martes 13 de abril de 2021

Por la pandemia y el aislamiento, se podrían perder en el país más de 12 millones de puestos de trabajo

Un informe de la consultora Analytica asegura que más del 60 por ciento de la fuerza salarial del país corre peligro por los efectos económicos de la cuarentena. De este universo, 5.500.000 empleados informales, monotributistas y cuentapropistas son “de alto riesgo”. Esta semana, pese al decreto “anti despido”, se produjeron varios conflictos, en especial en la provincia de Buenos Aires.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Para frenar cualquier intento de despedir empleados en plena pandemia, el gobierno decretó la suspensión de las cesantías por 60, un intento de evitar que las empresas utilicen la cuarentena como excusa para ajustar puertas adentro. Pero a una semana de que se conociera la iniciativa, se conocieron varios casos de despidos y suspensiones, además de atrasos en los pagos de salarios. Incluso hoy se conoció que Technit acordó con la salida de casi 1.500 empleados de la construcción por el parate económico, una medida que había generado un duro cruce entre el titular de la firma y el propio presidente de la Nación. En este contexto, la consultora Analytica elaboró un informe donde calculó el impacto en el mercado laboral de las medidas de aislamiento y la contracción de la economía. En este sentido, el trabajo proyecto que en el país hay más de 12 millones de puestos de trabajo en peligro, más del 60 por ciento de los empleados del mercado.

De este universo, 5.500.000 son de “alto riesgo”, por ser informales, monotributistas y autónomos. En los últimos días, se conocieron varios casos de empresas que violaron la prohibición oficial, incluyendo una planta de la firma Dánica, que cerró sus puestas para evitar reincorporar a cinco trabajadores. Un frigorífico de Quilmes despidió 240 empleados, otro de los conflictos abiertos en estos días pese al decreto presidencial.

Los problemas económicos que trae el aislamiento social obligatorio se pueden ver en los sectores informales del trabajo, peor afectan además a empresas que no pudieron abrir sus puertas, comercio de todo tipo y otras áreas. Mientras que se analiza la posibilidad de flexibilizar la cuarentena, la consultora Analytica difundió un trabajo donde alerta sobre este impacto en la cantidad de puestos de trabajo. Según el trabajo de los economistas Ricardo Delgado y Rodrigo Álvarez “el 64 por ciento de los aproximadamente 19 millones de trabajadores de la Argentina, unos 12,1 millones de personas, están en riesgo de perder sus empleos por la expansión del coronavirus”.

En el informe, al que tuvo acceso Gestión Sindical, dentro de ese grupo “hay un subgrupo de muy alto riesgo, unos 5,5 millones de personas que se desempeñan fundamentalmente como trabajadores informales, monotributistas y autónomos”. Para el trabajo de los economistas, los empleados de áreas que no son declaradas esenciales por el gobierno, y por lo tanto tuvieron que suspender su actividad estas dos semanas, “están en problemas”. Los trabajadores de estas actividades que no se detuvieron generan el 41 por ciento del PBI argentino.

“En el grupo de muy alto riesgo se cuentan 3s millones de trabajadores no registrados ni bancarizados, un millón y medio de monotributistas, medio millón de trabajadores de casas particulares y otro medio millón de trabajadores autónomos”, agregó el trabajo de la entidad. Además, el trabajo agregó que “el impacto del parate de actividad tiende además a magnificarse porque un sector de alto empleo, como el comercio, que emplea a 19 por ciento del universo de trabajadores, está afectado en un 90 por ciento por la cuarentena”. En tanto, la industria “emplea al 13 por ciento de los trabajadores, pero 75 por ciento de las empresas industriales están comprometidas por las restricciones impuestas por el gobierno para combatir la pandemia”.

En los últimos días, pese al decreto de prohibición de los despidos usando la pandemia como argumento, se produjeron varios conflictos, en especial en la provincia de Buenos Aires. En uno de los más importantes, en Quilmes el frigorífico Penta no los deja ingresar a la planta desde hace más de 15 días a los cerca de 240 empleados, y esta semana no pagó la última quincena. Si bien el conflicto comenzó antes del decreto presidencial, esta semana se profundizó porque se cerraron las instalaciones de la planta, y peligran las fuentes de trabajo.

Ángel Mileo, delegado de la Junta Interna del frigorífico, explicó que el conflicto comenzó hace dos semanas “cuando la empresa cerró sus puertas antes de la cuarentena obligatoria, dejando a 240 familias en la calle”. “La primera quincena de marzo la cobramos, pero la segunda no, además nos ponen en riesgo, porque no podemos hacer otra cosa que reclamar”, dijo Mileo. Esta semana hubo una protesta frente al lugar, apoyada por la seccional local de la CTA Autónoma, pero por la cuarentena no pudieron realizar mucho más que in reclamo.

Algo similar sucede en la planta de Dadone-La serenísima de Almirante Brown. Desde hace un tiempo la empresa quiere reducir la cantidad de horas de los trabajadores, pasando a un sistema de “7×2”, reduciendo a 44 horas semanales la jornada. Esto traerá una baja salarial del 40 por ciento, según explican los trabajadores de la planta de la localidad de Longchapms. Los empleados le confirmaron a Gestión Sindical que esta propuesta ya fue realizada por la empresa, pero la medida “fue rechazada por el Tribunal de Trabajo N° 4 de Lomas de Zamora”, ya que afecta los ingresos de al menos 65 operarios.

Pero en plena pandemia volvieron a la carga con la medida. “Tratamos de hacer una asamblea en la puerta del lugar para rechazar la medida, pero la empresa amenazó con denunciarnos por violar la cuarentena, y no pudimos hacer nada. No queremos pagar los efectos de la crisis”, agregaron los trabajadores.

Los efectos de la pandemia no sólo se darán en el país, y serán devastadores en todo el planeta. Esta semana, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) presentará formalmente el segundo informe sobre la situación laboral respecto del coronavirus. En este sentido, la entidad adelantó que la crisis laboral será “la más severa desde la Segunda Guerra Mundial”, en especial por “la grave pérdida de empleo y puestos de trabajo en todo el mundo”.

El organismo actualizará sus proyecciones del impacto de la pandemia y son alarmantes: solo en el segundo trimestre del año, se perderá el 6,7 por ciento de las horas de trabajo, equivalente a 230 millones de puestos de trabajo (de 40 horas semanales). “Esta cifra incluye todo tipo de ajustes en el empleo, desde despidos hasta reducciones de jornada o suspensiones de empleo”, remarcó la OUT, en el adelanto a la prensa del informe que se conocerá esta semana.

También podría interesarte

Gremios docentes advierten sobre un «aumento exponencial de contagios» de coronavirus y reclaman medidas «restrictivas»

Alerta por la suba de casos en municipios “en franja de riesgo”, además de ruptura …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *