miércoles 19 de septiembre de 2018
Inicio / Fuera de Megáfono / Solo el 38% de los trabajadores del conurbano tienen un empleo en blanco

Solo el 38% de los trabajadores del conurbano tienen un empleo en blanco

Los datos pertenecen a un informe de la Defensoría del Pueblo Bonaerense y la UCA. Dividido por sexo, el panorama es aún más complicado para las mujeres: apenas el 30,4% de ellas puede acceder a un trabajo registrado.

En el conurbano bonaerense, la crisis laboral impacta de manera muy fuerte. Según se desprende de un informe elaborado por la Defensoría del Pueblo bonaerense y el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), en el Gran Buenos Aires sólo el 38,1 % de la Población Económicamente Activa (PEA) tiene un empleo pleno de derechos. Desglosando estos números, se advierte que el panorama es más sombrío aún para las mujeres ya que apenas el 30,4% de ellas puede acceder a un trabajo registrado, mientras que en los varones esa cifra trepa diez puntos, al 40,3%.

De esta forma, el 27% de la Población Económicamente Activa se encuentra trabajando de manera precaria, por fuera del sistema de seguridad social, mientras que el 24,3% tiene un empleo inestable, y el 9,9 % está desocupado.

Frente a tal escenario,el Defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino reconoció que “Estas cifras evidencian déficit serios como la persistencia de un sector informal, y posibilidades limitadas de acceso a un trabajo pleno de derechos que se agrava aún más en el caso de las mujeres”.

Cuando se analiza el empleo precario, el mismo es realizado mayoritariamente por mujeres en una cifra que orilla en el 30,3%, mientras que los varones llegan al 26%. Ante esas circunstancias, el 62,5% de las mujeres ocupadas no cuenta con aportes, mientras que en este aspecto el número varones llega al 50,8%.

El defensor del pueblo Lorenzino, reveló que “en la Población Económicamente Activa, uno de cada cuatro personas dijo que experimentó una situación de desempleo durante el último año”. Y agregó que se observa que con los excesivos aumentos en los servicios públicos, y la inflación que se come el salario de la gente, 3 de cada diez trabajadores necesitan trabajar más horas y uno de cada 5 quiere cambiar de lugar de trabajo porque se les hace imposible llegar a fin de mes.

El estudio también determinó, que a los trabajadores que cuentan con un salario, su empleador en el 33,6% de los casos no les realiza aportes al sistema de seguridad social. Pero atención, porque en este esquema, las mujeres siguen siendo más discriminadas que los varones, llegando sólo el 28,6% de ellas a tener aportes, mientras que el acceso de los varones es de 43%. De este núcleo de trabajadores, tanto femenino como masculino, sólo el 37 % de ellos tiene obra social.

También hay que decir que los aportes y la posibilidad de una cobertura de salud son más limitados en los trabajadores no asalariados y precarios. Los números indican que el 74% no realiza aportes ni cuenta con una obra social. Dependen en la mayoría de los casos de los hospitales públicos donde hoy conseguir un turno es un verdadero viacrucis frente a la excesiva demanda de la gente.

Otro dato que arroja la encuesta realizada en el último trimestre de 2017 indica que la afiliación sindical es escasa ya que el 68% de los trabajadores estables no forma parte de sindicato alguno. También existe un gran disconformismo de las personas con su situación laboral ya que el 25% de las personas desea cambiar de empleo y el 30% necesita aumentar sus ingresos para llegar a fin de mes.

También podría interesarte

Nueva ofensiva de Vidal contra los docentes: quiere aprobar una ley que limita el derecho a huelga

El bloque de Cambiemos presentó en la legislatura un proyecto que declara “derecho esencial” la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *