07 de Diciembre
de 2022
Fuera de Megáfono.

Unos 100 trabajadores recuperaron la yerbatera La Hoja

18. 04. 2016

Desde enero, administran las tres plantas y elaboran yerba mate, desde la cosecha de la materia prima hasta el envasado.

De trabajadores a empresarios, de recibir órdenes pasaron a tomar las decisiones y ser propietarios de la mítica Yerba Mate La Hoja, impuesta en el mercado hace más de cien años por la yerbatera Martin y Cía. La compañía quebró en 2008 y ahora es manejada por sus empleados. Después de un largo recorrido que incluyó la disputa con otras firmas competidoras para quedarse con la licencia por la etiqueta, la justicia inclinó la balanza en favor de los trabajadores. Y desde enero, 107 trabajadores administran las tres plantas y elaboran yerba mate, desde la cosecha de la materia prima hasta el envasado.

Antes de que se declare la quiebra dos empresas intentaron mantenerla funcionando. Al finalizar ese proceso –previa conformación por parte de los empleados de la cooperativa de Trabajo La Hoja Limitada- la justicia cedió todos los bienes de Martín y Cia a los trabajadores. El juez Civil y Comercial de la décima segunda Nominación de Rosario, Fabián Bellizia, fue quien desestimó la propuesta de los otros privados y resolvió dejar en manos de los empleados la conducción del depósito ubicado en Zona Oeste de Rosario, las plantaciones en Puerto Mineral y la planta industrial en San Ignacio. Así, cerca de 120 trabajadores, de los cuáles 48 tienen 40 años de antigüedad, mantuvieron su fuente laboral.

Esteban Mielnik, secretario de la cooperativa, recordó que “a mediados de 2014 comenzó nuestra intervención, en 2015 se organizó todo para reanudar la actividad, lo que ocurrió en enero de 2016”. Al principio eran 120 las personas que trabajaban en la empresa, de las cuales quedaron 107 efectivos. “Todos cumpliendo las misma funciones, pero con mayor responsabilidad porque cada uno es un poquito dueño de esto y de lo que quedó de la quiebra”, manifestó.

Primera yerbatera recuperada
La Hoja es la séptima empresa recuperada en Misiones y la primera yerbatera que pasa a manos de los trabajadores. Mielnik comentó que “los meses previos a hacernos cargo fue bastante difícil, porque costaba ponernos de acuerdo. Hubo gente que quedó fuera del proceso y se ha ido. Fue complicado entender la operatoria de una cooperativa, básicamente consensuar. Estamos aprendiendo a consensuar”.

También Alejandro Fonseca, tesorero de la cooperativa, reconoció que “hacerse cargo de la empresa fue una tarea ardua para los trabajadores. Fue difícil, al principio todo cambio cuesta. Somos todos socios y dueños, responsables si nos va mal o bien. Creo que nos irá bien, porque estamos trabajando bien, la gente trabaja con entusiasmo”.

Ahora, comentó Fonseca, “todos piensan en la cooperativa y que tenemos que producir. Si tenemos que venir los sábados venimos, si hay que quedarse un par de horas, lo hacemos”. En tanto los sueldos no se modificaron mucho. “Ahora somos monotributista, estamos ganando igual y hasta un poco mejor”, afirmó Fonseca.

Consenso
En la actualidad, las decisiones son tomadas por el consejo directivo. Así es que se acordó un convenio de colaboración con una firma reconocida, para que continúe a cargo de la comercialización de la yerba en distintos puntos del país. “Esa empresa tiene el apoyo financiero para toda la operatoria, cosa que nosotros no teníamos”, argumentó Mielnik.

Fuente: MisionesOnline

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales