22 de Septiembre
de 2021
Actualidad.

Exigen el procesamiento de directivos de una empresa agropecuaria por explotación

16. 08. 2021

Fue tras detectar en los campos bonaerenses trabajadores en condiciones infrahumanas.

La Procuración General de la Nación informó que cuatro directivos y dos encargados de Satus Ager, una empresa agropecuaria dedicada al desflore de maíz en estancias de las localidades bonaerenses de Ramallo y Arrecifes, fueron imputados por la explotación de 237 trabajadores.

Fue la Fiscalía Federal de San Nicolás, a cargo de Matías Di Lello, junto con la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex) que solicitaron además la inhibición general de bienes de esos empresarios y que se traben embargos por más de $ 22 millones para garantizar la reparación a las víctimas.

La causa por explotación

El juez Carlos Villafuerte Ruzo que lleva la causa los considerado coautores del delito de trata de personas con fines de trabajo forzoso, agravado por haber sido cometido de manera organizada por más de tres personas, en concurso ideal con el delito de reducción a la servidumbre u otras prácticas análogas.

Asimismo se ordene el inicio de una investigación patrimonial a todos los imputados de haber participado en la captación de trabajadores, en su mayoría oriundos de la provincia de Santiago del Estero.

COMERCIO GESTIONÓ FONDOS PARA EL PAGO DEL SALARIO DE TRABAJADORES DE GARBARINO

Tras llegar a los campos bonaerenses, las víctimas debían trabajar «de sol a sol» y en condiciones infrahumanas: sin baños, luz, agua potable, con comida vencida y malos tratos.

Según la investigación, los hechos tuvieron lugar en los campos «Doña Clementina» y «Santa Celestina», durante diciembre de 2010 y enero de 2011, y la causa se inició a raíz de una inspección y posterior allanamiento realizados por el Municipio de Ramallo.

SANIDAD-BUENOS AIRES HARÁ SUS ELECCIONES DE AUTORIDADES EL 14 DE OCTUBRE

Las víctimas eran alojadas en precarios «trailers» y en galpones de chapa, en condiciones de hacinamiento: «Aproximadamente 80 empleados vivían en una casilla prearmada totalmente construida de chapas con piso de tierra, camas cuchetas estilo militar, sin ningún tipo de alumbrado».

Además, la provisión de agua funcionaba con molinos de viento, ante cuya ausencia los trabajadores debían subir a hacerlo girar.

Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales