lunes 14 de junio de 2021

Paritarias 2021: el primer trimestre cerró por encima de la “pauta oficial” y condiciona las futuras negociaciones

Un resumen del Observatorio del Derecho Social hizo un resumen de los acuerdos en los primeros tres meses del año, que estuvieron cerca del techo del 29-30 por ciento que pretende el gobierno. Pero la presión de la inflación rompe esta pretensión, y las nuevas paritarias están cerrando por encima de esa pauta. La paritaria del estado nacional, termómetro para lo que se viene en materia salarial.

Por Diego Lanese

Con el acuerdo firmado el viernes pasado con los docentes universitarios, se comenzó a superar la pauta oficial para las paritarias del 2021, que la Casa Rosada busca que estén en torno a la inflación presupuestada para este año, un 29 por ciento para los 12 meses. La suba de los precios en los primeros meses del año hace muy difícil de cumplir esta idea, y los acuerdos logrados en este tiempo están más cerca del 40 que del 30 por ciento, admiten funcionarios y gremialistas.

En el primer trimestre del año, los acuerdos logrados sí estuvieron cerca de ese techo, aunque ya en marzo el pico de suba del IPC (más de 4 puntos), adelantó el actual panorama. Desde el primer acuerdo del año, el de los aceiteros, hasta el acuerdo de UTEDYC de fines de marzo, las subas estuvieron levemente por encima del límite, lo que pone “presión” respecto de las negociaciones a partir de abril, donde comenzó la “temporada alta” de discusiones salariales.

En la antesala de paritarias claves, como la de los estatales nacionales, un informe alerta que será clave para el futuro de los asalariados la forma en que el gobierno busque controlar la inflación y la crisis económica. En el sector privado, a la falta de acuerdo salarial se suman pedidos de vacunas, otras aspecto clave e inédito para este tipo de discusiones.

Un informe que analiza la situación completa de las paritarias

Mediante un resumen de las paritarias cerradas en los primeros tres meses del año, el Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma analiza el comportamiento de las negociaciones salariales, que tienen como antecedente “la pérdida del salario real que se viene experimentando desde el 2016”.

“El gobierno planteó una pauta de inflación del 29 por ciento para el 2021 y sostuvo que este año los salarios deberían estar por encima de dicho porcentaje”, afirmó el trabajo, al que tuvo acceso Gestión Sindical.

Luego de repasar los principales acuerdos firmados en el primer trimestre del año –aceiteros, UOM, SMATA, comercio, entre otros –se planteó que “la posibilidad de que el salario real detenga su caída de los últimos años dependerá del éxito que tenga el gobierno nacional en su estrategia de control de precios y de la capacidad de organización y conflictos de los trabajadores en sus disputas salariales”.

En este tramo del año se dieron discusiones con impacto en el sector industrial, y a partir de abril comienzan las discusiones con peso por afiliados y con poder simbólico. En este contexto, el observatorio sostuvo que la pauta que se comenzó a ver “una pauta que lentamente se va alejando del 30 por ciento inicial”, presionando los futuros convenios, y empujados por otro contexto, como el que da la suba del 35 por ciento del salario mínimo.

Discusiones abiertas

El termómetro de las nuevas paritarias a partir del segundo trimestre comenzó a subir la temperatura con algunos acuerdos por encima de la pauta oficial, como fue la de los docentes universitarios o los gremios ferroviarios, estos últimos con un acuerdo firmado por los cuatro gremios del sector con una suba del 37 por ciento.

La UOM también cerró en abril una suba superior, un 35,2 por ciento, con todo lo que significa este acuerdo para el movimiento obrero. El gremio liderado por Antonio Caló acordó un aumento que se pagará en tres cuotas, en abril 15 por ciento (no remunerativo pero aplicable a todos los adicionales, otro del 10 por ciento en julio y otro 10 por ciento en octubre.

Desde julio, además, el primer aumento será remunerativo, y contará con cláusula de revisión en diciembre, por si la inflación supera el monto acordado. También los mercantiles cerraron un acuerdo global del 36 por ciento, aunque lo firmado por Armando Cavalieri tuvo algunas críticas de sectores internos es de los convenios marco para las discusiones generales.

Los acuerdos aún trabados

En tanto, hay algunas paritaria estancadas, que no terminan de cerrar ante la falta de consenso. En este contexto, sorprende que las paritarias públicas –tanto las nacionales como las de provincias importantes como Buenos Aires –se fueron cerrando sin problema, mientras que el sector privado tiene problemas para acordar, una tendencia que antes era exactamente al revés.

Una de estas es la de los colectiveros, que están en pleno conflicto, y que este martes tuvo un nuevo encuentro que pasó a cuarto intermedio sin avances. Como contó Gestión Sindical la semana pasada, en este caso hay condimentos adicionales a la discusión paritaria, como la disputa por los subsidios que hacen las empresas, amenazando con dejar de prestar servicios nocturnos si no aumentan esos recursos, y la interna sindical que vive la UTA, con cada vez más sectores cuestionando la figura de Roberto Fernández, su secretario general. Esta interna generó protestas de choferes autoconvocados, que piden un salario inicial de 100 mil pesos, vacunas contra el coronavirus y recuperación de la obra social del sindicato.

Paritaria estatal

Una paritaria que marca el pulso de las discusiones es la de los estatales nacionales, porque implica el reconocimiento que hace el propio gobierno de la situación económica, imponiendo una suba que suele ser testigo.

El acuerdo 2020 finaliza este mes de mayo, y hay movimientos en torno de una inminente convocatoria. En la previa, el gremio ATE anunció que pedirá una suba “que permita ganarle a la inflación real”, además de recuperar viejos reclamos. Pero desde UPCN dejaron ver trascender que podrían aceptar una suba del 35 por ciento, y lo que está en discusión es la cantidad de cuotas que se pagaría el incremento.

“Si esa es la oferta será difícil aceptarla”, le dijo a Gestión Sindical un dirigente de ATE, en estricto off. Según admitió, las versiones hablan de un pago “en cuatro cuotas, a finalizar en mayo del 2022”. Si se concreta esta oferta, el primer aumento e pagaría en junio, y quedaría anulado “por la inflación de los primeros meses del año, cuando se anuncie el índice de inflación de abril”.

“El gobierno debe tener la buena voluntad de dar un aumento que comience a reconocer a los trabajadores del Estado, que venimos tan atrás, no sólo en palabras sino con hechos”, agregó el mismo dirigente consultado.

Además de la falta de acuerdo por el incremento de este año, los estatales vienen reclamando por un aumento de emergencia que les permita recuperar lo perdido en los últimos años, una promesa de Alberto Fernández antes de asumir la presidencia. En este sentido, en el Estado nacional los reportes aseguran que de diciembre de 2015 a abril del 2021 el salario de los empleados públicos perdió cerca del 40 por ciento.

Una pérdida permanente

“En principio este 40 por ciento sería para recuperar parte de lo perdido, en 63 meses la caída del poder adquisitivo de nuestros salarios llega a ese nivel, según los informes diarios que venimos haciendo”, explicó Raúl Llaneza, dirigente de la junta interna de ATE en el INDEC.

Los trabajadores del organismo realizan cada mes un cálculo de los ingresos que necesitan para acceder a una canasta de servicios y consumos, y siguen la caída del salario real en la administración pública.

“Tenemos una pérdida de punta a punta del período que está cercana a un año de salario. Eso es lo que perdió un trabajador del estado entre diciembre de 2015 a la fecha, en términos salariales”, le dijo Llaneza a Gestión Sindical.

Ante esto, este miércoles, delegados de distintos organismos estatal –como el INDEC, SENASA, CONICET, INCAA y el INTI –realizarán un acto a a partir de las 12 horas frente al Ministerio de Economía, donde pedirán por esta suba de emergencia antes de la paritaria, actualización mensual por inflación en la paritaria, pase a planta permanente de todos los precarizados y plan urgente de vacunación contra el coronavirus.

También podría interesarte

Asumió Alejandro Salcedo al frente de la UDOCBA: “Es imprescindible negociar salarios”

El flamante secretario general de la Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *