21 de Mayo
de 2022
Fuera de Megáfono.

Pese al faltazo del 29A, en la CGT Azul y Blanca afirman que “no se bajan” de la unidad

11. 05. 2016

Las tensiones por el acto del Día de los Trabajadores no modificaron la idea de una futura central unificada, aunque si cambiaron parte del escenario. Pese al faltazo de Barrionuevo, su espacio confirma que no se baja: “Vamos a estar”. La “unidad en la acción” sufrió las primeras diferencias: las dos CTA no fueron a Casa Rosada por tema despidos.

Con su habitual verborragia, Luis Barrionuevo “calentó” la previa del acto del 29 de abril, cuando acusó a los dirigentes del PJ de intentar “copar” los festejos del Día de los Trabajadores. Enojado por la llegada de sectores cercanos al kirchnerismo, la CGT azul y Blanca condicionó su participación, y finalmente movilizó pero no tuvo ni oradores y participantes en el escenario. “Falta que venga (Amado) Boudou”, disparó el gastronómico, que apenas se corrió del acto informó que recibiría al presidente Mauricio Macri el 1º de mayo, en un acto al que tampoco fue, bajo el argumento de un estado gripal. Esta actitud generó versiones sobre si finalmente el sector participará del proceso de unidad, que busca crear una única conducción para agosto de este año. Desde esta central confirmaron que no se bajan, y que estarán en el armado. Prueba de esto es la participación de la última cumbre con el gobierno, a la que no fueron las dos CTA, rompiendo la “unidad en la acción”.

El malestar de Barrionuevo y su tropa por la presencia de ex funcionarios del gobierno anterior, incluyendo a su candidato Daniel Scioli, se plasmó horas antes del acto del 29, cuando públicamente confirmó su ausencia. Antes, se había levantado de la mesa que preparaba los detalles, cuando llegó la comitiva del PJ. Lo mismo hizo Gerónimo Venegas, principal referente del gobierno en el movimiento obrero, quien se enojó con la llegada de los políticos al acto. “El acto del 29 era primero para festejar el Día del Trabajador y para reclamarle al gobierno las cosas necesarias, pero después se montaron las agrupaciones políticas, queriendo copar el acto. Y esa no era la idea, por eso no participamos, porque no queríamos estar en la foto con Scioli y demás compañeros que están con el kirchnerismo”, le dijo a Gestión Sindical un dirigente de la CGT Azul y Blanca, visiblemente enojado.

El enojo de los dirigentes más cercanos al gobierno PRO amenazó con sea una piedra en el camino de la unidad. Pero por el momento, más allá de la tensión de esas horas, la calma parece haber vuelo nuevamente. “Vamos a estar en esa unidad”, remarcó el mismo dirigente, que recordó que “no nos bajamos del acto, nos movilizamos pero no estuvimos en el escenario”. “Se colgaron del acto cuando durante 12 años ni se acordaron de los trabajadores, y ahora vinieron todos. Está bien, pero nosotros no tenemos nada que compartir”, agrego en off el mismo dirigente, del entorno de Barrionuevo. Para esta central, “la unidad va a llegar, los trabajadores la necesitan y los dirigentes vamos a ser responsables y se la vamos a dar”.

Como prueba de esto, Barrionuevo asistió a la convocatoria de ayer del gobierno a Casa Rosada, para analizar el compromiso con los empresarios para evitar despidos. Junto con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, estuvieron Antonio Caló, el propio Barrionuevo y Guillermo Pereyra, en representación de la CGT azopardo, además de José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Carlos West Ocampo (Sanidad), Armando Cavalieri (Comercio), Gerardo Martínez (UOCRA), Roberto Fernández (UTA), Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento) y Omar Maturano (La Fraternidad), representantes de los diferentes sectores internos de la CGT.

Quienes no estuvieron en la cumbre en la Casa Rosada fueron los dirigentes de ambas versiones de la CTA, que emitieron un documento conjunto explicando su negativa a sentarse a la mesa con el presidente Macri. Ambas centrales afirmaron que no asistieron “porque se trata de una maniobra dilatoria para impedir que en la próxima sesión de la cámara de Diputados se apruebe la ley antidespidos”. “La presencia de 350 mil trabajadores en el acto del 29 de abril avala la decisión de no se parte de esta clase de jugadas que obstaculizan la posibilidad de contar con una norma legal que proteja a nuestros compañeros”, agregaron las dos CTA.

Temas relacionados / / / / /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales