25 de Julio
de 2021
Actualidad.

Para la CTA de los Trabajadores, el salario real cayó un 10% desde que Macri ganó las elecciones

19. 02. 2016

A través de su Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA), la central le puso números a la pérdida del poder adquisitivo producto de la inflación y la devaluación. Afirman que para recuperar habría que lograr acuerdos salariales por encima del 35 por ciento. Además, aumentó la pobreza.

La emergencia estadística declarada por el gobierno de Mauricio Macri hace difícil saber cuál es real en la economía de las medidas adoptadas en los primeros meses de gestión. Cuando se acerca la hora de discutir paritarias, los gremios deben moverse en una zona gris sin mayores precisiones, lo que entorpece la negociación. Si bien el gobierno intentó poner un marco a esta discusión (20-25 por ciento), los números de la dirigencia sindical superan en todos los casos el 30 por ciento, como mínimo. Para intentar dar una referencia en esta discusión, el instituto de la CTA de los Trabajadores elaboró un informe donde afirma que en promedio, desde que Macri ganó las elecciones la caída del salario real alcanza los 10 puntos, con un pico de 12 si se toma una proyección mayor. En estas condiciones, el trabajo asegura que para recuperar gran parte de lo perdido, las paritarias no deberían estar por debajo del 35 por ciento.

El trabajo del Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA) analizó con datos varios el impacto en los salarios de las medidas adoptadas por el gobierno nacional desde que asumió en diciembre del año pasado, teniendo en cuenta las variantes de arrastre de la gestión de Cristina Fernández de Kirchner. El informe, al que tuvo acceso Gestión Sindical, está elaborado a partir de mediciones provinciales y algunos datos privados, y marca un poco el termómetro que manejan muchos gremios a la hora de comenzar las paritarias. CIFRA es una entidad que cuenta con el apoyo de FLACSO y trabaja con la CTA que conduce Hugo Yasky.

El instituto explicó en su informe que a partir de octubre de 2015 se vive un “proceso de profunda caída del salario real”, en consecuencia del “recrudecimiento inflacionario desatado a partir de los anuncios de la alianza Cambiemos”. “De acuerdo a los dos escenarios de inflación, la reducción del salario real de los trabajadores registrados se ubicaría entre septiembre de 2014 y enero de 2016 entre el 10 y el 12 por ciento”, considera el centro de investigaciones. Si se toma el deterioro entre noviembre de 2014 y enero de 2015, es decir, durante el mandato formal del actual gobierno, esa reducción se ubicaría entre el 7,5 y el 10,1 por ciento”.

CIFRA subrayó además que el salario real viene cayendo desde enero del 2014, cuando el gobierno de Cristina Fernández de Kichner realizó su última devaluación. “En esa oportunidad, con un aumento del tipo de cambio aproximadamente del 28 por ciento se provocó una reducción del salario real del 3,2 por ciento entre el mes de enero y junio de 2014”. En este punto, además de las cifras, los investigadores ven dos diferencias: mientras en el gobierno kirchnerista se permitió “la libre negociación de los salarios en las paritarias”, que permitió recuperar parte de lo perdido, en el marco actual, con el intento de limitar la negociación salarial, se puede profundizar la pérdida. “Si se tiene en cuenta que la inflación interanual a septiembre de 2015 rondaba el 24 por ciento se puede estimar que, si se realizaran negociaciones paritarias en febrero, el piso del incremento salarial para recuperar el poder adquisitivo perdido por los trabajadores tendría que ser aproximadamente de 35 por ciento, y no del 20-25 por ciento como sugirió el ministro de Hacienda”, concluyó CIFRA.

Además, se sugiere que “las negociaciones deberían quedar abiertas porque la economía transita un proceso inflacionario cualitativamente superior al de 2015 que aún no finalizó, no sólo porque los efectos de la devaluación no fueron completamente trasladados a los precios de los bienes”, sino también porque “de acuerdo a las medidas preanunciadas, se quitarán subsidios y se incrementarán fuertemente las tarifas de los servicios públicos”.

Por último, el trabajo critica otra de las políticas del gobierno en materia laboral: los despidos. Según se remarco, “la otra política adoptada por el gobierno actual para revertir la participación de los asalariados en el ingreso es la disminución de la ocupación”, un proceso que comenzó “por la expulsión de trabajadores del sector público, que hacia mediados de enero supera los 20 mil agentes estatales, de acuerdo con los relevamientos de asociaciones gremiales y sociales, y es un proceso que aún está en curso”. “Es plausible pensar que se producirá también una reducción en el empleo en el sector privado en los próximos meses, debido a la reducción del consumo privado que trae aparejada la caída salarial en el conjunto de la economía”, adelantó el instituto de la CTA de los Trabajadores.

Además, el informe midió el aumento en los índices de pobreza. “Si en el segundo trimestre del año pasado había 8,5 millones de personas viviendo bajo la línea de pobreza, en la nueva situación serían en 9,6 y 10,3 millones, según el escenario considerado”, precisó el informe. Se trataría de entre 1,1 millones y 1,8 millones las personas que se suman a la situación de pobreza por efecto del incremento de precios de los productos de la canasta básica.

Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales