martes 26 de enero de 2021

Trabajadores despedidos de metalúrgica Gri Calviño siguen reclamando frente una planta “militarizada”

Los más de 60 cesanteados siguen acampando frente a la fábrica de torres eólicas en Florencio Varela, y reclaman una solución al conflicto. Alertan que en estos días quieren volver a producir, sin los empleados despedidos, para lo cual tapiaron la empresa y pusieron una fuerte guardia policial. La semana pasada hubo una marcha al Ministerio de Trabajo, para pedir la intervención. Reclamo a la UOM para que se ponga al frente del reclamo.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Desde comienzos de noviembre, los empleados de la metalúrgica reclaman el pago de salarios adeudados y la reincorporación de más de 60 despedidos de la firma, ubicada en el Parque Industrial de Florencio Varela, en el sur del conurbano bonaerense. Si bien en una primera instancia el Ministerio de Trabajo bonaerense decretó la conciliación obligatoria, la empresa no acercó ningún tipo de solución, profundizando el “lock-out” patronal. De hecho, en las últimas horas en la planta de pusieron rejas y chapas alrededor del perímetro, impidiendo que quienes acampan afuera no puedan ni siquiera ver hacia adentro.

“Hicieron de la fábrica una cárcel”, denunciaron los cesanteados, que se mantiene en el lugar, a la espera de una respuesta. Además, se denuncia la “militarización” del lugar, ya que dentro del lugar hay una fuerte presencia policial. La semana pasada, hubo una marcha a la cartera laboral, para presionar a los funcionarios para que antes de autorizar a trabajar a la firma los obligue a solucionar el problema de los salarios y los despidos. Reclamo para que el gremio UOM lance un plan de lucha a nivel nacional por los problemas que existen en el sector metalúrgico.

En los últimos días, los trabajadores de Gri Calviño denunciaron que se reforzó la militarización de la planta, ante la posibilidad de reanudar la producción sin los 66 despedidos. En este sentido, difundieron un video donde se muestra que el perímetro de la fábrica fue vallado con rejas y chapas, y se encadenaron los portones. Además, se puso alambre de púas en la parte superior de estas vallas, que no permite ni mirar hacia adentro, donde además hay fuerte presencia policial. En la parte de afuera, los cesanteados mantiene el acampe, y luego de que se venciera la conciliación obligatoria no tuvieron ninguna comunicación con la empresa.

“Si creen que nos van a amedrentar con este tipo de acciones, con las rejas o con los policías, están muy equivocados”, le dijo a Gestión Sindical uno de los despedidos, desde la puerta de la planta. Estas medidas se toman porque esta semana se podría volver a producir en la planta, pero sin los despedidos. “Están esperando para abrir la fábrica y comenzar a trabajar sin los que estamos afuera, pero sabemos que los compañeros van a acompañar el reclamo nuestro”, agregó el mismo trabajador consultado. Además de los despidos, en el lugar hay salarios atrasados, que debían pagarse antes de que se inicie el conflicto, pero la firma nunca los acreditó.

Según confirmaron los empleados, hasta noviembre los salarios atrasados eran de al menos dos meses y medio, en un conflicto que se remonta a agosto, cuando la empresa comenzó un proceso de flexibilización laboral. Desde ese momento, los empleados se encuentran en el lugar esperando que les den respuesta a sus reclamos, pero hasta el momento lo único que cambió es la fuerte presencia policial. En el lugar trabajan unos 260 empleados, y están enmarcados en general en el convenio metalúrgico.

La empresa GRI Calviño Towers Argentina es un emprendimiento conformado por GRI Renewable Industries y Metalúrgica Calviño, exportó por primera vez torres eólicas a los Estados Unidos, en un envío de 45 tramos de torres eólicas Vestas con sus tres grúas en banda de estribor de 120 toneladas cada una. La empresa en 2019 estuvo involucrada en un escándalo porque el Ministerio de Trabajo nacional pagó unos 2 millones de pesos en subsidios a empleados despedidos, según un convenio con las autoridades de la gestión anterior.

La semana pasada, ante la falta de respuesta de la empresa, los trabajadores de la metalúrgica de Florencio Varela se movilizaron al Ministerio de Trabajo de Nación y a cámara patronal eólica (CAMIMA), pidiendo una respuesta a esta situación. “Tras el fin de la conciliación obligatoria los trabajadores de Gri Calviño se movilizan contra el intento de flexibilización laboral y los 66 despidos. La patronal sostiene un ‘lock-out’ con toda la planta parada desde fines de agosto, intentando quebrar con el hambre a los metalúrgicos. De este modo vienen desconociendo acuerdos salariales firmados.

Las audiencias en el ministerio de trabajo bonaerense en el marco de la conciliación obligatoria no dieron lugar a ninguna solución, sino que fueron aprovechadas por la empresa para dilatar y continuar sus maniobras con el lock out y la mala liquidación de salarios”, denunciaron los trabajadores ese día, mediante un comunicado de prensa. Además de reclamar la reincorporación inmediata de los 66 despedidos; el fin del plan de flexibilización laboral y en defensa de las condiciones de trabajo y del convenio colectivo, los empleados piden un plan de lucha nacional de la UOM. “Queremos que el gremio se ponga al frente de esta lucha, y lance un plan de lucha en todo el país. Les comunicamos que están pensando en producir, ahora esperemos que se movilicen”, remarcó uno de los trabajadores despedidos.

A comienzos de octubre, los empleados comenzaron a pedir que se liquide el pago del ATP, además de un bono por la pandemia, el pago de movilidad y las condiciones laborales. En ese momento, los trabajadores aseguraron que los dueños de la empresa desconocieron los acuerdos establecidos en el Ministerio de Trabajo y que presionan para realizar “una flexibilización laboral que implicarían despidos”. Un día después de la marcha a la cartera laboral, los despedidos y sus compañeros realizaron un festival solidario en apoyo a la lucha, frente a la planta, con bandas en vivos y con un buffet solidario para acompañar el fondo de huelga.

También podría interesarte

Grave: Soledad Acuña asegura que «como ministra no puedo garantizar la ventilación de las aulas»

La titular de la cartera educativa en la Ciudad aseguró que no supervisarán el cumplimiento …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *