04 de Diciembre
de 2021
Actualidad.

La CTA Autónoma aumenta la presión para lograr fondos para políticas sociales

19. 10. 2021

La central además ratificó la marcha de la semana próxima contra el Presupuesto 2022 elaborado por el ministro Guzmán.

La dirigencia de la CTA Autónoma prepara para el próximo 27 de octubre una movilización para reclamar cambios en el presupuesto nacional, al que acusan de estar pensado para acordar con el FMI. La central, en ese marco, pide refuerzos en las partidas sociales, que permitan entre otras cosas crear un salario universal, y apunta a la figura del ministro de Economía, Martín Guzmán, por la falta de control de los precios.

La entidad que lidera Ricardo Peidro busca meter presión en el marco de la disputa que existe en el Frente de Todos respecto del rumbo económico, que quedó de manifiesto en las celebraciones del Día de la Lealtad, donde hubo dos marchas con distintos tonos. Para afianzar su postura, se difundió un informe que analiza el proyecto de presupuesto, elaborado por el integrante del Banco Nación Claudio Lozano.

Si bien mantiene su apoyo al oficialismo, la CTA Autónoma crece en sus críticas al ministro Guzmán, que simboliza lo que llaman un «presupuesto condicionado por el FMI».

Desde la central explicaron que según un análisis del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP) el proyecto actual tiene «un importante aumento de los intereses por deuda pública que representan el 13 por ciento de los gastos de la Administración Nacional y que por sí solos equivalen a 27 de las 29 finalidades del gasto».

A la vez, destaca el trabajo elaborado por Lozano al que tuvo acceso Gestión Sindical, que «las pautas implícitas de aumentos en jubilaciones (10 por ciento) y en salarios (20 por ciento) para el 2022 resultan incompatibles con una inflación del 33 por ciento y nos indica que en ambas partidas se está subestimando el gasto».

En cuanto a los gastos sociales, el reporte del IPyPP muestran el descontento en el sector, ya que considera que muestra «insuficiencias». «A saber, se amplía la cobertura de la AUH en 15 mil chicos cuando hoy son más de un millón los excluidos. Hay un notorio debilitamiento del programa Progresar, y si bien se plantea un aumento de la cobertura de la tarjeta alimentar y del Potenciar trabajo, estos aumentos exhiben inconsistencias con el financiamiento que se le asigna», recalcaron.

Por esto y muchas otras razones, la CTA decidió marchar el 27 de octubre, una jornada pensada para la semana pasada pero suspendida porque coincidía con una jornada de lucha de los movimientos sociales.

Diferencias

La convocatoria de la CTA Autónoma generó algunas diferencias internas, en especial en algunos sectores de ATE, que plantearon sus dudas respecto de la movilización, y su utilidad en este momento. En este sentido, las voces más potentes se escucharon entre juntas internas del Estado nacional, que vienen realizando distintas medidas de fuerza, para reclamar entre otras cosas un aumento de emergencia para estatales y jubilados, entre otras cuestiones.

«Parece una marcha a favor del Gobierno», le dijeron a Gestión Sindical desde el espacio, que se movilizó la semana pasada para hacer escuchar sus reclamos. Junto a organizaciones sociales, plantean una agenda propia que incluye un aumento extraordinario para los estatales de 20 mil pesos, reapertura de la paritaria y otras demandas sectoriales.

«Creemos que hay que marchar por más presupuesto para educación, salud, para pedir el pase a planta permanente de trabajadores del Estado, por vivienda, y contra el pago al FMI», agregaron las fuentes de las juntas internas «rebeldes».

«No corresponde a un sindicato o una central obrera este tipo de expresiones, se debe reclamar por atender las necesidades de los sectores populares», recalcaron. En este contexto, es probable que no participen de la movilización del 27 de octubre.

La semana pasada, estos espacios realizaron un «panazo», y acompañaron el pedido del Frente de Unidad Piquetera de un salario acorde a la canasta básica que difunde el INDEC, hoy en unos 68 mil pesos.

Respaldo bonaerense

Pese a las críticas, en la provincia de Buenos Aires la dirigencia mantiene cercanía con el gobierno de Axel Kicillof, pese a que no logró incorporar al secretario general de la seccional provincial Oscar de Isasi como candidato a diputado. La semana pasada, por ejemplo, el dirigente encabezó un congreso de la militancia en el camping de SOSBA, en la localidad de Ensenada, donde además del mandatario bonaerense estuvieron varios candidatos del Frente de Todos.

En el acto destacaron el trabajo de los militantes sociales y sindicales en la pandemia, y respaldaron las políticas provinciales, aunque recalcaron la necesidad de mejoras para salarios y jubilaciones, entre otros muchos puntos. Con el respaldo de cerca de 50 seccionales de la CTA en territorio bonaerense, lo que marca el alineamiento con el oficialismo, algo que a nivel nacional es más difuso.

Temas relacionados / /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales