07 de Julio
de 2022
Fuera de Megáfono.

Pablo Micheli quiere un paro en septiembre pero no suma apoyos internos ni externos

24. 08. 2015

Ni la dirigencia de la CTA Autónoma ni el moyanismo se entusiasmó con la idea del dirigente de realizar una protesta en la segunda quincena de septiembre. “Habló a título personal”, le dijo un dirigente de la central a Gestión Sindical. Dudas sobre el impacto que tendría una medida en plena campaña electoral.

“Para nosotros debería haber una medida de fuerza porque la situación es complicada”. La declaración de Pablo Micheli sorprendió a propios y extraños. El dirigente de la CTA Autónoma lanzó la idea de un paro nacional, e incluso le puso fecha: segunda quincena de septiembre. Mientras que la mayoría de la dirigencia sindical está metido en la carrera electoral, una nueva protesta apareció como un dato novedoso, pero de movida no entusiasmó demasiado. Ni puertas adentro de la central hay demasiado consenso de la medida. Una fuerte interna, potenciada por el fracaso electoral de Víctor de Gennaro, en el medio de la disputa.

Hasta el momento, la idea de un paro lanzada por Micheli no tuvo demasiado eco, y los dirigentes de la propia CTA no tienen demasiada información. “Primero tenemos que reunirnos con Pablo, que habló por su persona. La central no discutió orgánicamente el tema”, le confesó a Gestión Sindical un integrante de ese espacio. Parte de la conducción sindical que acompaña a Micheli se llamó a silencio, y no ocultaron su enojo por no haber sido consultados antes de hacer pública la propuesta.

Desde hace un tiempo el clima no está bien dentro de la CTA. Algunos dirigentes están enojados con Micheli por no haber “puesto el cuerpo” a la candidatura presidencial de De Gennaro, quien no puso pasar las PASO, con un magro 0,9 por ciento de los votos. Además, los intentos para que sea candidato en el frente Progresistas no cayeron bien entre quienes se sumaron a la campaña de Unidad Popular. Incluso Micheli recibió la oferta de ser compañero de fórmula de margarita Stolbizer, candidata a presidenta. Sobre el cierre de las listas, este espacio también le ofreció al dirigente sindical encabezar la lista de candidatos al Parlasur. Estos “coqueteos” terminaron limando la relación entre algunos integrantes de la conducción de la CTA.

Ahora, con el lanzamiento de un paro casi sin consultarlo estas diferencias se agrandaron. Apenas pasadas las PASO, la mesa nacional de la CTA se reunió, intentando evitar las secuelas de un muy mal proceso electoral. Más allá de las declaraciones formales, la discusión en torno a la conducción de la central y su aporte a la construcción de una herramienta política fue muy fuerte. Cuando analizaba ser candidato, Micheli recibió casi una advertencia: si iniciaba la carrera política, debía discutirse la posibilidad de dejar el secretariado general de la central. En su momento primó la idea de unidad, pero hoy se ve que las heridas están abiertas.

El lanzamiento del paro tampoco tuvo demasiado eco puertas afuera. En el entorno de Hugo Moyano y la CGT Azopardo apenas si hicieron mención de la idea. Por lo pronto, nadie confirmó contactos entre las cúpulas dirigenciales para coordinar alguna medida. Si bien no participa del proceso electoral, Moyano entiende que “no es el momento” de hacer un paro, a semanas del recambio de gobierno. Además, el dirigente tiene una mayor preocupación: evitar que se reunifique la CGT sin su control.

En este contexto, a Micheli le queda una salida: plantear una medida contra el gobierno desde la central. El riesgo es que no mueva el amperímetro, y se termine diluyendo en la campaña electoral. Muchos dirigentes proponen que antes de salir a la calle, se deberían resolver cuestiones internas, incluyendo la elección en ATE, donde el sector más cercano al oficialismo amenaza con ganar terreno y poner en cuestionamiento el liderazgo del oficialismo, corazón de la CTA Autónoma.

Temas relacionados / /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales