jueves 20 de septiembre de 2018
Inicio / Fuera de Megáfono / En dos años, choferes de colectivos y docentes perdieron más de 8 puntos de salario real

En dos años, choferes de colectivos y docentes perdieron más de 8 puntos de salario real

Lo alerta un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV). El trabajo compara las paritarias firmadas y la inflación real. Además, perdieron la carrera salarial petroleros, estatales, trabajadores rurales, empleados de comercio, bancarios y camioneros, entre otros. Sólo los aceiteros lograron una suba del 3 por ciento en los dos años de gobierno macrista.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

El cambio de meta inflacionaria para 2018 y un febrero “caliente” en materia de aumentos son la antesala de la discusión salarial de este año, que comenzará con sectores sensibles como los docentes. El techo del 15 por ciento hoy aparece a todas luces lejano de las aspiraciones gremiales, que en algunos casos –como la provincia de Buenos Aires –ya rechazaron de antemano, antes incluso de ser consultados. Es que la proyección de la inflación se dispara cada día, y las principales consultoras del país la ubican superando el 20 por ciento. Pero incluso si se cumpliera la meta oficial, muchos quieren discutir lo perdido en estos dos años de gobierno de Cambiemos, ya que la suba general de precios se ubicó por arriba de lo logrado en las paritarias. Así lo alerta un estudio que midió la caída del salario real de unos 10 sectores, y concluyó que los choferes de colectivos y los docentes encabezan las pérdidas, con más de 8 puntos. Además, el trabajo asegura que si se le suma la proyección del 2018, por primera vez en años la caída del salario comparado con la inflación superará en estas dos actividades los 10 puntos. Sólo los aceiteros consiguieron ganar la carrera contra la inflación.

El trabajo del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) midió la suba del salario de unas 10 actividades, y las comparó con la inflación del 2016 y el 2017. Así, el informe, al que tuvo acceso Gestión Sindical, indicó que sólo una rama (aceiteros), logró evitar perder la carrea contra la suba general de precios. El resto, transporte, docentes, petroleros, estatales, trabajadores rurales, comercio, bancarios, camioneros, telefónicos y construcción, tuvieron pérdidas en estos dos años. Los dos primeros por encima de los 8 puntos: los choferes de corta distancia perdieron en dos años 8,5 por ciento de su poder adquisitivo, y los docentes 8,2 por ciento. “Los principales gremios perdieron poder adquisitivo a partir de la puesta en marcha del modelo económico subyacente al último recambio gubernamental. Con amplia dispersión entre los diferentes sectores de actividad, se verifica el hecho estilizado de que logran negociar las mejores paritarias aquellos gremios con mayor ‘poder de negociación’ o cuya actividad se beneficia por una coyuntura positiva”, analizó el observatorio de la UNDAV.

“A pesar de la aplicación de la cláusula gatillo en 2017, el acumulado de los últimos dos años muestra un empeoramiento general en los diferentes agrupamientos gremiales. Sacando contadas excepciones, se verifica un aumento salarial anual menor al avance del nivel general de precios entre 2016 y 2017”, agregó el trabajo. El caso de los choferes, nucleados en la UTA que lidera Roberto Fernández, aparece como el más golpeado por este panorama. En el informe se agregó que “con una postura dialoguista frente al Poder Ejecutivo, el gremio que encuadra a los transportistas de personas para corta distancia no logró conseguir buenos resultados en las dos últimas rondas paritarias”. Esta postura le trajo más de un dolor de cabeza al histórico dirigente, que no se sumó al paro nacional contra la reforma laboral y ahora adelantó que no marchará con el resto de la CGT el 22 de febrero, cuando Camioneros realice su jornada de protesta.

El año pasado, la Uta cerró un acuerdo salarial del 21 por ciento en tres tramos, sin cláusula gatillo. Un año atrás, la suba fue del 29, con el pago de dos sumas no remunerativas. Estos porcentajes quedaron desactualizados por la inflación, y generaron fuertes críticas de sectores internas del gremio, que comenzaron a reunirse en agrupaciones que no se alinean con la conducción de Fernández. Así nacieron espacios como Choferes autoconvocados y la agrupación Interlíneas. A fines del 2017, desde estos sectores acusaron al titular de la UTA de “negociar los subsidios de las empresas”, por lo cual no paró contra la reforma laboral. Respecto a la marcha del 22, aseguró en declaraciones públicas que se llame a una mesa de diálogo, y así justificó su no adhesión a la jornada de protesta.

En el caso de los docentes, la caía es casi tan pronunciada por la de los trabajadores del transporte, aunque depende mucho de las jurisdicciones en que se mida. La UNDAV remarcó que el sector educativo “es particular” ya que “clausurada desde el año pasado la discusión nacional, el número consolidado se compone de un promedio de las diferentes jurisdicciones provinciales”. “Desde ya, existe una alta heterogeneidad donde en diferentes provincias la capacidad negociadora de los gremios es baja frente a la patronal estatal. El acumulado de deterioro medio de los docentes, por tanto, se posicionó en el orden del 8,2 por ciento”, sostuvo el informe. Para este año, la ausencia otra vez de la paritaria nacional complica nuevamente la discusión. este martes, los sindicatos de alcance nacional fueron convocados por el Ministerio de Educación, pero no se habló de salarios. Por su parte, la mayoritaria CTERA impugnó el encuentro, y aseguró que el decreto 52/2018, que elimina el piso salarial nacional, “es ilegal, ilegítimo e inconstitucional”. Desde el gobierno aseguran que ya hay establecido un piso: el salario mínimo vital y móvil más el 20 por ciento. En la provincia de Buenos Aires, los gremios vienen presionando para que se establezca la discusión, y alertaron que ante esta situación no aceptarán una oferta del 15 por ciento o similar.

Por último, el informe de la UNDAV además de calcular las pérdidas de estos dos años, proyecta las del 2018, si se toma en cuenta el techo que quiere imponer el oficialismo y la proyección inflacionaria que hacen las principales consultoras del país. Allí, choferes y docentes se mantiene en la cima de las pérdidas, superando los dos dígitos. En los trabajadores del transporte la misma llegará a los 10,4 puntos, mientras que en los maestros la cifra se ubicará en el 10 por ciento. “Deterioros que superan, en los peores casos, los dos dígitos, son producto de incluir en la hipótesis para el corriente año el techo apuntado por los representantes del oficialismo, del orden del 15 por ciento, frente a una expectativa (conservadora) del 17,4 por ciento”, concluyó el informe de la universidad del sur del conurbano bonaerense.

También podría interesarte

Escandalosos audios de dirigentes y militantes de Muerza: lo comprometen en maniobras turbias y llaman a Alfredo Coto “compañero”

En uno se lo escucha a Alberto Aldeco de la Lista Granate decir que Alfredo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *