25 de Julio
de 2021
Fuera de Megáfono.

Hugo Yasky busca apalancarse en el sector municipal para intentar su reelección como diputado

02. 07. 2021

El líder de la CTA de los Trabajadores convocó a gremios del sector para presentarles su idea de una “paritaria nacional” para empleados de las comunas, similar a la que rige en la docencia. La propuesta recibió un tímido apoyo, pero no entusiasma a las principales entidades del sector.

En poco menos de un mes del cierre de listas, la danza de nombres para encabezar los principales espacios políticos en las próximas elecciones legislativas está en plena efervescencia. La puja abierta para estar en los primeros lugares, tanto en el oficialismo como en la oposición, marca el pulso de las discusiones políticas del momento, y nadie e quiere quedar afuera.

Pero más allá de los primeros lugares, las nóminas son grandes, aunque no alcanzan para todos los postulantes, entre quienes quieren “coronar” y aquellos que buscan renovar. En el segundo lote hay muchos dirigentes sindicales, entre ellos el líder de la CTA de los Trabajadores Hugo Yasky. El docente quiere seguir en el Congreso, donde se volvió una de las espadas más filosas del Frente de Todos.

Yasky: “Los salarios deben aumentar al menos 4 puntos por encima de la inflación»

Para eso, salió a apalancar su candidatura con un pedido de apertura generalizado de paritarias, y con un proyecto para crear una “paritaria nacional municipal”. En el segundo de los casos, la respuesta del sector no fue la esperada, e incluso se llevó algunas críticas.

En los últimos días Yasky comenzó a martillar con la idea de una suba general de salarios, y además volvió a la carga con un proyecto para crear un mecanismo de discusión salarial para los empleados municipales, que se basa en la Paritaria Nacional Docente. La idea es establecer un piso para las 135 comunas de la provincia de Buenos Aires, a partir del mínimo, vital y móvil, ante la disparidad de ingresos que hay en todo el territorio provincial.

Para fortalecer esta iniciativa, llamó hace unos días a un encuentro virtual con gremios del sector, para lograr una foto en respaldo a su propuesta. Según pudo saber Gestión Sindical, el encuentro generó “poco entusiasmo”, ya que apenas participar un puñado de organizaciones sueltas, y ex integrantes de la vieja federación provincial, que está en “franco retroceso”.

En la provincia de Buenos Aires, existe desde hace años una dura interna entre las entidades comunales. La vieja Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de la Provincia de Buenos Aires (FSTMPBA) se fracturó en la década del 90, cuando un grupo de dirigentes decidió abandonar la estructura descontentos con el respaldo a las políticas de esos años.

Así nació la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FESIMUBO), liderada por Rubén “cholo” García, que hoy logró un desarrollo territorios muy importante, y que gracias a su crecimiento logró aprobar una ley para dar entre otras cosas paritarias para cada distrito. Además, existen gremios locales que crecen bajo el paraguas de la CTA de Yasky, y en los últimos tiempos las seccionales de ATE que representan a trabajadores municipales tienen su desarrollo. En este mosaico de alternativas, el diputado busca apalancar su propuesta.

Poco interés

La cumbre organizada por Yasky para presentar el proyecto contó con la presencia de unas 30 organizaciones, la mayoría apadrinadas por la CTA de los Trabajadores en sus distritos. Además, estuvieron algunos dirigentes de la vieja estructura, como el histórico titular de la FSTMPBA Oscar Ruggiero. Ninguno de los presentes responde a la FESIMUBO de García, que además de estar enfrentada a Yasky desde hace un tiempo fomenta un proyecto propio similar al que presentó el docente.

“Se nota que quiere renovar la banca, y busca apoyos en cualquier lugar, incluso donde nunca tuvo representación”, dispararon desde el entorno de FESIMUBO. En este sentido, le recordaron a Gestión Sindical que el proyecto de atar los salarios municipales al mínimo, vital y móvil “lo presentamos en el año 2005 a nivel nacional, para atar el ingreso de los trabajadores del sector al salario mínimo”. En la actualidad, recordaron, el proyecto volvió a ingresar en Diputados de la mano del legislador Walter Correa, otro dirigente sindical que integra el Frente de Todos.

Pero las diferencias que mantiene la FESIMUBO con Yasky no están centradas en el proyecto. Los problemas comenzaron cuando el actual diputado nacional apadrinó en Avellaneda, donde García comandó por años el Sindicato de Trabajadores Municipales (STMA), un gremio alternativo. Se trata del Sindicato Unificado de Municipales de Avellaneda (SUMA), formado en el 2014 y sumado a la estructura de la CTA de los Trabajadores poco tiempo después. La organización es acusada de ser un “sindicato oficialista”, con quien desde entonces intendente Jorge Ferraresi –hoy ministro de Habitat nacional –cierra las paritarias, sin el aval del STMA. “El intendente es el secretario general de SUMA”, afirman en la FESIMUBO, que acusan a la organización de ser “una oficina del ejecutivo”.

Idas y vueltas

Para colmo, a fines del 2016, cuando se firmó la primera paritaria con participación del SUMA, los municipales de García y Hernán Doval –ex diputado provincial y hombre de confianza del titular de FESIMUBO –fueron reprimidos cuando se manifestaban. Ese día, mientras la policía se enfrentaba a los trabajadores en las inmediaciones del teatro Roma, adentro Ferraresi realizaba un acto con los representantes de SUMA y de otros gremios, como UPCN. Dentro del recinto estaba Hugo Yasky. “Desde ese momento le pedimos al diputado que repudie la represión a los municipales de avellaneda, pero no tuvimos suerte”, agregaron desde la federación. Con estos antecedentes, la ausencia de referentes de FESIMUBO en la reunión no fue para nada sorpresiva.

ANTES DE IRSE AL GABINETE NACIONAL, FERRARESI FIRMA UNA PARITARIA QUE DENUNCIAN “ES ILEGAL”

En el encuentro donde Yasky presentó su proyecto, el encargado de sumar voluntades fue el titular del SUMA, Daniel Aversa. Luego de abandonar con García la vieja federación, inició su propio camino, y hoy las fuentes consultadas afirman que busca acerca a la dirigencia de la FSTMPBA al titular de la CTA. Pero hasta el momento no hay mucho éxito.

Otro obstáculo para esto es que la estructura está dentro de la Confederación de Empleados Municipales (COEMA), que es parte de la CGT. Si bien Yasky encabeza el intento de vuelta de sus gremios a Azopardo, en la central obrera la actual conducción no está muy convencida con esa iniciativa. Por eso, el intento de hacer pie en el sector municipal quedó en el medio de ambas estructuras, sin demasiado entusiasmo de los dos lados.

Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales