miércoles 3 de junio de 2020
Inicio / Actualidad / Polémica por la asistencia salarial del Estado a empresas: más denuncias de abusos de los ATP

Polémica por la asistencia salarial del Estado a empresas: más denuncias de abusos de los ATP

En los últimos días se conocieron denuncias por abuso del uso del programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), que incluye el pago a CEO’s y despidos pese a la prohibición. En subsidiaria de Techint, mientras reciben ayuda estatal descuenta el ítem por productividad. Un informe asegura que el Estado pagó en abril de forma parcial o total cerca del 60 por ciento de los sueldos de empleados registrados.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Para intentar aliviar la crisis que genera la pandemia de coronavirus en el sector laboral, el gobierno de Alberto Fernández habilitó el llamado Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), por el cual el Estado nacional se hace cargo del 50 por ciento del salario de los empleados de las empresas. El plan buscó darle apoyo al sector privado, en especial a las firmas medianas y pequeñas, pero en las últimas horas quedó envuelta en una fuerte polémica, ya que se conocieron varios casos que el pago estatal incluyó a grandes firmas, incluyendo el pago de haberes de los ejecutivos.

El grupo Clarín, Techint, la aerolínea Latam y las firmas del neumático fueron algunas de las beneficiarias de este programa, lo que generó polémica porque pese a esta ayuda las empresas redujeron salarios y hasta despidieron personal. Ante esto, funcionarios admitieron que habrá correcciones de la aplicación de las ATP para el pago de los salarios de mayo. Según un informe, con este plan de asistencia el Estado se hizo cargo total o parcialmente de casi el 60 por ciento de los salarios registrados.

La polémica por los ATP explotó luego que se conociera que grandes empresas fueron incluidas en este beneficio, y que incluso el plan estuvo destinado al pago de salarios de ejecutivos y CEO’s. Esto generó fuertes críticas, ya que muchas Pymes no pudieron acceder a la ayuda, y sí firmas que, además, figuran entre las empresas que fugaron divisas.

Incluso en algunos casos, como la multinacional Techint, que pese a recibir esta ayuda produjo al menos 30 despidos de una contratista exclusiva de su fábrica Tenaris-Siderca, de Campana. A esto se le sumó que Carlos Eduardo Bacher, CEO de Techint Construcciones, cobró parte de su sueldo por parte del Estado, mientras en varias subsidiarias de la firma hay recortes salariales.

“En Tenaris Siat siguen sin pagarnos el ítem de productividad, por lo cual hay una reducción salarial de hecho”, sostuvo José Villa, delegado de la planta de Valentín Alsina, en Lanús, de esta empresa dedicada a la producción de tubos de acero con costura para la industria del gas y del petróleo. Según le dijo a Gestión Sindical el delegado, la firma consiguió el beneficio de la ATP, pero no devolvió ese pago que suspendió cuando se anunció la cuarentena.

“Sacando cuentas, del bolsillo de la empresa salió el 20 por ciento del salario que cobramos, el resto lo puso el subsidio o lo pusimos los trabajadores perdiendo el premio de producción”, agregó Villa.

Los casos del grupo Clarín –que incluye a la productora Pol-Ka y a los empleados de Radio Mitre –y de Techint se volvieron emblema, y pusieron la lupa en el acceso de los beneficios. “El Estado puso una gran cantidad de plata, porque lo que se paga es una cantidad del salario neto en carácter no remunerativo”, explicó Villa.

El delegado se quejó que “la gran mayoría de la sociedad y nosotros mismos, porque en definitiva no dejan de ser fondos públicos, le pagamos a Techint”. En Tenaris Siat la producción comenzó esta semana, ya que antes no habían sido considerados actividad esencial. Para esto, se crearon protocolos de prevención de coronavirus, pero los empleados no tienen certeza de su aplicación. “Tuvimos varias reuniones para que nos devuelvan el pago de la productividad, que es un beneficio que tiene unos 50 años”, destacó Villa.

Además de estas firmas, se sabe que fueron ayudados otras grandes firmas, como las que integran el sector del neumático. Como contó la semana pasada Gestión Sindical, pese a la aplicación de las ATP las firmas FATE, Pirrelli y Bridegestone acordaron con el gremio SUTNA el pago del total de los salarios, mientras se comienza a recuperar el ritmo de producción. Lo mismo sucedió en Latam, la aerolínea que recibió ayuda estatal pero decidió una rebaja del 50 por ciento de los salarios del personal, en medio de la pandemia.

Los ATP se instrumentaron para el pago de abril, en el marco de un plan integral para sostener los ingresos de millones de empleados formales e informales en medio de la pandemia. En este sentido, un reciente informe de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) estableció que la ayuda salarial parcial o total alcanza a casi el 60 por ciento de los asalariados formales del país. Según el trabajo del Observatorio de Políticas públicas, al que tuvo acceso Gestión Sindical, “contando los empleos públicos, el Estado pagará (total o parcialmente) el salario de 5,3 millones de trabajadores registrados por una suma de 203 mil millones de pesos mensuales”.

Las ATP alcanzan al 23,9 por ciento de los empleados registrados, a los que se suman los empleados estatales (34,5 por ciento). “A pesar de estar en default virtual y sumergido en una crisis económica desde hace dos años, el esfuerzo monetario de la administración actual es considerable”, sostiene la UNDAV, que proyectó el gasto que pretende realizar el gobierno en mayo y junio, sumado a abril, En estos tres meses, remarcó el informe, “la administración calcula destinar a paquetes fiscales de políticas de emergencia, inyecciones de facilidades financieras y políticas de ingresos, un total de 2.329.702 millones de pesos, el equivalente a 7,7 por ciento del PBI”.

Ante las denuncias por abusos, la AFIP estableció un mecanismo que deben seguir los empleadores que soliciten la baja de las ATP, mientras que analiza nuevas formas de otorgar esta ayuda. En la primera de las cuestiones, se habilita a que las empresas reintegren el beneficio del “salario complementario” percibido por sus trabajadores dependientes. Respecto de los salarios devengados en abril, los empleadores tienen tiempo para restituir el beneficio hasta el 31 de mayo, inclusive.

Para los salarios devengados en mayo y los siguientes meses -en caso de extenderse el beneficio- la normativa establece que el reintegro del salario complementario podrá realizarse hasta el día 20, inclusive, del mes en que se haya realizado el pago. Además, se profundizaron los controles para restringir que las empresas beneficiadas se dolaricen. El Gobierno ya había establecido que estas compañías no podrán hacer una serie de operaciones durante el ejercicio en curso, y los 12 meses siguientes a la finalización del ejercicio económico posterior a aquel en el que se otorgó el beneficio, inclusive por resultados acumulados anteriores. En esta oportunidad, se decidió duplicar ese lapso y llevar a 24 los meses posteriores al ejercicio en que se recibió el beneficio.

También podría interesarte

Coronavirus: ya hay 43 casos en Coto y trabajadores denuncian que la empresa no respeta protocolos sanitarios y los “apreta” por informar a través de las redes

La empresa emitió circulares para prohibir que los repositores externos hagan conocer los contagios. La …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *