domingo 18 de agosto de 2019
Inicio / Actualidad / Crisis y devaluación: gremios recibieron con escepticismo y nuevas críticas los anuncios del gobierno

Crisis y devaluación: gremios recibieron con escepticismo y nuevas críticas los anuncios del gobierno

El paquete lanzado hoy por el presidente Mauricio Macri no generó demasiado entusiasmo entre los sindicatos, que insisten en mejoras de fondo. “Son medidas de corte electoralistas”, dijo Pedro Wasiejko, de la CTA de los Trabajadores. Sobre el bono a estatales, desde ATE-INDEC aseguran que “no compensa la pérdida salarial”. Para el Consejo del Salario, se pedirá que el mínimo supere el nivel de la línea de pobreza.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Con un mensaje grabado lanzado previo a la apertura de los mercados, el presidente Mauricio Macri anunció un paquete de medidas para intentar paliar el impacto de la devaluación de peso y la subida del dólar, que disparará de inmediato la inflación. Con un tinte electoral, el gobierno lanzó un paquete de beneficios para trabajadores y beneficiarios de planes sociales, además de otras medidas como el llamado al Consejo del Salario, que subirá antes de fin de mes el Mínimo, Vital y Móvil.

Pero los anuncios no tuvieron un efecto tranquilizador en medio de la turbulencia económica. Primero, la moneda estadounidense trepó tres pesos más en la apertura, y el Riesgo País creció varios puntos básicos. Luego, los gremios se mostraron escépticos del real beneficio que generará en el golpeado bolsillo de los asalariados. Además, renovaron sus críticas, que incluyeron la falta de medidas para los jubilados. Las centrales obreras analizan por estas horas la situación, y discuten medidas si se profundiza la corrida, pero por el momento no hay clima de paro o una protesta similar.

Con un tono conciliador, distinto a las críticas desencajadas que hizo el lunes por los resultados electorales, Macri lanzó un paquete de medidas para frenar el impacto de la subida del dólar y el deterioro general de la economía. Se trata de una serie de cambios que beneficiará a 17 millones de trabajadores y sus familias, tanto informales como formales, estatales y privados, en relación de dependencia o cuentapropistas, además de las Pymes y otros sectores.

También se busca aliviar a los sectores informales, intentando frenar el deterioro que generará en el corte plazo la inflación que generará la inestabilidad de los mercados. Según un paper que hizo circular la Casa Rosada, las decisiones apuntan a ayudar a quienes “están pasando por un momento difícil y de mucha incertidumbre”. Las mismas incluyen una suba del Mínimo no Imponible, para el pago del Impuesto a las Ganancias, un bono de 5 mil pesos para estatales, y el llamado al Consejo del Salario, entre otras.

Los anuncios oficiales fueron recibidos por escepticismo por los gremios, que consideran que llegan tarde, luego de lo que sucedió el lunes con el mercado. “Son medidas de corte electoralistas, para pasar la transición, no hay ninguna medida de fondo para limitar las importaciones, proteger la producción nacional o evitar el cierre de negocios, no tomaron ninguna medida de fondo”, sostuvo el secretario Adjunto de la CTA de los Trabajadores, Pedro Wasiejko.

Esa central obrera se reunió este mediodía para analizar la situación, y se declaró en “estado de alerta y movilización”. Además, pidió aumentos para todos los asalariados, incluyendo jubilados, y que se atienda la demanda de comedores comunitarios y otras organizaciones que dan de comer a los más vulnerables. “Se deberían anunciar retenciones a los commodities agro-exportadores, o a las mineras, para empezar a pensar una política económica a mediano y largo plazo”, agregó Wasiejko, en diálogo con Gestión Sindical. Sobre la suba del Mínimo no Imponible, que pasó a 55.376 pesos para un trabajador soltero y 70.274 pesos para un trabajador con cónyuge y dos hijos, el dirigente dijo que “es un paliativo, porque no cambia las escalas, es como tirar un vaso de agua en un incendio”.

Además de los trabajadores que pagan Ganancias, otro sector de los asalariados beneficiado por este paquete de medidas fue el de los empleados estatales. Según el gobierno, se les pagará un bono de 5 mil pesos para integrantes de la administración pública nacional, las Fuerzas Armadas y las fuerzas de seguridad federales, un universo de unas 400 mil personas.

Para Raúl Llaneza, titular de la Junta Interna de ATE-INDEC, este bono “no llega a ser ni un paliativo”. “No compensa la pérdida salarial, no tiene en cuenta la devaluación del lunes que el gobierno dejó pasar, y fundamentalmente tiene un fin cortoplacista y sesgado, porque atiende la necesidad electoral del gobierno, que quiere mostrar que entendió lo que pasó el domingo en las urnas pero en realidad no entendió nada”, dijo Llaneza, en diálogo con Gestión Sindical.

Según el último informe que hicieron los trabajadores del INDEC, a junio de 2019 la pérdida salarial de un estatal que gana 23 mil pesos brutos llegó a casi 200 mil pesos durante la era macrista, producto de una inflación de casi el 230 por ciento. “En todo este tiempo nunca atendieron las demandas de compensar esas pérdidas que tuvimos los trabajadores, por eso este bono no es ni siquiera un paso, se queda a mitad de camino”, remarcó el dirigente.

Para Llaneza, lo que debería hacer el oficialismo es “llamar a discutir nuevamente la paritaria, aumentar las jubilaciones y asignaciones familiares, además de otros planes, y hacer una verdadera autocrítica”.

Otra de las disposiciones que se tomó fue anunciar un segundo aumento del salario mínimo, vital y móvil. En realidad, lo que se hará es convocar al Consejo del salario, donde junto a empresarios y gremios discuten el porcentaje de mejora. Este año la suba de marzo ya había sido acordada el año pasado, y la convocatoria ya estaba prevista para agosto.

En la actualidad, el mínimo está fijado en 12.500 pesos, casi el mismo nivel que la llamada canasta de indigencia. “La postura de la CTA de los Trabajadores para cuando nos convoquen al consejo es llevar el salario a la línea de pobreza, ya el año pasado quedamos lejos.

Esa es nuestra estrategia, más con estas circunstancias que hacen que se dispare la inflación y los precios”, adelantó En este punto coincidió Llaneza, de ATE-INDEC, que recordó que la canasta de pobreza medida por la Junta Interna de ese organismo es “de unos 30 mil pesos. “Necesitamos herramientas de acá a fin de año herramientas que rápidamente compensen la pérdida del salario, incluso con un dólar estable entre 55 y 60 pesos la inflación va a estar este año seguro entre 53 y 55 por ciento”, destacó.

Además de los anuncios realizados, el gobierno lanzó mejoras para los autónomos (recibirán una reducción del 50 por ciento en los anticipos que deben pagar el resto del año), monotributistas (no pagarán el componente impositivo de su cuota el mes que viene, que equivale en promedio a mil pesos por persona o hasta 4 mil pesos en las categorías más altas, beneficiando a 3,1 millones de personas) y a quienes recién beneficios sociales (pagos extra de mil pesos por hijo, uno en septiembre y otro en octubre, medida que alcanza a los 2,2 millones de padres y madres con hijos cubiertos por la asignación universal).

También podría interesarte

No se fabrica más: Honda ya dispone retiros voluntarios para cerrar su terminal de Campana y peligran 650 puestos de trabajo

La empresa dejará de producir autos en la Argentina y se abocará solo a la …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *