supere el 50 por ciento, lo que dejará a los salarios muy lejos de ese índice. Y antes de corrida del dólar, los gremios estaban pidiendo una reapertura de paritarias, para frenar la caída del salario real. Según el último informe del centro CIFRA de la CTA de los Trabajadores, el desplome de este indicador está en torno al 9 por ciento interanual.

“El poder adquisitivo del salario de los trabajadores registrados en el sector privado mantuvo hasta mayo caídas en torno al 9 por ciento interanual. Si se calcula la pérdida real respecto de noviembre de 2015, se llega al 13,1 por ciento”, adelanta el trabajo, al que tuvo acceso Gestión Sindical. De este modo, agregó CIFRA, “las negociaciones paritarias no logran revertir el deterioro del poder de compra del salario; y se espera una caída para los próximos meses por el efecto de la devaluación post PASO en los precios”.

También podría interesarte

Gremios docentes advierten sobre un «aumento exponencial de contagios» de coronavirus y reclaman medidas «restrictivas»

Alerta por la suba de casos en municipios “en franja de riesgo”, además de ruptura …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *