martes 2 de junio de 2020
Inicio / Actualidad / Rotundo apoyo del Papa Francisco a los trabajadores de la economía popular

Rotundo apoyo del Papa Francisco a los trabajadores de la economía popular

Fue durante 3° Encuentro Mundial de Movimientos Populares, en Roma. Entre las propuestas de acción transformadora que asumieron los movimientos populares en diálogo Sumo Pontífice se planteó la perspectiva de una reforma laboral justa que garantice el acceso pleno al trabajo digno, donde se propone implementar un salario social universal para todos los trabajadores ya sean del sector público, privado o popular.

La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) le transmitió sus inquietudes por la situación de los trabajadores excluidos al papa Francisco, junto a delegados de todo el mundo en el final del 3° Encuentro Mundial de Movimientos Populares en Roma. Los participantes dialogaron con Francisco sobre la necesidad de un proceso de cambio que tenga a los Movimientos Populares como protagonistas en la lucha por la justicia social.

Durante los tres días en los que se desarrolló el encuentro, se abordaron diferentes discusiones y debates bajo los ejes históricos del evento y que representan preocupaciones latentes para los movimientos como para el Papa: Tierra, Techo y Trabajo. Trabajadores de diversas ramas de la Economía Popular y oficios participaron del encuentro: Mónica Crespo, cartonera rosarina (Trabajo), Alejandra Diaz, dirigente del barrio Zavaleta (Techo) y Miguel Humbert del Movimiento Campesino Indígena (Tierra). Completaron la delegación argentina Gildo Onorato, de la CTEP, Gumersindo Segundo de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Daniel Menéndez de Barrios de Pie.

El papa Francisco señaló el poder de los trabajadores de la Economía Popular: “A veces pienso que cuando ustedes, los pobres organizados, se inventan su propio trabajo, creando una cooperativa, recuperando una fábrica quebrada, reciclando el descarte de la sociedad de consumo, enfrentando las inclemencias del tiempo para vender en una plaza, reclamando una parcela de tierra para cultivar y alimentar a los hambrientos, están imitando a Jesús porque buscan sanar, aunque sea un poquito, aunque sea precariamente, esa atrofia del sistema socioeconómico imperante que es el desempleo. No me extraña que a ustedes también a veces los vigilen o los persigan y tampoco me extraña que a los soberbios no les interese lo que ustedes digan”.

Asimismo, en función de las realidades que aquejan al mundo en la actual coyuntura, en este encuentro se agregaron paneles y talleres que versaron sobre los ejes “Pueblo y Democracia”, “Territorio y Naturaleza” y “Refugiados y Desplazados del Mundo” con el objetivo de tener nuevas herramientas, fortalecidas por la propia visión de los protagonistas de estas problemáticas.

“Tantas propuestas, tanta creatividad, tanta esperanza en la voz de ustedes que tal vez sean los que más motivos tienen para quejarse, quedar encerrados en los conflictos, caer en la tentación de lo negativo. Pero, sin embargo, miran hacia adelante, piensan, discuten, proponen y actúan. Los felicito, los acompaño, les pido que sigan abriendo caminos y luchando. Eso me da fuerza, nos da fuerza. Creo que este diálogo nuestro, que se suma al esfuerzo de tantos millones que trabajan cotidianamente por la justicia en todo el mundo, va echando raíces”, les dijo el Papa Francisco.

Entre las propuestas de acción transformadora que asumieron los movimientos populares en diálogo con el papa Francisco se planteó la perspectiva de una reforma laboral justa que garantice el acceso pleno al trabajo digno, donde se propone implementar un salario social universal para todos los trabajadores ya sean del sector público, privado o popular.

La cartonera carrera Mónica Crespo se refirió al trabajo y el cuidado de la tierra que se conjugan en la tarea diaria de los recicladores: “El trabajo que venimos haciendo y las conquistas que hemos ganado fueron a través de la lucha. Somos un pueblo que ha aprendido que el reciclaje es importante para cuidar el planeta como dice el papa. Nos alegra ver que en varios países estamos luchando por el reciclado, por la no contaminación. Para ayudar a este proceso es importante que no se persiga a los trabajadores del reciclado, porque cumplen una función determinante en el cuidado del medio ambiente”.

En la perspectiva de una democracia participativa y plena, los movimientos populares proponen impulsar mecanismos institucionales que garanticen el acceso efectivo de los movimientos populares, comunidades originarias y del pueblo, a la toma de decisiones políticas y económicas.

Gildo Onorato, dirigente de CTEP expresó: “El discurso ha sido muy claro y muy profundo sobre el rol que tienen los movimientos populares a la hora de enfrentar la exclusión. Y sobre la posibilidad concreta de transformar y profundizar los modelos democráticos. Hay más hambre, más desocupación, más argentinos que no llegan a fin de mes. La justicia social no llueve del cielo y la vamos a ir a buscar a la calle, reivindicando la unidad de los trabajadores frente a un gobierno que transfiere recursos a los sectores más concentrados y no reacciona ante los reclamos de los más humildes”.

Otra de las propuestas de los participantes es en la perspectiva de una reforma agraria integral y popular, la propuesta de prohibir el patentamiento y manipulación genética de todas las formas de vida, en particular de las semillas. Ratificaron la defensa de la soberanía alimentaria y el derecho humano a una alimentación sana, sin agrotóxicos, para terminar con los graves problemas nutricionales que sufren miles de millones de personas.

Miguel Humbert contó la experiencia desde la perspectiva del valor de la tierra para los pueblos: “Creemos que el desafío grande que tenemos todos los movimientos populares es poder hacer escuchar nuestra voz en todos los ámbitos que sea necesario para lograr que nuestros compañeros puedan vivir en dignidad. Hoy nos sentimos contenidos con la propuesta de Francisco, en sus declaraciones de la reforma agraria como una obligación moral y ética de los gobiernos y este encuentro nos permitió conocer experiencias de otras partes del mundo para compartir nuestro trabajo y militancia en nuestro país, para construir una tierra para todos y un espacio común, la casa común y el vivir bien que plantea Francisco”.

En relación a la vivienda los movimientos populares proponen una reforma urbana integradora que garantice el acceso a la vivienda digna y al hábitat, y declarar la inviolabilidad de la vivienda familiar, para erradicar los desalojos que dejan a las familias sin techo.

Sobre el final Francisco les pidió a los movimientos populares que se sigan involucrando: “Esa idea de las políticas sociales concebidas como una política hacia los pobres pero nunca con los pobres, nunca de los pobres y mucho menos inserta en un proyecto que reunifique a los pueblos a veces me parece una especie de volquete maquillado para contener el descarte del sistema. Cuando ustedes, desde su arraigo a lo cercano, desde su realidad cotidiana, desde el barrio, desde el paraje, desde la organización del trabajo comunitario, desde las relaciones persona a persona, se atreven a cuestionar las «macrorelaciones», cuando chillan, cuando gritan, cuando pretenden señalarle al poder un planteo más integral, ahí ya no se los tolera tanto porque se están saliendo del corsé, se están metiendo en el terreno de las grandes decisiones que algunos pretenden monopolizar en pequeñas castas.”

En relación a la actual coyuntura de la Argentina, la delegación argentina considera que hay una contradicción entre las propuestas que llevan adelante el gobierno nacional, las propuestas del encuentro y la mirada que se refleja en el discurso del papa Francisco. “Apostamos al diálogo, a la lucha, y la protesta para cambiar el rumbo de las cosas.”

Finalmente desde los movimientos populares de Argentina propusieron a la plenaria del Encuentro Mundial de Movimientos Populares una serie de mociones de las que se aprobaron tres:

1.- Exigir al gobierno argentino el cumplimiento de la resolución del Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de las Naciones Unidas y la inmediata liberación de Milagro Sala, dirigente social y presa política argentina.

2.- Instamos la inmediata sanción de la Ley de Emergencia Social presentada por las organizaciones sociales argentinas ante el Congreso Nacional la cual contempla el reclamo del salario social universal.

3.- Instamos la aprobación de la Ley de Envases con Inclusión social que contempla la integralidad y sostenibilidad de producción y reciclado de envases en manos de los trabajadores cartoneros, carreros y recicladores.

También podría interesarte

ypf

YPF desmiente noticia falsa de Clarín: aclara que no suspenderá personal si se extiende la cuarentena

Desmintió versiones periodísticas y aseguró que «no existe en la compañía ninguna iniciativa» para «licenciar …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *