09 de Diciembre
de 2021
Actualidad. Informes Especiales.

El drama del desempleo crece como el Covid-19: más de un millón de puestos de trabajo destruidos

13. 08. 2020

Son datos de la Universidad Católica Argentina (UCA), en su habitual informe de indicadores sociales. Esto lleva al índice de desocupación a una cifra por encima de los 15 puntos. Despidos masivos como los de Techint y Latam marcan puntos altos de la crisis. Desde el gobierno afirman que las medidas adoptadas como la doble indemnización lograron frenar los despidos, y exhiben números favorables.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Con una marcha a la embajada de Chile y una intervención callejera, los trabajadores de Latam pidieron por su continuidad laboral, luego del anuncio de la aerolínea de que abandonará las operaciones en la Argentina. Productos de la pandemia, el sector aerocomercial está prácticamente paralizado, lo que llevó a la firma a tomar esta decisión, que pone en peligro a más de 1.700 puestos de trabajo. El caso es uno de los más visibles en materia de destrucción de empleo, además del más numeroso del país. Es que desde que se inició el aislamiento, se profundizó la crisis económica, que presiona fuertemente la tasa de desempleo.

En este sentido, el último informe de la Universidad católica Argentina (UCA) asegura que desde marzo hasta ahora en el país se perdieron más de un millón de puestos de trabajo, empujando la tasa de desempleo por encima de los 15 puntos. Casos de despidos masivos como los de Latam o los del grupo Techint son los que más repercusión generan, pero las cesantías se dan casi todos los días en todos los sectores.

Desde el gobierno prorrogaron la doble indemnización como una forma de frenar la “sangría laboral”, y difunden algunos números optimistas del mercado de trabajo nacional.

Los datos del tradicional informe de la UCA alarman a los especialistas, que ven que la presión sobre el empleo que genera la crisis económica empuja la tasa de desocupación. Con datos oficiales, el Observatorio de la Deuda Social Argentina de esa entidad calculó que desde que inició la cuarentena estricta a fines de marzo, “la tasa de desocupación ascendió de 10,4 por ciento en el primer trimestre del año a valores cercanos al 15,5 por ciento en el segundo trimestre”, que incluye los meses de abril, mayo y junio.

“Este incremento de 10,4 a 15,5 por ciento habría generado un aumento en la cantidad absoluta de desocupados de 2.200.000s a 3.300.000. Se trata de 1.090.000 desocupados más, bajo el supuesto de una tasa de actividad sin cambios (47,1 por ciento)”, remarcó el trabajo, al que tuvo acceso Gestión Sindical.

En el desagregado, la UCA asegura que “la mayoría de los desocupados por la pandemia (más de 650.000 trabajadores) habrían sido trabajadores informales”. “En su mayor parte se trata de trabajadores que perdieron su empleo durante la crisis del coronavirus –unos 950 mil trabajadores -, aunque una parte de ellos habrían sido nuevos desocupados o ingresos al mercado de trabajo”, agregó el informe.

Durante los meses que lleva la pandemia, la parálisis de la economía impactó fuerte en el empleo. El caso de Latam es uno de los más visibles por la cantidad de casos que pueden sumarse a esta lista: 1.715. “La de esta semana fue la tercera caravana que hacemos los empleados de la línea área, nosotros estamos planteando la continuidad laboral”, destacó el delegado de Latam en el Aeroparque Metropolitano Eduardo Saad. La situación de los empleados de la compañía es una especie de limbo, ya que la empresa los despidió, pero como el gobierno nacional no autorizó el Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC), no fueron efectivizados.

“La empresa al día de hoy sigue sin pagas los salarios como se había definido en un principio, en el Ministerio de Trabajo”, remarcó Saad, en diálogo con Gestión Sindical. En estos momentos, los empleados cobran el 50 por ciento, pero advierten que “estamos a un paso de dejar de cobrarlo”. Desde un principio, se reclama que el gobierno “juegue con los trabajadores” en contra de la “impunidad de la empresa”, para no sumarse a la lista de los despedidos. Además, Saad recordó que la firma chilena intentó “figar seis aviones y fue la movilización de los trabajadores lo que logró frenarlo”.

Como marca el informe de la UCA, la informalidad es la más golpeada por la crisis por la pandemia. El observatorio también estimó que “cerca de un tercio de estos trabajadores (300 mil) habrían tenido como fuente de empleo un trabajo formal, asalariado o autónomo. Pero la mayoría de los desocupados por la pandemia (más de 650 mil trabajadores) habrían sido trabajadores informales”. Esto incluye cuentapropistas, no profesionales, trabajadores eventuales y empleos asalariados no registrados de pequeños y mediados emprendimientos.

En tanto, entre los formales los problemas están dados en empresas medianas y pequeñas, además de comercios y otras actividades que no pudieron sobrellevar la actual crisis. Esto incluye a personal de actividades esenciales, como sucede en Dánica Llavallol, donde hay dos nuevas cesantías, o en Farmacity, la cadena de farmacias a la que la Federación Argentina de Trabajadores de Farmacia (FATFA) acusó de realizar despidos que violan el decreto oficial. También hubo despidos en el sector público, como pasó en la Ciudad de Buenos Aires con algunos docentes, o en comunas que dejaron de pagarle al personal contratado, una forma de despidos.

Desde el gobierno, desde el inicio de la pandemia tomaron distintas medidas para frenar la sangría de empleos. En este sentido, se prorrogó la prohibición de despidos sin causa, que estará vigente hasta fines de septiembre, además de imponer otras medidas, como la doble indemnización. En tanto, desde el Ministerio de Trabajo afirman que la crisis del coronavirus que afecta al país “la contracción de empleo por despidos ha sido casi inexistente”.

El ministro Claudio Moroni explicó que esto se dio gracias al acuerdo entre la CGT y la UIA por la suspensión de trabajadores (que también se extendió recientemente), que estipula suspensiones con pagos de salarios de hasta el 75 por ciento. Sobre la contracción del empleo, Moroni enfatizó que “hay una pérdida porque estamos en una situación desastrosa, pero perdimos 2,5 puntos de empleo contra 19 que perdió Canadá, 14 que perdió Estados Unidos, casi 8 que perdió Brasil”.

“La contracción de empleo por despidos ha sido casi inexistente, ha sido muy baja. Lo que pasó son las bajas habituales pero aún así las bajas habituales han sido menores. Lo que pasó en los meses previos es que hubo una contracción muy fuerte en la generación de empleo. Que es lo que empezó a moverse”, detalló.

Temas relacionados /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales