martes 7 de julio de 2020
Inicio / Actualidad / Triunfo de los trabajadores: la fábrica de Mielcitas se convierte en una cooperativa y vuelve a producir
Foto: Primer Plano Online

Triunfo de los trabajadores: la fábrica de Mielcitas se convierte en una cooperativa y vuelve a producir

De la mano del movimiento nacional de fábricas recuperadas, un total de 66 mujeres y 22 varones se pusieron al frente de la empresa Suschen y seguirán adelante con la fabricación de alimentos en la planta de Rafael Castillo, en La Matanza. Ya volvieron a producir Naranjú, y girasol y buscan insumos para ampliarse.

Y un día vuelven las Mielcitas. Es que la fábrica Suschen, que fue abandonada por sus dueños, fue recuperada por las 66 mujeres y los 22 varones que pelean desde hace meses por la continuidad de la firma y recupera lentamente su proceso productivo. Se trata de un verdadero logro, una conquista que se celebra internamente con la gratitud hacia la comunidad de la zona, organizaciones sociales y políticas y al Movimiento Nacional de Fábricas Recuperadas, clave en el rediseño de la organización de los y las empleadas, que es válido recalcar nunca bajaron los brazos.

“Estamos en plena etapa de trámites, con la entrega de los últimos papeles para la conformación de la cooperativa”, le señaló al portal local Primer Plano Online Silvia Ayala, trabajadora de la compañía y flamante presidenta, elegida por sus pares, de la estructura para seguir adelante.

Los clásicos Naranjú y las bolsas de girasol comestible ya están nuevamente en etapa productiva, mientras esperan por la materia prima para volver a fabricar las ponderadas mielcitas. El dinero que pudieron destinar a la compra de insumos surgió de festivales y de donaciones, que fue a parar todo a la compra de elementos para producir. Ya vendrá el momento de poder empezar a repartir dividendos en forma equitativa, tal cual el espíritu cooperativista indica.

Por lo pronto, el próximo lunes tendrán una reunión en el Municipio de La Matanza para ver cómo se puede hacer con el alquiler del lugar, que es una deuda que se acumula. El tema es que los propietarios anteriores se fueron sin pagar absolutamente nada, y ahora para seguir allí, además de los servicios, deben enfrentar meses adeudados por la ocupación del edificio, ubicado en Rafael Castillo.

“De los dueños lo único que sabemos es que hay una abogada presentándose en nombre de ellos. Pero eso va por otro carril, y nosotras estamos muy entusiasmadas con la posibilidad de continuar produciendo. Es algo que nos devuelve la esperanza”, concluyó Ayala.

También podría interesarte

Los choferes marplatenses de paro denuncian que la UTA mandó una patota que los atacó a los tiros

La agresión denunciada por los choferes tuvo lugar esta madrugada en una de las cabeceras …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *