miércoles 17 de octubre de 2018
Inicio / Gestión / En un municipio bonaerense piden la intervención de la OIT para garantizar paritarias

En un municipio bonaerense piden la intervención de la OIT para garantizar paritarias

Los trabajadores de Avellaneda reclamaron que la organización internacional supervise la negociación con el ejecutivo comunal, para que se garantice la aplicación de la nueva ley de paritarias. La semana pasada, una protesta del gremio terminó con enfrentamientos con la policía, y acusaciones de represión. Además, se pidió por la pauta salarial y la reincorporación de despedidos.

Diego Lanese / Especial para gestión Sindical

La semana pasada, la policía reprimió a trabajadores municipales de Avellaneda, que se acercaron al lugar donde el intendente Jorge Ferraresi encabezaba un acto con otros gremios que funcionan en el ámbito municipal. Los violentos incidentes generaron acusaciones cruzadas, y fueron el epílogo de un largo conflicto, que enfrenta al ejecutivo local con el principal sindicato que funciona en el ámbito de la comuna. La disputa continuó el martes pasado, con la primera reunión paritaria, que puso en la misma mesa a los funcionarios y al Sindicato de Trabajadores de la Municipalidad de Avellaneda (STMA), en la sede del Ministerio de Trabajo. En la misma, se comenzaron a tratar los temas relacionados a la aplicación de la nueva ley provincial, vigente desde este año. De manera sorpresiva, el gremio propuso que la oficina local de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sea veedora de la negociación, para evitar conflictos futuros. El pedido marca el grado de disputa entre las partes. Sorpresa en el oficialismo y la oposición por el inédito reclamo.

La primera reunión de la paritaria municipal en Avellaneda terminó con el inédito pedido, luego de los incidentes frente al teatro Roma, en el centro de la localidad bonaerense. Allí, efectivos de infantería de la Policía Bonaerense cargaron contra los empleados, que venían de cortar el Puente Pueyrredón, para reclamarle al intendente que reciba al STMA. En el lugar, Ferraresi tenía un acto con otros dos sindicatos: SUMA y UPCN. Ante el reclamo, comenzaron los enfrentamientos, y luego las acusaciones cruzadas respecto a las responsabilidades.

La primera reunión paritaria de la comuna fue convocada por el Ministerio de Trabajo, al reconocer que el STMA es el único con personería gremial, y debe ser parte de la discusión salarial, que el ejecutivo de Avellaneda quería cerrar con los otros referentes sindicales. En ese encuentro, que finalizó con la firma de un acta, se pidió que la OIT audite la negociación, para garantizar se respeten “derechos adquiridos”. “Se pidió que la negociación paritaria tenga como veedor a la oficina regional de la OIT (para que no salga de los parámetros del Convenio Internación Nº 98”, se explicitó en el documento, al que tuvo acceso Gestión Sindical.

En la reunión, además, se habló de la cuestión salarial, y se reclamó que se reincorporen a una serie de despedidos que se produjeron durante todo el año. En la mesa se sentaron los referentes del STMA, encabezado por Hernán Doval –actual diputado nacional del bloque Frente para la Victoria, y autor de la ley 14.646, que regula actualmente las relaciones laborales en la Provincia –; mientras que por parte del ejecutivo municipal se presentó el representante legal. La próxima reunión se realizará la próxima semana, en la sede de la cartera laboral, donde se espera se responsa sobre el pedido referido a la OIT. “Esperemos que para el próximo encuentro haya funcionarios de peso, con poder de decisión, para empezar a zanjar las diferencias”, reclamaron desde el gremio.

El inédito pedido se hizo ante la tensión que existe entre la partes, y que tuvo su punto máximo en la represión de la semana pasada. El gremio acusa a la gestión Ferraresi de pactar “con sindicatos amigos” sin incorporar a la mesa al STMA. “SUMA es un invento del intendente, le dio entidad porque es el secretario general”, le dijo a Gestión Sindical una fuente sindical de ese distrito. Este espacio se creó hace dos años, y cerró la paritaria sin tener la personería gremial. Además, se sumó a UPCN, para hacer los anuncios el día de los incidentes. Desde el ejecutivo afirman que la paritaria se cerró porque “el gremio municipal no quiso participar”, ya que fueron convocados oportunamente. Pero STMA afirma que no fueron a ese encuentro porque “era contrario con la ley”.

El pedido de sumar a la OIT sorprendió a los diversos sectores políticos y gremiales de la comuna del sur del conurbano bonaerense. En el Concejo Deliberante la oposición a la gestión Ferraresi prefirió la cautela, sobre todo por la falta de información sobre cómo actuara esta especie de supervisión. Un edil opositor consultado por Gestión Sindical avaló el pedido, sin mayores precisiones. “Si un día te meten palos y al otro tenés que sentarte a negociar, yo desconfiaría. Está bien que haya un control externo, que garantice además que las diferencias no van a llegar otras vez a la violencia”, aseguró.

Esta reunión marca el inicio de la primera paritaria bajo la nueva ley, para la que el gremio de Avellaneda fue fundamental. No sólo porque el proyecto fue presentado por Doval, sino porque fue de ese distrito que nació la resistencia a las ley 11.757, encabezada por Rubén “Cholo” García, por esos días, titular del STMA (este año abandono ese cargo). A partir de ahí se firmó la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FeSiMuBo), que batalló por la nueva normativa, aprobada en noviembre del 2014. A dos años de este hito, desde la federación alerta que en la actualidad sólo 25 intendentes firmaron convenios colectivos.

También podría interesarte

Trabajadores de un laboratorio buscarán conformar una cooperativa y recuperar 420 puestos de trabajo

Tras el vaciamiento de la empresa que resultó en 420 despidos, los trabajadores del laboratorio …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *