sábado 15 de mayo de 2021

Discriminación en Bahía Blanca: el mayorista Makro impidió el ingreso de una trabajadora de la salud

Se trata de Estefanía Hardoy, que se desempeña como instrumentadora quirúrgica del Hospital Municipal local. La comuna estudia la posibilidad de iniciar una demanda contra el supermercado por discriminación.

Las autoridades del Municipio de Bahía Blanca por estas horas analizan realizar una presentación en la Justicia, a raíz de la discriminación que denunció una trabajadora del Hospital Municipal por parte de la sucursal local del hiper mayorista Makro.

Estefanía Hardoy (34) que se desempeña como instrumentadora quirúrgica del Hospital Municipal, había denunciado en Telefe Noticias  de Bahía Blanca que le impidieron el ingreso a la cadena de autoservicios Makro, por ser personal de salud que pertenece a un establecimiento médico que registró casos de coronavirus en dos enfermeros.

«Fui a comprar ahí como todas las personas, con las medidas que acatamos. Estaban haciendo una cola para poder ingresar, con una distancia, cuando llegabas a una persona que te ponía alcohol en las manos y en el carro, te tomaba la temperatura – que yo la tenía normal – y me dijeron muy amablemente que me querían hacer unas preguntas», describió Hardoy.

Y agregó: «Me preguntaron si trabajaba o si tenía contacto con alguien que trabaje en el Hiper de la Cooperativa, les dije que no, y me preguntaron lo mismo con el Hospital Municipal y les comenté que sí. Entonces me pidió si podía esperar a un costadito, que un supervisor iba a venir a hablar conmigo».

En ese momento, la especialista señaló que llegó un hombre joven «que no se identificó» y le efectuó el mismo cuestionario de control.

Ante la respuesta afirmativa de Estefanía sobre su actividad profesional en el mencionado nosocomio, el trabajador de la firma comercial le pidió que se retire del local «para resguardar al resto de las personas, tanto empleados como clientes, y no ponerlos en riesgo».

Minutos más tarde y con una bronca mayúscula a cuestas, Hardoy optó por acatar la medida de las autoridades de Makro y se retiró, sin poder entender lo sucedido.

«Me retiré indignada. Te indigna que como sociedad estemos así. Uno ve por todos lados las tremendas discriminaciones en Buenos Aires y las cosas espantosas que se hacen en los edificios al personal de la salud, pero nosotros estamos acá en Bahía», exclamó.

Los dichos de Hardoy cosecharon un rápido apoyo en redes sociales, y el repudio de distintos sectores.

Tal es así que el Sindicato de Trabajadores Municipales de nuestra ciudad difundió un comunicado por redes sociales en el que manifestó un «enérgico rechazo» a lo sucedido en las instalaciones del supermercado de la avenida Cabrera al 4.100.

También podría interesarte

Gremio CICOP se suma al pedido de liberar patentes de las vacunas contra el Covid-19: “Sería estratégico”

Desde la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud (CICOP) se sumaron al pedido mundial …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *