domingo 29 de noviembre de 2020
Inicio / Fuera de Megáfono / Un informe alerta que en el peor escenario, en 2019, se pueden perder unos 900 mil puestos de trabajo

Un informe alerta que en el peor escenario, en 2019, se pueden perder unos 900 mil puestos de trabajo

Un trabajo de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) planteó tres posibles escenarios respecto del mundo laboral para este año. En el panorama más desalentador, habrá 890 mil nuevos desempleados, llevando el desempleo a una tasa del 13,8 por ciento. La mirada “optimista” habla de la destrucción de 230 mil empleos.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

En la conferencia de prensa realizada el lunes pasado en la sede de la Federación Gráfica Bonaerense, Walter Correa, titular del Sindicato de Obreros Curtidores (SOC) aseguró que para este año se esperan “unos 40 mil despidos en el sector industrial”. La reciente crisis en FATE, donde la firma busca cesantear a más de 400 trabajadores bajo el argumento de la crisis económica del país, o el cierre del taller gráficos del Diario La Nación, parecen confirmar las proyecciones del dirigente, y anticipar un año conflictivo en materia de desempleo. La amenaza de la pérdida del trabajo no sólo alcanza a los sectores productivos, sino que se expande a todo el mercado laboral. De seguir así, la economía argentina podría tener un 2019 nefasto en términos de empleo, con cerca de unos 900 mil despidos.

Así lo adelanta un análisis realizado por la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), que plantea varios escenarios para el mercado laboral a partir del comportamiento de la economía. El trabajo alerta que si los indicadores empeoran, se podría llegar a este escenario. De mínima, la entidad –apadrinada por el gremio de los encargados de edificios SUTERH –espera unos 230 mil despidos para este año. Este verano, varios conflictos marcan el pulso de la destrucción del mercado de trabajo en la Argentina.

El informe de la UMET fue elaborado por el Observatorio de Comercio Exterior, Producción y Empleo (CEPE), organismo dependiente de esa casa de estudios. En el mismo, al que tuvo acceso Gestión Sindical, se plantean tres escenarios, donde a partir del comportamiento de los indicadores económicos se calculan las pérdidas laborales.

Números de «terror»

La mirada más pesimista dice que el observatorio proyecta 890 mil nuevos desempleados, a partir del “fracaso del programa de gobierno”, que llevaría la desocupación a niveles del año 2004. “En un escenario negativo para 2019, la actividad continúa cayendo sin observarse señales de recuperación”, adelanta el informe. Por un lado, agrega, “se observarán nuevos saltos del tipo de cambio que darán nuevo impulso a la inflación”.

Por el otro, “el ajuste fiscal resulta contractivo y se ingresará en una ‘trampa de austeridad’ con caída de los ingresos fiscales por la crisis, obligando a mayores ajustes”. Así, “la recesión se prolongará con una caída generalizada del salario real y el nivel de producto”. En esta hipotética situación, los despidos llevarán la tasa de desempleo “al 13,8 por ciento promedio anual en 2019, el nivel más alto desde 2003”.

Reina el pesimismo

La proyección de la UMET para el escenario más pesimista profundiza los problemas actuales. “Se destruirán puestos de trabajo en todos los sectores intensivos en mano de obra: comercio e industria (por el consumo), construcción (obra pública y privada), servicios empresariales y transporte (crisis económica)”, agregó el CEPE. Además, la dinámica inflacionaria pensada “destruirá aún más el salario real y generará un ingreso masivo de trabajadores al mercado de trabajo por la insuficiencia de los ingresos familiares”. Con los últimos datos de la economía y los despidos que se generaron sólo en enero, esta proyección se hace posible.

Conflictos como el de Cofco en Lanús, o la amenaza de cesantías en FATE muestran que el mercado laboral sigue en crisis. E el primero de los casos, la empresa multinacional china cerró sus puertas de la planta ubicada en Valentín Alsina, y hay 195 empleados en la calle. Hoy jueves hubo una nueva audiencia para intentar llegar a un entendimiento, pero la firma sigue firme con su postura de dejar de refinar aceite para el mercado local, lo que hace que se cierre una de sus plantas.

Los empleados y los aceiteros resisten, y amenazan con un paro a nivel nacional. Según le confirmaron a Gestión Sindical desde la seccional Capital Federal y Gran Buenos Aires del gremio, “se volvió a extender la conciliación obligatoria, por tercera vez”, pero sin que se logre la continuidad laboral. La próxima audiencia será el martes 19 de febrero.

El caso FATE

En el caso de FATE, la firma todavía no despidió personal, pero en el gremio SUTNA creen que esto es “inminente”. Hace unos días, la tradicional empresa nacional que produce neumáticos presentó ante la secretaría de trabajo nacional el procedimiento preventivo de crisis, que habilita a despedir personal y achicar la producción, incluso al punto de cerrarla.

Esto fue denunciado por el sindicato SUTNA, que viene trabajando para preservar los puestos de trabajo, y marchó la semana pasada la sede laboral para rechazar los argumentos de la firma para realizar este trámite. Según le adelantaron a Gestión Sindical fuentes del SUTNA, por el momento “no hay confirmación de telegramas ni de suspensiones, pero el clima es tenso. Las versiones hablan de una primera ola de más de 400 despidos”.

La amenaza sobre el empleo tiene especial impacto en la industria, donde los propios datos del INDEC marcan que una de cada dos fábricas del rubro manufacturero está parada en estos días. Con esta proyección, es posible que se produzcan cesantías masivas, que lleven la tasa a niveles del 2002, como sucede con la capacidad ociosa del sector, cumpliendo las proyecciones del informe universitario.

Otros pronósticos pero de la economía en general

En cuanto al informe de la UMET, además de los pronósticos más pesimistas, se proyectaron dos escenarios menos catastróficos, con un impacto menor de la situación general, pero que no deja de producir despidos masivos.

En el escenario más optimista, la caída del PBI es del 0,5 por ciento, lo que genera condiciones para 230 mil despidos, que ubican la tasa de inflación de 10,9 por ciento. “Aún si el programa monetario y fiscal resulta exitoso, las perspectivas económicas para 2019 son negativas, con el mayor nivel de desempleo desde 2006”, proyecta el informe.

En el tercer escenario, denominado neutro, “el mercado interno continuará contrayéndose y el PBI y el salario real caerán, llevando la tasa de desempleo a superar el nivel de 2005”. En esta situación, los despidos serán unos 510 mil. “El ajuste fiscal en obra pública reducirá fuertemente el empleo en la construcción, mientras que la caída del consumo generará una pérdida de empleo en sectores industriales orientados al mercado interno y servicios”, analizó el informe respecto de este escenario. La inflación, finalizo, “no cederá y el salario real no se recuperaría durante 2019”.

También podría interesarte

Pobres, viejos, zurdos y fracasados: las definiciones de la ministra de Educación de Larreta sobre los docentes

En una entrevista la ministra de Educación porteña aseguró que los estudiantes de la carrera …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *