martes 27 de octubre de 2020
Inicio / Actualidad / Paritaria estatal nacional: la oferta por debajo de lo esperado puso en alerta a los gremios

Paritaria estatal nacional: la oferta por debajo de lo esperado puso en alerta a los gremios

Luego de meses sin convocatoria, la negociación en el Estado nacional volvió a reunirse, y la oferta del gobierno decepcionó por lo baja. En la previa, se esperaba un aumento mayor, por lo que esperan que el viernes cuando vuelvan a reunirse se concrete la mejora. En distintos organismos lanzaron medidas de fuerza propia, para apoyar el reclamo.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Luego de varios meses de congelamiento, este martes se volvió a reunir la paritaria de los estatales nacionales, que luego de encuentros sin mayores novedades en junio, se mantuvo en suspenso hasta que la presión de los gremios logró reabrirla. En este caso, en la sede de la cartera laboral, los representantes de ATE y UPCN se reunieron con funcionarios del gobierno, en la que fue la primera cumbre luego de meses. Según se informó a la salida del encuentro, el gobierno ofreció una suba del 15 por ciento en cuatro cuotas, para cerrar la paritaria de este año. Luego de la oferta, ambos sindicatos confirmaron el rechazo de la propuesta, y pasaron a un cuarto intermedio en la discusión, que volverá a abrirse el próximo viernes.

La oferta está lejos de los reclamos sindicales, que no sólo buscan ganarle a la inflación de este año, sino que quieren recuperar lo perdido durante el macrismo, donde los salarios del sector público fueron de los más castigados por los efectos de la inflación. Si bien los gremios destacaron el buen clima de la reunión, no ocultaron el malestar por la baja oferta, y recordaron que en campaña Alberto Fernández se comprometió a recuperar lo perdido en ese período.

Al mismo tiempo que se realizaba la paritaria, algunas dependencias estatales realizaron reclamos salariales, como sucedió en el INDEC y el CONICET, donde los investigadores piden aumento de salario y paritaria propia.

Luego de reunirse por cerca de una hora, los gremios estatales confirmaron que la oferta del gobierno era de un aumento de 15 puntos porcentuales, a pagarse en cuatro cuotas: 4 por ciento en octubre, 3 por ciento en diciembre, 4 por ciento en febrero y 4 por ciento en abril.

Tanto ATE como UPCN rechazaron de plano la oferta, por lo cual la paritaria pasó el cuarto intermedio. El gremio liderado por Hugo “Cachorro” Godoy emitió un comunicado y recalcó que decidió rechazar la propuesta “por insuficiente”. “La postura de ATE fue que se incremente el aumento propuesto y que se cumpla con las revisiones de noviembre de 2019 y marzo del 2020”, agregó el gremio.

Además, pidieron que se “concrete el proceso de pase a planta permanente y las reincorporaciones de las y los trabajadores despedidos”. “Hubo un principio de acuerdo para que el presentismo sea mensualizado y que se aplique con una cantidad de licencias extras que hasta ahora no estaban previstas y que se habiliten las bacantes para que se inicie el proceso de regularización de empleo, temas que habían quedado pendientes desde la reunión de mayo”, cerró el comunicado.

Más allá de lo formal, la dirigencia gremial se mostró sorprendida por la oferta salarial, que no estaba en los cálculos previos. “La verdad que no pensamos tener un ofrecimiento tan bajo”, destacó una fuente gremial, que habló con Gestión Sindical en estricto off the record.

En la previa, explicó la misma fuente, “se había anticipado una oferta del 20 por ciento en tramos, y sumar el bono de 4 mil pesos al sueldo básico. Pero al final ofrecieron mucho menos de eso”.

Si bien este cambio generó cierto malestar, hay entusiasmo en que el viernes se mejore la oferta, y que se cumpla la promesa en campaña de Alberto Fernández de incorporar a los despedidos y recomponer el salario, deteriorado durante la gestión de Mauricio Macri.

En tanto, al mismo tiempo que se producía el encuentro en la cartera laboral, en el INDEC trabajadores realizaron un “paro virtual” para apoyar el reclamo de aumento salarial, incluyendo la recuperación de lo perdido durante el macrismo.

En este sentido, desde el organismo realizaron una protesta por dos horas parta rechazar “los magros salarios que perciben los trabajadores del sector y para regularizar la situación contractual de casi 300 compañeros que se encuentran contratados fraudulentamente a través del monotributo”.

“El paro virtual es para que el Estado como empleador reconozca la deuda que mantiene con los trabajadores, que desde el 2015 a la fecha es de un 35 por ciento”, le contó a Gestión Sindical Raúl Llaneza, secretario Adjunto de la Junta Interna de ATE-INDEC. Según los cálculos de los trabajadores del organismo, esta pérdida salarial equivale a 510 mil pesos. Además, pensando que las proyecciones de la inflación para el 2020 no baja del 40 por ciento, reclamaron un aumento salarial para este año que esté en esos niveles. “Además, pedimos que se termine la precariedad laboral y que se ponga en marcha la carrera administrativa en el organismo”, dijo Llaneza.

Además, ATE-INDEC difundió la última actualización del informe habitual que mide el impacto de la inflación en los salarios de los trabajadores del Estado, que en este momento tiene especial importancia por la discusión salarial que se lleva adelante, y que ratifican la pérdida salarial del 35,1 por ciento, desde noviembre de 2016 a agosto del 2020.

“Los números son impresionantes, pero perfectamente lógicos si tenemos en cuenta que, en casi cinco años, el salario de referencia de diciembre 2015, actualizado a pesos de agosto 2020 debería de ser 49.744 pesos y no los magros 31.932 pesos”, destacó el trabajo presentado en la jornada de paro virtual. Esta pérdida es mayor entre el personal precarizado, unos 300 empleados incorporados bajo la modalidad de monotributistas. Es ese caso, dice el informe, “tomando un salario mensual de 28 mil pesos, sólo en los últimos 31 meses, ha perdido la suma de 211.370,7 pesos, el equivalente a 7,66 sueldos”.

En tanto, en el CONICET también estuvieron de paro, en el marco de un reclamo de los investigadores y becarios que buscan desmarcar al organismo de la paritaria estatal nacional. Durante la jornada de hoy martes, se recordó que en la actualidad la línea de pobreza de agosto según el INDEC está ubicada en los 45.477 pesos, mientras que un becario del CONICET cobra 45.450 pesos. El paro en el organismo comenzó hoy martes y seguirá hasta mañana miércoles, e incluyó actividades en las distintas instalaciones de todo el país.

La medida de fuerza cuenta con el apoyo de ATE-CONICET, que representa a los trabajadores administrativos y de apoyo en el organismo. Además del aumento salarial, los científicos piden un convenio propio, que permita incorporar cuestiones relacionadas con la particularidad de la entidad y la actividad científica.

También podría interesarte

La CTA convoca a una caravana para conmemorar los 10 años del fallecimiento de Néstor Kirchner

Será mañana, a partir de las 14. Los puntos de encuentro.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *