viernes 5 de marzo de 2021

A pesar de la amenaza de Larreta, docentes se plantan y anunciaron que no irán a clases presenciales el 17 de febrero

Lo confirmó Angélica Graciano, la secretaria general del UTE-Ctera, el gremio con más docentes afiliados en CABA. Harán retención de servicio hasta que los maestros estén todos vacunados. La administración cambiemita anunció previamente que habrá descuentos salariales.

El anuncio marketinero del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de retomar de manera escalonada las clases presenciales a partir del 17 de febrero, en plena pandemia y con la tasa de contagios que no baja, generó una fuerte resistencia en los gremios docentes. Y este viernes, desde UTE-Ctera confirmaron que no asistirán a las escuelas en el reinicio del ciclo lectivo.

“No vamos a concurrir al lugar de trabajo”, advirtió la secretaria general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), Angélica Graciano, quien confirmó que los docentes harán una «retención de servicios” y aseveró:
La dirigente advirtió que “los anuncios demuestran que desconocen el funcionamiento de las escuelas y no tienen idea de cómo es dar una clase o estar con 30 estudiantes”.

“La situación sanitaria está descontrolada. Mantener una fecha a como dé lugar denota que no tienen un interés en la Educación Pública”, remarcó Graciano en diálogo con El Destape Radio.

Denuncian «movidas marketineras»

Asimismo destacó que desde la Ciudad “quieren hacer una burbuja” y explicó: “Un docente secundario tiene cinco escuelas. Y no puede ir en bicicleta de escuela en escuela. Son palabras que suenan muy bien pero caen al vacío. No tienen un arraigo en la realidad de cómo organizar un establecimiento educativo”.

“Desde junio del año pasado iniciaron una corriente aperturista con movidas marketineras en los medios”, advirtió Graciano. Además, afirmó que “no hicieron una sola obra en el verano” y detalló que desde el gremio pidieron “reacondicionar los baños y poner una persona para higienizar”.

“Se va a reclamar por las condiciones de los lugares de trabajo”, aseguró. Además destacó que “el conflicto no es con un sindicato. Es con toda la comunidad educativa” y que “los padres también están organizados”.
Graciano dijo también que “hay una organización muy grande de familias que se van a presentar a la Justicia para que no se las obligue a mandar a los chicos a la escuela”.

La sindicalista también cuestionó al gobierno nacional: “Nos sorprendió su postura. Nosotros pedimos que la educación sea nacional. En las paritarias no sólo se discuten salarios sino también condiciones laborales y la organización del sistema educativo. Esto no sucedió, se descentralizó”.
“Estamos esperando la vacuna, queremos que se abra un registro para la inscripción y no sucedió. Si hay un plan de vacunación a medida que se hace una gradualización y se va retomando el regreso a las aulas”, expuso la dirigente gremial.

Además, detalló que presentarán un mapa de riesgo con un “relevamiento edificio por edificio escolar de las condiciones para reclamar en ART y en la superintendencia y notificar al Ministerio de Trabajo, el de Salud y de Educación”.

En caso que se mantenga la medida del Gobierno porteño de comenzar las clases presenciales el 17 de febrero, los gremios realizarán una “retención de servicios que consta en no concurrir al lugar de trabajo porque no se garantizan las condiciones exigidas por los acuerdos nacionales”.

Por su parte, el secretario adjunto de Ademys, Jorge Adaro, adelantó que van a realizar asambleas el 8 de de febrero, fecha en que finaliza el receso y los docentes regresan a las escuelas, para evaluar el anuncio del Gobierno porteño.

Y remarcó: «Vamos a analizar cuáles son los planteos que hace el Gobierno y como resultado del intercambio decidir qué vamos a hacer, si volvemos tal cual está planteado, si tomamos medidas de fuerza, o medidas que confronten con esta política del gobierno».

Alejandra Bonato, de UTE afirmó en diálogo con C5N:»No es realista intentar llevar adelante esto en estas condiciones de contagio. Estamos con un número de contagios igual al del mes de junio del año pasado, que no solamente estaban cerradas las escuelas, estaba cerrado todo. Eso es lo que no es serio, cuál es el apuro».

Cabe destacar que de los 60 mil docentes estatales en la Ciudad, 35 mil no están afiliados a ningún sindicato, 10 mil son de CTERA (el gremio más grande) y los 15 mil restantes están divididos entre otros 16 gremios: UTE tiene regsitrados 8600 trabajadores, Camyp, 6600; UDA, 4500; Amet, 2700; Sedeba, 1700; Ademys, 1500. En la Ciudad son en total 17 gremios.

También podría interesarte

gremio paro subte

Trabajadores paralizan la línea B y denuncian “actitud criminal” por parte de Metrovías

Los metrodelegados lanzaron un paro total en esa línea de subte, en reclamo de mejores …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *