miércoles 19 de septiembre de 2018
Inicio / Actualidad / En medio de las protestas por las paritarias, metrodelegados denuncian “intimidación policial”

En medio de las protestas por las paritarias, metrodelegados denuncian “intimidación policial”

Ocurrió en la mañana del lunes, en la Línea C, luego que el gremio realizará un paro contra el acuerdo salarial firmado por la UTA y el gobierno porteño. Afirman que la policía quiso detener a una trabajadora, a quien lastimaron en el brazo. Hubo forcejeos y varios miembros del gremio estuvieron sitiados en un vestuario. Vinculan la situación al conflicto que llevan adelante por el aumento salarial 2018.

El lunes a la mañana los trabajadores del subte realizaron un paro en la Línea C, que interrumpió el servicio que une Plaza Constitución y Retiro de de 5.30 a 7.30. La protesta es parte del plan de lucha anunciado por la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP), en rechazo a la paritaria firmada por la UTA, que no cuenta con el aval del gremio mayoritario del sector. A poco de reanudarse el servicio, un incidente entre pasajeros terminó con el intento de detención de una empleada, que fue lastimada por personal policial. La tensión duró hasta cerca del mediodía, donde los metrodelegados resistieron el intento de llevarse a la mujer detenida, atrincherados en un vestuario de la estación cabecera. Hasta que terminó el incidente el servicio de la línea se vio interrumpido. Desde el gremio afirman que se trató de “un acto de intimidación”, y lo relacionaron con la discusión salarial. Este martes habrá nuevas protestas, esta vez en la Línea B.

Los incidentes se produjeron a media mañana de este lunes, una vez finalizado el paro convocado por los metrodelegados. El hecho ocurrió cuando pasajeros de la Línea C tuvieron un altercado en la estación Constitución. Cuando la conductora, de nombre Noelia, pidió la intervención policial, uno de los efectivos le contestó “que te vayan a ayudar los metrodelegados”. Esto generó el reclamo de delegados del lugar ante el jefe policial de esa estación, que terminó con forcejeos. Según el relato de los trabajadores, la conductora intentó filmar la situación, motivo por el cual los efectivos intentaron sacarle su celular y esposarla. “Nuestra compañera fue trasladada con lesiones en el brazo, producto del accionar policial”, sostuvo Francisco Ledesma, secretario de salud Laboral de la AGTSyP. Según su relato a Gestión Sindical, cuando se produjeron los forcejeos, los policías intentaron “primero detener a la conductora y luego al resto de los trabajadores, que se refugiaron en un vestuario para evitar la situación”. “Estuvieron virtualmente sitiados por la policía, hasta que se resolvió la situación”, dijo Ledesma.

Los momentos de tensión, que mantuvieron interrumpido el servicio, se dieron luego del paro de actividades, y mantuvieron interrumpidos los subtes por un par de horas. Más allá de la resolución final –la empleada fue primero asistida en un hospital porteño y luego trasladada a su domicilio –los metrodelegados vincularon este incidente con una campaña intimidatoria por la discusión salarial. El gremio no acepta el convenio firmado por la UTA –que recupero en el gobierno macrista la personería gremial por un fallo judicial –y el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que entrega un aumento del 15 por ciento para este año a los empleados de todo el servicio. Antes de los incidentes, los metrodelegados cumplieron una nueva protesta contra el gobierno porteño, que cerró unilateralmente la discusión salarial con el gremial aliado UTA. Antes de que se destrabara la situación, más efectivos llegaron al lugar, rodeando el vestuario, y amenazaron con llevarse a todos detenidos. Ante esto, el gremio amenazó con un paro general en todas las líneas. Luego de casi una hora de interrupción del servicio, se logró un acuerdo y se destrabó la situación.

En tanto, los metrodelegados confirmaron que mañana martes continuarán con su cronograma de paros. En este caso la protesta continuará en la línea D con la modalidad de liberación de molinetes entre las 7 y las 9 en la estación Congreso de Tucumán, y el miércoles culminará con la paralización del servicio de ese ramal que llega a Catedral entre las 5.30 y las 7.30. Lejos de atender los reclamos, la empresa Metrovías emitió un comunicado donde subrayó que “la negociación salarial se desarrolló hace más de diez días en el ámbito de la Subsecretaría de Trabajo porteña, en la cual se alcanzó un acuerdo por paritarias que fue rubricado por las partes intervinientes”. El acuerdo firmado con la Uta incluye una suba del 15,02 por ciento en tres cuotas, a aplicarse un 5,7 por ciento entre marzo y julio, otro 5,7 por ciento desde agosto a noviembre y un 3,8 por ciento entre diciembre de este año y marzo de 2018. Los metrodelegados no la aceptan. “No vamos a aflojar, vamos a continuar con nuestro legítimo reclamo. Ni la intimidación ni el chantaje nos van a detener”, concluyó Ledesma.

También podría interesarte

[EN VIVO] Astillero vs Vidal: la toma del Ministerio de Economía AHORA

ATE Ensenada irrumpió en las instalaciones del Ministerio, luego de que la Provincia cancelara unilateralmente …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *