miércoles 23 de octubre de 2019
Inicio / Actualidad / En la CGT afirman que el anuncio de la incorporación de la CTA es “una apuesta política”

En la CGT afirman que el anuncio de la incorporación de la CTA es “una apuesta política”

En una reunión de la mesa chica ampliada con distintos gremios se analizó la vuelta de la central obrera que lidera Hugo Yasky. Allí descartaron cualquier tipo de fusión, y afirmaron que los sindicatos que quieran volver a Azopardo deben hacerlo “de manera individual”. Además, se analizó el futuro inmediato y el pacto Social que propone Alberto Fernández. La buena noticia vino del gobierno: se giran fondos para las obras sociales.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

La decisión de iniciar el proceso de vuelta a la CGT por parte de la CTA de los Trabajadores puso el tema de la unidad en primer lugar en la agenda del movimiento obrero. Mucho más porque fue el candidato a presidente del Frente de Todos Alberto Fernández quien de alguna manera “apadrinó” la iniciativa, yendo personalmente a cerrar el plenario de la central obrera que lidera Hugo Yasky. Pero los reparos sobre cómo se harpa este proceso aparecieron casi inmediatamente. Antes, dicen en Azopardo, se debe terminar de ajustar la unidad cegetista, que en tiempos de Mauricio Macri estuvo fraccionada como pocas veces en la historia, con una conducción fallida –un triunvirato con un integrante menos –y varios grupos internos en pugna, dentro y fuera del consejo directivo.

En la sede de UPCN, la llamada “mesa chica” volvió a reunirse ayer miércoles, junto a gremios de diversos sectores, como transporte y energía. La cumbre sirvió para analizar el paso dado por la CTA, y para fijar postura interna. La dirigencia consideró como “una movida política” la iniciativa anunciada, y aseguraron que todavía no tienen detalles de cómo será esta unidad, pero descartaron de plano una fusión. Además, los gremios recibieron una buena noticia en medio de las discusiones: el gobierno giró finalmente unos 3 mil millones de pesos para sus obras sociales, una promesa del actual gobierno que creían no se concretaría.

La cumbre de la central obrera tuvo lugar en la sede del gremio que lidera Andrés Rodríguez, secretario del interior y dirigente apuntado como el principal “armador” por estas horas en la CGT. La “mesa chica ampliada” recibió a sindicatos de distintas áreas, como el transporte y la energía. En un primer momento, se habló de una cumbre CGT-CATT (Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte), pero la presencia de otros espacios y la necesidad de analizar temas que van más allá de la coyuntura del espacio terminó haciendo del encuentro una “gran asamblea”. Además de Rodríguez, encabezaron las discusiones Héctor Daer y Carlos Acuña, además de muchos integrantes del consejo directivo.

“El eje de la discusión fue la unidad”, le confirmó a Gestión Sindical Sergio Sasia, líder de la Unión Ferroviaria que frecuentemente es invitado a las discusiones de la central obrera. “Fue un encuentro amplio, con todos los sectores, abierto para seguir trabajando para la unidad del movimiento del movimiento obrero”, agregó el dirigente.

“La idea es ir articulando con este tipo de encuentros con los demás compañeros que no están participando, tendiendo puentes para llegar al año que viene con la gran mayoría de sindicatos dentro de la unidad”, explicó Sasia. Además, se remarcó la necesidad de que “la CGT tenga una agenda, un proyecto, y se prioricen las coincidencias dejando de lado los desacuerdos”.

En las cerca de tres horas de discusión, el anuncio de la vuelta de la CTA a la central obrera fue una de las cuestiones que más tiempo llevó en la cumbre. En este punto, Sasia destacó que “todos coincidimos que es una apuesta política”, pese a la cual “no hay nada formal que hayan presentado para volver a la CGT”.

“La vuelta de la CTA se definirá como dice el estatuto, si hay gremios con personería que quieran ingresar a nuestra central obrera deben hacer el pedido formal, individual, y se tratará dentro de los tribunales que corresponda”, dijo el dirigente. Si bien la opinión general es positiva respecto a que se sumen sindicatos, la idea de una llegada masiva, con el sello de la CTA, se descartó.

“La cuestión se desvirtúa, se dice ‘la CTA se incorpora a la CGT’, bueno, eso no puede ser, porque como entidad no puede sumarse, si sus sindicatos. Deberán cumplir con los requisitos”, sostuvo el dirigente, que junto a Antonio Caló y otros formó el espacio denominado Sindicatos en Marcha para la Unidad Nacional (SEMUN).

También se descartó que haya algún tipo de fusión, como surgió en otros ámbitos. Cuando surgió la noticia de la intención de la CTA de Yasky de volver a la central obrera, una de las dudas fue la posible convivencia entre gremios que representan trabajadores del mismo sector. El caso más saliente es el de la UTA y “metrodelegados” en el subte porteño. En la cumbre se esta semana se dejó en claro que cualquier llegada del sindicato alternativo se verá obstaculizada por la falta de personería gremial.

El encuentro de la CGT es el primero que la conducción realiza luego del plenario de Lanús de la CTA, que aprobó iniciar el proceso de unidad. Antes, hubo algunos encuentros informales donde la dirigencia expresó sus dudas respecto a la idea. Uno de ellos fue organizado por Luis Barrionuevo, que junto a dirigentes cercanos criticó esta posibilidad.

Junto con el tema de la unidad, la dirigencia cegetista habló de la realidad del país, el inminente cambio de gobierno y lo que se deberá afrontar en materia económica. “El futuro inmediato se ve difícil, la Argentina está endeudada, creo en lo personal que habrá que renegociar esa deuda, comparto que hay que hacer una mesa de consenso, pongamos el nombre que quieran, donde gobierno, empresarios y trabajadores establezcamos reglas de juega para combatir los grandes males, como el hambre, la pobreza y la falta de trabajo”, sostuvo Sasia.

Para el dirigente, las mayores dudas que existen respecto del Pacto Social que propone Alberto Fernández es “que los empresarios cumplan”, por eso creen que la unidad servirá para fortalecer ese pacto y defender la posición de los trabajadores. Además, se habló del tema de la reforma laboral, cuya implementación enfrentó duramente a la mayoría de los gremios y al gobierno de Mauricio Macri. Allí, el propio Héctor Daer desmintió que haya una intención de acordar algún tipo de proyecto por ese estilo, algo que reiteró públicamente quien es el principal candidato a ser Ministro de Economía si el Frente de Todos gana las elecciones, Matías Kulfas.

El mismo día de la cumbre, la central obrera recibió buenas noticias del gobierno nacional, con quien mantiene una distancia que a medida que se acercan las elecciones de octubre se agranda. En este caso se trata del giro de los fondos para obras sociales, comprometidos hace unos meses pero que no se terminó de cumplir. Son los recursos del llamado Fondo Solidario de Redistribución, que el Estado retenía. Ahora, la resolución 373 de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS) devuelve a la seguridad esos fondos.

La disposición, a la que tuvo acceso Gestión Sindical, establece “un régimen excepcional de afectación y distribución de recursos provenientes del Fondo Solidario de Redistribución por la suma de 3 mil millones de pesos, cuyo destino será complementar el financiamiento de los Agentes del Seguro de Salud”. La devolución de los recursos se dará entre octubre y diciembre de este año, antes de que se termine el gobierno de Macri. El 90 por ciento de la suma será para las obras sociales “chicas”, es decir, aquellas que reciban por afiliado menos de 1.450 pesos. El 10 por ciento restante serán para aquellas que reciban más dinero por afiliado.

También podría interesarte

Por la crisis, los colegios privados ya perdieron 250 mil alumnos en lo que va del año

Así lo detalló un informe de la ONG Defendamos Buenos Aires. Los barrios más afectados …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *