18 de Mayo
de 2022
Actualidad.

Solo los une su rechazo al triunvirato: dirigentes con posiciones políticas distantes entre sí, relanzaron las “62 Organizaciones”

29. 09. 2016

Son los popes de los sindicatos que se quedaron afuera del armado de la flamante conducción de la CGT. ¿Los únicos puntos en común? Varios de ellos rechazan el acercamiento de la central obrera a los movimientos sociales y cierta incidencia de la CTA.

Los sindicatos que quedaron al margen del triunvirato de la CGT convinieron ayer el relanzamiento de las 62 Organizaciones, un sello histórico del gremialismo tradicional pero en real desuso, con la pretensión de ganar autonomía de negociación con el Gobierno, tener una improbable incidencia en la triple interna del peronismo y oponerse a la inclusión de organizaciones sociales en las estructuras de la central obrera mayoritaria.

El acuerdo fue lanzado ayer en un almuerzo en la sede de la federación de los petroleros Se trata de una unión en principio eventual, sólo fogoneada por la condición de sindicatos disidentes de la CGT que no tomaron parte de la fusión concretada el mes pasado, y entre dirigentes que tienen pocos puntos en común en el plano político. Por ejemplo, por un lado, Venegas se muestra como un aliado incondicional a Mauricio Macri, y por otro, algunos dirigentes de peso presentes como el taxista Omar Viviani o el ferroviario Sasia, hablan de que la etapa de “Cristina Kirchner terminó”, pero no reniegan de su cercanía con dirigentes del kirchnerismo.y el sciolismo.

Además los popes mencionados, se encontraban Antonio Cassia (SUPEH), Juan Manuel García (estaciones de servicio); Miguel Ángel Paniagua (SUTEP); Omar Viviani (taxistas); Ricardo Pignanelli (SMATA); Norberto Di Próspero (personal legislativo); Sergio Sassia (Unión Ferroviaria) y Guillermo Moser (Luz y Fuerza) anticiparon que «presionarán a la CGT para dialogar con el Gobierno con el objetivo de recomponer los índices salariales que han quedado retrasados en relación a la inflación».

A través de un comunicado, además, los gremialistas disidentes informaron que «en los próximos días se cubrirán los cargos que quedaron vacantes en estos años de inactividad de ‘Las 62′», y adelantaron que su principal objetivo es conseguir el compromiso de parte del Gobierno de «una reducción escalonada pero inmediata del impuesto a las ganancias, con un esquema que permita en un tiempo prudencial eliminarlo definitivamente».

En los últimos días los disidentes sumaron un factor de consenso: de un lado y del otro rechazaron el acercamiento de la CGT a organizaciones sociales como Movimiento Evita, Barrios de Pie, Corriente Clasista y Combativa y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular. La revitalización de las 62 Organizaciones (sello que suma medio siglo y que data de la proscripción del peronismo) llega acompañada, en ese sentido, con enarbolar la bandera del sindicalismo ortodoxo. Un comunicado difundido por Cassia aventuraba que detrás de las organizaciones sociales «está la mano de Cristina de Kirchner». Pero no cae en la cuenta que, a través de la articulación del dirigente Gustavo Vera, estas organizaciones tienen muy buena llegada y contacto con el Papa Francisco.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales