viernes 5 de marzo de 2021

Cansados de los robos, repartidores comenzaron a organizarse en grupos de WhatsApp

“Los trabajadores se alertan y se previenen en las zonas complicadas, ese es el lazo más fuerte entre ellos, incluso cuando hay un robo se socorren entre sí”, comentó Juan Ottaviano, representante legal de la Asociación de Personal de Plataforma.

«Somos héroes». Así se definen quienes día a día se desempeñan como repartidores de diferentes pedidos, mercaderías y cargamentos, con la inseguridad a la vuelta de la esquina. Un riesgo latente que se ven obligados a asumir, a pesar de que son las presas diarias de los delincuentes, siendo el mayor reflejo de ello el joven distribuidor que agoniza tras ser víctima de un brutal ataque en la localidad bonaerense de Ituzaingó, en las últimas horas.

Harto de los robos que padecían sus compañeros, una noche fue él mismo quien sufrió en carne propia el delito cuando dos asaltantes lo cercaron y se apropiaron de su moto.

Cronología de un martirio

Entonces Facundo David Hambra, de 22 años, llevó a cabo un operativo escrache en las redes sociales y en las inmediaciones de los domicilios de los sospechosos. Recuperó su herramienta de trabajo por el rastreo satelital. a los pocos días, retomó su actividad hasta que, el lunes pasado, otra vez dos maleantes se aproximaron, pero en esta ocasión para ejecutarlo con un disparo de bala directo a la cabeza.

El sangriento suceso desencadenó una movilización en Castelar, y el próximo martes se llevará a cabo una nueva medida fuerza, con cese de actividades, en todo el país. «Si se hubiese prevenido esto antes, hoy Facu estaría bien. Él quiso hacer valer sus derechos», señaló a Crónica el vocero de los repartidores de aplicaciones, Federico «Chino» López.

Al mismo tiempo, Juan Ottaviano, representante legal de la Asociación de Personal de Plataforma, remarcó que «los trabajadores están desamparados porque no tienen un contrato laboral y eso implica que no cuenten con ningún tipo de aseguramiento y entonces ante un hecho de inseguridad no tienen cobertura».

Justamente, Ottaviano detalló que «ellos se someten a dos riesgos, uno son los accidentes y los otros los hechos de inseguridad por una exposición y una idea de que llevan algún objeto o mercadería de valor, cuando no es así, pero de todas formas son objeto de robo». No obstante, López destacó que los delincuentes «van por las motos porque les sirven para perpetrar más delitos por su baja cilindrada y su capacidad de aceleración».

Cómo se organizaron

Por esta razón, y ante la falta de medidas de seguridad, los repartidores comenzaron a organizarse a través de grupos de WhatsApp, una vía de comunicación en la cual le informan al resto que están llevando un pedido a una zona peligrosa, acudiendo así a algún compañero que lo acompañe hasta el destino.

En referencia a ello, Ottaviano reveló que «los trabajadores se alertan y se previenen en las zonas complicadas, ese es el lazo más fuerte entre ellos, incluso cuando hay un robo se socorren entre sí. Ese es su principal mecanismo de defensa».

A su vez, el cortacorriente o el rastreador satelital constituyen las principales esperanzas de las víctimas para recuperar sus vehículos.

Fuente: Crónica

También podría interesarte

gremio paro subte

Trabajadores paralizan la línea B y denuncian “actitud criminal” por parte de Metrovías

Los metrodelegados lanzaron un paro total en esa línea de subte, en reclamo de mejores …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *