28 de Septiembre
de 2022
Fuera de Megáfono. Informes Especiales.

La movilización del 30 de marzo abre una nueva grieta en el interior de la CGT

30. 03. 2017

En la marcha convocada por las dos CTA debutará en sociedad el denominado Movimiento por los Trabajadores (MPT) Saúl Ubaldini, un espacio que forman sindicatos cercanos al kirchnerismo. Buscarán coincidir con los sectores más radicales de la central. Piden que el 6 de abril haya “movilizaciones y marchas” para visibilizar el paro. Otros sectores temen una “partidización” de la conflictividad: “le da pasto al gobierno”.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Convocada por las dos CTA, la movilización del 30 de marzo a Plaza de Mayo será una versión “ligth” del paro nacional convocado para ese día hace unas semanas, y que se corrió por la convocatoria realizada por la CGT para el 6 de abril. La dirigencia encabezada por Hugo Yasky y Pablo Micheli decidió correr su protesta para “potenciarla”, y el 30 quedó como una jornada de movilización. Ese día, debutará un nuevo espacio formado por gremios de la CTA y la CGT, y que con marcado perfil opositor intentará hacer visibles las críticas al gobierno. Este espacio, motorizado por el secretario de Interior cegetista Francisco “Barba” Gutiérrez, reúne a dirigentes cercanos al kirchnerismo, que no comulgan del todo con el rumbo tomado por el triunvirato. Una de las coincidencias es el rechazo a realizar un paro sin movilizarse. Quiénes son los puntales de esta nueva amenaza de fractura, que convive con otros espacios de perfil radicalizado.

Con una conferencia de prensa realizada ayer martes, las dos CTA presentaron la jornada de protesta del jueves 30. Ese día, se cumplen 30 años de la mítica marcha “Pan, paz y trabajo”, que encabezó la llamada “comisión de los 25”, y que encabezó Saúl Ubaldini. En el encuentro, realizado en la sede del Centro de Información de los Trabajadores (CITRA) de la CTA de los Trabajadores, estuvieron los integrantes de un nuevo espacio de la CGT: el Movimiento por los Trabajadores (MPT) Saúl Ubaldini. El mismo, integrado por dirigentes cercanos al kirchnerimso y con un fuerte perfil opositor, se sumará a la jornada de protesta de la CTA, y cuenta con la participación de gremios de peso como la UOM.

Este nuevo espacio tiene puntos de contactos con la Corriente Federal de Trabajadores, que lidera el bancario Sergio Palazzo, y que hasta el momento actuó como principal grupo opositor a las políticas del oficialismo. “La idea es en un futuro confluir entra ambos espacios, para fortalecer la unidad contra este modelo económico”, le dijo a Gestión Sindical un integrantes del nuevo grupo. Allí, la figura de Gutiérrez aparece como el líder natural, y fue el que gestionó el acercamiento con las CTA. El debut en sociedad del MPT será en la marcha del jueves, donde habrá duras críticas al gobierno de Mauricio Macri. El siguiente paso, aseguran en el entorno del movimiento, es poder aprobar una “agenda programática” que marque el camino del movimiento obrero. “Hay que recuperar lo mejor de la tradición combativa de la CGT, construir un programa como el de Huerta Grande, que defienda el trabajo nacional”, agrego la misma fuente.

La marcha del 30 pone fin a un mes de enorme conflictividad gremial, que comenzó con el conflicto docente y se mantiene alto. Para el paro del 6 de abril, estos espacios se sumarán, pero mantienen una mirada crítica a la idea de no movilizarse. En la CTA de los Trabajadores quieren que en la jornada del paro nacional haya algún tipo de actividad, para hacer visible la medida, algo que en la CGT –por lo menos su triunvirato –no está del todo de acuerdo. Según adelantaron a Gestión Sindical desde esa central, en estos días “se definirá cómo se implementarán esas medidas”. “Queremos estar en la calle, marcar el descontento, no queremos un paro dominguero”, agregaron.

La conformación de este espacio reaviva viejas grietas dentro de la CGT, en especial por los posicionamientos políticos de los protagonistas. Hace unos días, Pablo Moyano, secretario Gremial de la central, amenazó con salirse de la estructura formal cegetista por su disputa con Gutiérrez, a quien acusó de darle el visto bueno a las regionales “si se alinean con el kirchnerismo”. El enojo entre ambos dirigentes es la punta de iceberg de una disputa que terminó, en 2012, con la fractura de la central, por las diferencias ante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Ahora, la cercanía del MPT con dirigentes de la anterior gestión vuelve a dividir aguas.

Esta situación ya generó resquemores en algunos de los actos conjuntos que se vienen haciendo. En la Marcha Federal, por ejemplo, no cayó bien en algunos sectores algunos discursos, encolumnados políticamente, ni los cantos que se pudieron escuchar respecto al escenario actual. “Le dan pasto al gobierno, que quiere partidizar la protesta”, remarcó un dirigente consultado por Gestión Sindical. La crítica le apunta a algunas expresiones de los referentes de CONADU durante la marcha del martes pasado, que se mostraron “demasiado cercanos” al ex gobierno. “No sirve que canten ‘vamos a volver’, porque mete un clima electoral a la protesta que no ayuda. La unidad en la acción debe estar puesta en torno a las reivindicaciones gremiales, esperemos que nadie se tiente con usar estas movilizaciones para intereses que no son de los trabajadores”, concluyó el mismo dirigente.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales