martes 18 de junio de 2019
Inicio / Actualidad / Luego del acuerdo, los trabajadores del Astillero Rio Santiago festejan: “Fue un año muy duro”

Luego del acuerdo, los trabajadores del Astillero Rio Santiago festejan: “Fue un año muy duro”

Los empleados firmaron con el gobierno de Vidal un compromiso para que no haya privatizaciones, cierre ni despidos. “La unidad fue fundamental para salir adelante”, dijo el titular de ATE-Ensenada, Francisco Banegas. Ahora, piden recursos para reactivar la producción comenzando con el buque Eva Perón que deben entregar a Venezuela, y está en un 97 por ciento terminado.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Durante el 2018, la paralización de la actividad en el Astillero Río Santiago por falta de fondos generó rumores sobre su futuro. Algunos informes periodísticos intentaron desacreditar la labor del principal astillero del país, e incluso se habló de un posible cierre o privatización. Esto generó un plan de lucha de los trabajadores, que junto centrales obreras y organizaciones sociales se movilizaron contra estos planes privatistas, a pesar de ser fuertemente reprimidos en agosto frente a la legislatura bonaerense. El esfuerzo dio sus frutos, y sobre el cierre del año se firmó un acta donde se garantiza la continuidad laboral del lugar, y se evita cualquier tipo de cierre o despidos de personal.

Esto fue considerado un “gran triunfo” por los empleados, que ahora piden que se trabaje para reactivar la planta, empezando por los detalles finales del buque Eva Perón, casi listo para entregarse a Venezuela. “Fue un año muy duro, pero la unidad fue fundamental para salir adelante”, destacó Francisco Banegas, titular de ATE-Ensenada.

Los alcances del acuerdo

El astillero, que acaba de cambiar autoridades, tiene un presupuesto de 100 millones de pesos para este año para producir, y puede aumentarlo si se consiguen créditos. En lo gremial, el dirigente anticipó que no aceptarán un techo salarial del 25 por ciento como pretende el gobierno nacional y provincial.

El acuerdo que garantiza la continuidad del Astillero Río Santiago se anunció la semana pasada, en el arco de la denominada Mesa de Concertación Social que promovió la Pastoral Social. En la misma, el gobierno de María Eugenia Vidal se comprometió a “dar continuidad a todos los puestos de trabajo y a que Astilleros Río Santiago no se cierre y no se privatice”, entre otras reivindicaciones de importancia para el funcionamiento del mismo.

Entre otras cosas, el acuerdo incluye la homologación del Convenio 95 que permite realizar reparaciones tanto para el territorio nacional como extranjero. Además, se comienza a trabajar el retiro de los insumos que se encuentran en Aduana para poder seguir trabajando.

“Haber firmado un acta de este tipo es un triunfo, es la primera vez que se logra un acuerdo donde se dice claramente que no se va a cerrar ni privatizar el astillero, sumado a que no habrá despidos, son cosas muy importantes sobre todo en un contexto nacional donde las empresas del Estado sufrieron despidos”, le explicó Banegas a Gestión Sindical.

El dirigente remarcó que este logro “no se da por casualidad”, y destacó el apoyo de toda la comunidad en su lucha, sobre todo de la Pastoral Social. “Fue un año muy duro, muy difícil, pero la unidad fue fundamental para salir adelante. Para todos los trabajadores argentinos y para los que menos tienen fue un año complejo, y lamentablemente no creo que mejore este o el otro año”, dijo.

Los logros

A comienzos de diciembre, el astilleros entregó el ARA King a la Armada Argentina, un buque petrolero al que le realizaron las reparaciones de media vida. Ahora, esperan los recursos para finalizar el buque Eva Perón, encargado por la empresa estatal venezolana PDVSA.

“El buque está en un 97 por ciento construido, está prácticamente finalizado. Lo que falta es instalar algunas válvulas, algunos detalles mínimos, para que vuelva a navegar”, confirmó Banegas. Pensando en el trabajo del 2019, el dirigente estatal adelantó que en el presupuesto de este año, “están garantizados los recursos para el pago de los salarios, y hay además unos 100 millones de pesos para el área productiva”.

“Este es importante, porque si bien no es para la actividad una gran suma se hay acuerdos políticos se pueden conseguir ortos recursos”, agregó. ATE-Ensenada está pidiendo la instalación de un centro mecanizado para mejorar los generadores de energía eólica. “Si logramos esto sería un gran paso, y no se necesitan mucho dinero para eso. Además, el astillero está en condiciones de poder hacer trabajos que ya vienen con financiación. Esperemos poder avanzar en esas tareas”, dijo Banegas.

En este contexto, esta semana se conoció la renuncia del hasta el momento director del astillero, Daniel Capdevila, quien el 28 de diciembre (dos días después de la firma del acta acuerdo) dejó su cargo por “razones personales”.

En su reemplazo, el gobierno de Vidal nombró a Héctor Calvente, un hombre cercano al al ministro de Gobierno, Joaquín De la Torre. El desgaste de la relación del director saliente y los trabajadores era notable, y durante el largo conflicto se fue tensando, sobre todo luego de la violenta represión que sufrieron los empleados frente a la legislatura, cuando marchaban para que se garanticen los fondos necesarios para que el lugar siga abierto.

Idas y vueltas

Durante el 2018 hubo tomas, paros y movilizaciones por parte de los trabajadores, y según denuncian “una avanzada estigmatizante de funcionarios y periodistas que buscaron justificar un potencial recorte en la empresa estatal”. Esto se refiere a varios informes donde se aseguraba que el astillero costaba millones de pesos y no producía barcos, y que pagaba salarios millonarios.

Uno de ellos, del programa de televisión de Jorge Lanata, fue apuntado como un intento de “debilitar la organización sindical”. Además, el propio presidente Mauricio Macri dijo en su momento que había que “dinamitar” el astillero, lo que le valió un fuerte repudio de los trabajadores.

La importancia del astillero

El Astillero Río Santiago está ubicado en la ciudad de Ensenada, en la provincia de Buenos Aires, a orillas del río del mismo nombre. Es uno de los astilleros de mayor actividad e importancia de Latinoamérica. Fundado en 1953, durante la presidencia de Juan Domingo Perón, ha realizado diversos trabajos en el sector naviero, industrial y ferroviario.

En su época de esplendor, durante la década del 50, el astillero llegó a tener 8 mil trabajadores en doble turno. Durante los últimos meses, se desató un conflicto por la continuidad de Astilleros Río Santiago, a la que el gobierno provincial buscó desactivar. Los trabajadores se movilizaron por las calles, tomaron parte del ministerio de Economía bonaerense en demanda de insumos para la terminación de varias tareas en ejecución.

También podría interesarte

Después de casi 100 años, fabrica cordobesa de alfajores cerró y echó a casi todos sus trabajadores

La fábrica de alfajores Estancia del Rosario de La Cumbre cerró sus puertas. Hace varios …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *