miércoles 3 de marzo de 2021

La inflación de los alimentos preocupa a los gremios que reclaman medidas al gobierno

Desde distintos sectores alertan que la suba atenta principalmente contra los asalariados y los sectores vulnerables, y piden medidas concretas para atacar el problema. Un informe de Consumidores Libres habla de una suba de un punto en enero respecto de la inflación promedio, con epicentro en la carne. La CTA Autónoma hizo “un llamado de atención” en una cumbre de emergencia.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

En el segundo semestre del 2020, la inflación volvió a retomar su tendencia alcista, luego de que la pandemia y las restricciones generaran una fuerte retracción en la economía. Sólo en diciembre del 2020, la suba promedio del IPC fue del 4 por ciento, con picos varios puntos por encima de este nivel en alimentos y bebidas. Este punto es el que más preocupa a los gremios, en el inicio de la discusión salarial del 2021. En este sentido, un reciente informe asegura que en enero otra vez la suba de los comestibles estará por encima de la inflación general, lo que encendió las luces de alarma entre la dirigencia sindical. En este sentido, desde la CTA Autónoma realizaron una reunión de emergencia, donde analizaron la situación y pidieron medidas para proteger el poder adquisitivo de los salarios.

La alerta se generó luego que en la semana circularan versiones sobre un intento de ponerle un techo a las discusiones paritarias este año, en torno del 30 por ciento. La idea fue rechazada por la CGT, e incluso desde el gobierno afirman que la idea general es que los salarios “le ganes a la suba de precios” este año.

La preocupación por la suba de los alimentos no es nueva, ya que el 2020 cerró con una suba de ese rubro por encima del IPC general. Según los datos oficiales, mientras que la inflación anual fue del 36,1 por ciento, la de “alimentos y bebidas” alcanzó el 42,1 por ciento, con picos alarmantes como los de la carne, con una suba anual del 57,6 por ciento.

Esta tendencia se mantiene este año, y en enero pudo verse que se volvió un problema de urgente solución. La mayoría de las estimaciones hablan que en el primer mes del 2021 la inflación tendrá valores cercanos a los 4 puntos, empujados por los alimentos, en este sentido, un trabajo de Consumidores Libres estableció que “la canasta básica de alimentos de enero arrojó un aumento del 4, 8 por ciento y, al igual que el mes pasado, la categoría que tuvo un mayor incremento fue la de carnes, que aumentó un 6,5 por ciento”. El trabajo, al que tuvo acceso Gestión Sindical, se realizó sobre el valor de 21 alimentos de la canasta básica para reflejar el aumento del primer mes del año.

“La categoría de carnes fue la que tuvo un mayor aumento y dentro de la misma el producto con el incremento más grande fue el kilo de paleta que pasó de 520 a 560 pesos (7,69 por ciento más); en segundo lugar se encuentra el kilo de carne picada que aumentó de 420 a 450 (7,14 por ciento de aumento) y en tercer lugar el kilo de bola de asado que pasó de 560 a 590 pesos (5,36 por ciento más)”, denunció la entidad.

Luego de la categoría de carnes, agregó el informe de Consumidores Libres, “en segundo lugar se encuentra la de almacén que reflejó un aumento del 4,30 por ciento, y el producto que escaló más alto fue el kilo de yerba que pasó de valer 365 a 390 pesos (6,85 por ciento de aumento); en segundo lugar se encuentra el kilo de harina, que valía 85 y ahora cuesta 90 pesos (reflejando un aumento del 5, 88 por ciento); en tercer lugar se encuentra el medio kilo de fideos, que aumentó de 90 a 95 pesos, es decir, un 5,56 por ciento más”. En tanto la categoría de frutas y verduras “volvió a sorprender con un descenso del 0,62 por ciento y los únicos productos que reflejaron un aumento fueron: el kilo de naranja que valía 98 y aumentó a 160 (63,27 por ciento); y el kilo de manzana que pasó de 205 a 210 pesos (2,44 por ciento de aumento)”.

El crecimiento de los alimentos impacta directamente en los asalariados, y afecta a los sectores más vulnerables de la sociedad. Por eso, los gremios ven con alarma este fenómeno. En este sentido, este jueves la conducción nacional de la CTA Autónoma se reunió de urgencia para discutir el tema, y emitió un duro documento donde pidió medidas al gobierno nacional.

“Es un llamado de atención, una señal de alerta ante una situación que parece estar entrando en una espiral peligrosa”, admitió un dirigente de esa central obrera, ante la consulta de Gestión Sindical.

La dirigencia consensuó un documento donde aseguro que el proceso inflacionario “atenta directamente contra los salarios de trabajadores y trabajadoras, pero principalmente en el sector de los alimentos, lo que expone a una situación crítica a los más vulnerables”.

“Nuestra central considera que es indispensable una convocatoria amplia por parte del Gobierno nacional para definir propuestas y encontrar caminos para revertir esta situación, así como también para poner límites a los formadores de precios que están haciendo inalcanzables productos básicos para la vida”, remarcaron. Si bien esta CTA mantiene buen diálogo con varios funcionarios del gobierno, como el ministro Daniel Arroyo, no está alineada automáticamente con el oficialismo. En el seno de la central recuerdan que fueron parte “de la derrota del neoliberalismo”, pero se distancian de algunas medidas que se toman en este tiempo en el Frente de Todos.

“Entendiendo que la pandemia seguirá siendo el actor principal durante la mayor parte del 2021, que la CTA Autónoma llama al gobierno nacional a que concrete una amplia convocatoria para definir propuestas y encontrar caminos para revertir esta situación, así como también para poner límites a los formadores de precios que están haciendo inalcanzables los productos básicos para la vida”, destacó el documento consensuado en la reunión de urgencia de la central obrera.

Para este llamado, aclaró el dirigente consultado, piden que sean incluidos los movimientos sociales y otros sectores. En este punto, la CTA Autónoma forma parte de un espacio, junto a estos sectores, en torno a la llamada “declaración Soberanía”, donde se busca instalar una agenda de temas vinculados a estas cuestiones, y que en los hechos funciona como “contra peso” de la agenda más “tradicional” de la CGT y sus aliados.

En tanto, desde el gobierno nacional se mostraron atentos a los reclamos, y preparan una cumbre para reflotar el viejo pacto social, una idea que motorizó el propio presidente Alberto Fernández al inicio de su gestión y que luego la pandemia dejó de lado. Lo cierto que ante el aumento de los alimentos y el espiral inflacionario, se convocó para la semana que viene a empresarios y gremios a tratar el tema. El presupuesto 2021 habla de una inflación en torno de los 29 puntos, pero en el escenario actual no hay muchas chances de lograrlo.

Además, la Casa Rosada anunció que busca que este año las paritarias estén “unos puntos por encima” de ese registro, pero algunos tomaron esos dichos, extraoficiales, como un “techo” a las paritarias. Por eso, la conducción de la CGT se reunió esta semana y rechazó cualquier límite a la negociación salarial. Esa será la postura para el encuentro de la semana próxima, primer testeo del humor social que se genera en este escenario alarmante.

También podría interesarte

Trabajadores de DIA se suman a los de Coto para enfrentar a Ramón Muerza

El colectivo Trabajadores y Delegados Autoconvocados de Coto comenzó a tender puentes con sus pares …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *