jueves 19 de septiembre de 2019
Inicio / Fuera de Megáfono / El Frente Sindical prepara protestas, pero por el momento no hay clima de un nuevo paro nacional

El Frente Sindical prepara protestas, pero por el momento no hay clima de un nuevo paro nacional

El sector que lidera Hugo Moyano y sus aliados se reunirá la semana que viene para hablar de la cuestión electoral y la posibilidad de lanzar un plan de lucha. El Impuesto a las Ganancias y la reforma laboral, los ejes de las protestas, que no incluirían “movilizaciones masivas”. Descartan malestar en las filas sindicales por la poca participación en las listas del Frente de Todos.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Pese a tener expectativas de ubicar al menos dos lugares en la lista del Frente de Todos, el Frente Sindical se tuvo que conformar con poco en el reparto realizado en el espacio opositor, que hoy concentra la mayoría de las adhesiones del sector gremial. Ni Roberto Baradel (apadrinado por la CTA de los Trabajadores) ni algunos de los hijos de Hugo Moyano (Facundo Moyano ingresó por su pertenencia al Frente Renovador, tiempo atrás, ya ctualemnte ligado al sector de Felipe Solá) son parte de la lista de diputados nacionales, y sólo Sergio Palazzo ubicó a una dirigente de La Bancaria pero en un lugar de expectativa (número 15).

En este panorama, el sector volverá a reunirse la semana que viene, para analizar la campaña que se viene y los pasos a seguir con algunos de los temas que preocupan a la dirigencia. La posibilidad de hacer una nueva protesta nacional sobrevuela el sector, pero por el momento no hay espíritu para llegar a un paro, pero si a un plan de lucha. Ganancias y la reforma laboral serían los ejes para estas actividades, a la que convocarán a otros sectores, como los transportistas, que acaban de sumar nuevos gremios y se perfilan como un jugador de peso, tanto en la pelea política que se viene y en otras disputa de peso: el rearmado de la CGT.

Según las versiones que circulan, el próximo martes el Frente Sindical y sus aliados se reunirán para hacer un balance del armado de listas y de la campaña que se viene, y para analizar la posibilidad de lanzar un plan de lucha. La convocatoria realizada por el moyanismo y los integrantes de la Corriente Federal se completará con la CTA de los Trabajadores, el sector de Pablo Micheli y la invitación a otros espacios, como los gremios que están con Omar Viviani (que luego de la ruptura del MASA intentó unirse a Juan Manuel Urtubey y terminó en una histórica reconciliación con Moyano) y la CTA de Ricardo Peidro.

Como anticipó, la dirigencia piensa en un plan el lucha contra el Impuesto a las Ganancias, además del rechazo a la reforma laboral, que el gobierno nacional agita en varios ámbitos. “Seguramente se van a discutir medidas de fuerza, actividades conjuntas, pero no hay por el momento posibilidad de protesta masivas”, le dijo a Gestión Sindical un dirigente del espacio, en estricto off.

Esto refuerza la idea que durante la campaña se rechace la posibilidad de un paro nacional. “Hay que analizar el efecto electoral de un paro nacional, por eso antes de cualquier protesta hay que ser cuidadosos”, agregó el mismo dirigente.

Además de la posibilidad de protestas, el Frente Sindical analizará el armado de listas, que no fue nada favorable a los gremios. Solo la relresentante de La Bancaria en el puesto 15 puede ser considerada del sector. Luego hubo varios dirigentes en listas provinciales, como Omar Plaini (canillitas) que irá por un lugar en la legislatura bonaerense.

Pero lejos de generar malestar, en el sector dicen que hay comprensión del momento que se vive. “Hay que entender que la prioridad es ganar la elección, y para eso todos debemos sumar”, le dijo a Gestión Sindical otro dirigente del espacio.

La llegada al Frente de Todos de Sergio Massa complicó el reparto de lugares, pero los gremios parecen haber entendido la necesidad estratégica de este paso, más allá que los condicionó. “El compañero que no vea que la prioridad es ganar las elecciones no se qué está viendo. Para eso es necesario que cada uno ocupe el lugar que corresponde. Es momento de dejar los intereses personales de lado”, enfatizó.

Para intentar fortalecer este plan de lucha, en el Frente Sindical esperan sumar aliados, como ya hicieron en el paro nacional de abril. Además de la CTA Autónoma se espera que los gremialistas convoquen a un sector clave: la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), la cámara que supo ser el reducto de poder de los Moyano y hoy se ubica en una posición intermedia entre la conducción dialoguista de la CGT y los sectores combativos.

Esta semana, la CATT sumó a un viejo conocido: a la Unión Ferroviaria. El sindicato que conduce Sergio Sasia ratificó su retorno a la entidad, que abandonó en 2011, cuando con Omar Viviani y otros gremios formó la UGATT, una especia de “CATT paralela”. En esos días, Moyano rompió con el gobierno e Cristina Fernández de Kirchner, lo que generó un sisma en la central obrera. Quienes se quedaron aliados al oficialismo formaron la CGT Alsina, con Antonio Caló a la cabeza. La UGATT intentó hacer contrapeso a la CATT moyanista, pero estuvo escaso vuelo.

Mediante un plenario, la Unión Ferroviaria (que nuclea a la mayoría del personal de los trenes), votó la vuelta a esa organización. “Necesitamos la fuerza del trabajo unida para desarrollo y fortalecimiento del transporte argentino. La unión hace la fuerza“, expresó Sasia tras conocerse la novedad. En los últimos tiempos Sasia participaba como invitado de los encuentros de la CATT, en especial cuando se fracturó el Masa, el Movimiento de Acción Sindical Argentino.

Viviani enroló a un grupo de dirigentes en la candidatura del gobernador salteó Juan Manuel Urtubey, lo que hizo que la mayoría del MASA formara el SEMUN, Sindicatos en Marcha para La Unidad Nacional. Junto con Caló de los metalúrgicos realizaron varios encuentros con precandidatos del peronismo, pero ahora el dirigente vuelve al espacio que lidera Juan Carlos Schmid.

En cuanto a Viviani, su flamante encuentro con Moyano le garantiza un lugar en el plenario de la semana que viene del Frente Sindical. El resto de los dirigentes que lo acompañaban en su aventura con Urtubey quedaron a la deriva, y buscan nuevos horizontes. Algunos se juntaron con Miguel Ángel Pichetto, como un grupo de municipales que están enfrentados a la FeSiMuBo, y responden a la vieja federación de Oscar Ruggiero.

También podría interesarte

Ya son más de 300 los taxis con choferes K para pasajeros K que circulan por las calles porteñas

Se trata de la agrupación Taxistas Unidos y Organizados. Varios de los móviles ahora llevan …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *