martes 7 de julio de 2020
Inicio / Actualidad / El transporte y la distancia en el aula, preocupaciones de los gremios universitarios para la vuelta a clases

El transporte y la distancia en el aula, preocupaciones de los gremios universitarios para la vuelta a clases

La dirigencia cree que la vuelta a las clases presenciales “es muy compleja”, en el marco de la primera reunión de la comisión que elaborará un protocolo para tal fin. Lejos del optimismo de algunos rectores o del propio Ministerio de Educación, aseguran que debe haber consenso en las medidas de seguridad. Además, quieren discutir condiciones de trabajo en tiempos de educación a distancia.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Desde hace un tiempo, el sector universitario viene trabajando para analizar la forma de volver a las aulas luego de la pandemia, sabiendo que será una de las últimas áreas en flexibilizarse. Pese a esto, en el gobierno son optimistas y comenzaron a ponerse plazos cercanos para que la educación superior vuelva a funcionar de manera presencial.

Para esto, se están instrumentando distintos espacios de discusión, que contengan a todos los actores. Esta semana se reunió por primera vez la comisión asesora que buscará los puntos en común para esta vuelta, que permita retomar la actividad de manera segura. En este primer encuentro, se expusieron los puntos de vista de los sectores, en una cumbre encabezada por el propio ministro de educación Nicolás Trotta. Para los gremios, que son parte de la mesa, la vuelta “es muy compleja”, por lo que plantearon algunas de sus dudas respecto a cómo se instrumentará.

Para esto, especialistas realizarán un borrador de un protocolo para discutir, que permita a los alumnos tomar clases presenciales una vez que se levante el aislamiento social. Las clases masivas y el transporte público, una de las grandes preocupaciones de este comité. Además, la dirigencia sindical se prepara para discutir en paritarias la semana que viene las condiciones de trabajo que las clases virtuales generaron.

El encuentro del comité asesor que buscará consensuar un protocolo para la vuelta a las aulas se reunió por primera vez esta semana, una cumbre encabezada por el ministro Trotta. Este espacio tiene una amplia representación, que incluye a tres referentes del Ministerio de Educación, tres del ministerio de Salud, además de cinco referentes del Consejo federal de Educación, uno de los seis gremios del sector, junto con integrantes del movimiento estudiantil y los no docentes.

A esto se le suman cinco especialistas de diversas áreas sanitarias. Juntos, componen un gran espacio que intentarán acordar un protocolo de seguridad para cuando se levante la cuarentena, que deberá tener en cuenta el distanciamiento social que según se adelanta llegó para quedarse. “Fue una reunión para de alguna manera presentar en sociedad esta comisión, por eso las presentaciones fueron más bien protocolares”, explicó Luis Ticornia, titular de CONADU Histórica, presente en el encuentro.

Por la gran cantidad de sectores representados, se comenzará a trabajar por grupos más pequeños. “Lo que se estableció fue que una subcomisión integrada por los especialistas va a redactar un borrador de protocolo para las universidades y su vuelta a clase”, remarcó Tiscornia, en diálogo con Gestión Sindical. “Por las obvias diferencias sociales y económicas de todas las universidades, será muy general este protocolo, y después se buscará consensuarlo”, agregó el dirigente.

Si bien esta subcomisión no definirá el momento que se vuelva a dar clases presenciales –esto lo hará el Gobierno nacional cuando levante el aislamiento social –su finalización permitirá establecer una fecha tentativa de esto. En declaraciones periodísticas, Trotta adelantó que las clases presenciales volverían en agosto en “la mayoría de las provincias”, aunque Tiscornia es menos optimista.

“La vuelta cercana a las aulas es muy complejo, es muy interesante analizarlo en detalle. Las situaciones son heterogéneas entre las provincias, en algunas universidades se habla de tomar exámenes presenciales en junio, julio o agosto a más tardar”, remarcó. En este sentido, el dirigente sindical afirmó que “el gran desafío es cómo resolver en la práctica, porque todos damos por sentado que el distanciamiento será un requisito indispensable, en un curso de 100 alumnos que antes de agolpaban incluso con gente sentada en el piso esa distancia no va a pasar, hay que ver cómo se hará en la práctica”.

Otro tema que preocupa a los gremios es transporte público, ya que más de un millón de alumnos se deben movilizar. “En el caso de las universidades grandes hay circulación entre jurisdicciones, esa es una complejidad distinta, incluso entre provincias”, subrayó el titular de la CONADU Histórica.

En tanto, desde la Federación de Docentes de las Universidades (FEDUN) remarcaron que las clases volverán “en aquellas provincias y zonas en donde las autoridades lo consideren prudente”. El gremio fue parte de la primera reunión de la comisión y llevó su punto de vista respecto al protocolo a consensuar. “Es necesario respetar lo dispuesto por el Gobierno nacional para resguardar la vida de todos y todas”, dijo Daniel Ricci, titular de FEDUN.

Además, el dirigente insistió en el “enorme esfuerzo que vienen haciendo los docentes para continuar con las cursadas virtuales, pese a todas las dificultades de conectividad y falta de herramientas tecnológicas en la emergencia”. Por eso, Ricci pidió a las autoridades que “se tomen en cuenta las recomendaciones de todos gremios del ámbito docente para la redacción de los protocolos que protejan la salud de todos y todas”. “Todas las universidades que quieran volver a la presencialidad deberán respetar este protocolo y consensuar la aplicación de las medidas necesarias con los gremios docentes y no docentes, agrupaciones estudiantiles”, finalizó.

La reunión de la comisión suspendió el encuentro de la paritaria de la educación superior, que debía realizarse esta semana. El encuentro fue pasado para el miércoles 10 de junio, donde se llevara varios reclamos relacionados con las condiciones laborales, que cambiaron con la cuarentena y la instalación de las clases virtuales. “Hay una situación que debe ser transitoria, que debe ser extraordinaria”, remarcó Tircornia, que adelantó que los gremios detectaron problemas relacionados a la conectividad y sobrecarga de trabajo, ya que “desarrollar las clases virtuales con los elementos que tenemos es mucho más trabajo”. Otro tema que llevará la CONADU Histórica es que “se garantice el pago y la continuidad de los docentes contratados”.

Esta paritaria será atípica, ya que deberá discutir condiciones de trabajo para el momento de aislamiento, y para cuando termine, y se vuelva a clase con el protocolo que se acuerde. Para la primera etapa, Tiscornia adelantó que “vamos a proponer que se debe garantizar la provisión de medios para que los docentes puedan enseñar, el derecho a la desconexión de los trabajadores, ya que casi hay una invasión a la intimidad por estar trabajando en el domicilio”. Otros puntos serán “respetar las cargas horarias y que se suspendan las evaluaciones docentes”. La dirigencia es optimista, ya que los no docentes, nucleados en la FATUN, pudieron llegar a un acuerdo pese a la situación excepcional.

También podría interesarte

Los choferes marplatenses de paro denuncian que la UTA mandó una patota que los atacó a los tiros

La agresión denunciada por los choferes tuvo lugar esta madrugada en una de las cabeceras …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *