20 de Mayo
de 2022
Fuera de Megáfono.

Nueva ofensiva para que la CGT llame a un paro nacional antes de fin de año

02. 11. 2016

Sectores internos y externos insisten en pedirle al triunvirato que haga efectivo el mandato de una protesta nacional. “Es hora de un paro nacional de la CGT”, dicen desde la Corriente Federal de Trabajadores. Además, la CTM, que nuclea a más de 600 mil trabajadores municipales, rechaza el bono de fin de año y quiere un paro “contra los atropello”. La agenda de la dirigencia cegetista, lejos de esta idea.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

La actitud dialoguista del triunvirato de la CGT, que parece dejó en suspenso definitivamente el paro nacional luego de acordar un bono de fin de año con un piso de 2 mil pesos, volverá a ser puesta a prueba en las próximas horas, cuando diversos sectores internos y externos le reclamen que llame a una protesta, ante los problemas en materia de empleo y salario que existen. El acuerdo con empresarios, lejos de frenar los reclamos, volvió a impulsar el descontento, y las amenazas de realizar acciones con otros espacios, como la de este viernes que organizan las dos CTA. Lejos de esto, la cúpula cegetista sigue con su agenda de charlas con funcionarios y legisladores, y promete mantener esta postura mesurada. Para evitar que le “ganen la calle”, anunció una jornada con movimientos sociales, el próximo 18 de noviembre.

La presión sobre la dirigencia de la CGT se renovó la semana pasada, cuando la Corriente federal de Trabajadores (CFT), grupo interno que agrupa a los gremios más radicales en su postura ante el gobierno, volvió a llamar a una protesta nacional. En el marco del paro bancario que tuvo lugar el viernes, este espacio liderado por Sergio Palazzo insistió en la necesidad de un paro nacional coordinado por la central, contra las políticas oficiales. La corriente manifestó “su honda preocupación por la escalada de conflictos laborales generados por la aberrante política económica aplicada por el gobierno nacional y por la violencia de las fuerzas de seguridad”.

Mediante un documento, al que tuvo acceso Gestión Sindical, este espacio enumeró los últimos eventos donde los reclamos laborales terminaron con actos de represión, como lo sucedido con los choferes reprimidos en La Plata. Además, reclamó la reapertura de paritarias, en especial en el sector bancario, donde hay un acuerdo de revisión que no se respeta. Ante esto, la Corriente aseguró que “es hora de un paro nacional de la CGT”. “Volvemos insistir, hay que exigir la respuesta positiva a las reivindicaciones del 19 de abril mediante un paro nacional convocado por la CGT”, concluyó este espacio.

Además, otros espacios que forman parte de la central se sumaron a este pedido. Uno de ellos es la Confederación de Trabajadores Municipales (CTM), un sector recientemente sumado a la central, y que por la cantidad de afiliados en todo el país es de los más numerosos: más de 630 mil empleados comunales forman parte de este gremio. En el marco de la pelea por los bonos, los municipales exigieron que la central “llame a un paro”, y confirmaron que si esto sucede “el sector se plegará”. Así lo confirmaron fuentes de la CTM consultados por Gestión Sindical, que adelantaron que el espacio que lidera Rubén “Cholo” García pedirá a la directiva de la CGT una medida de fuerza nacional. “Hay malestar, muchos intendentes ya dijeron que no pagarán el bono acordado, otros dicen que pueden pagar 500 pesos como máximo. Por esto los municipales queremos que la CGT llame a un paro contra estos atropellos”, agregaron desde la confederación.

La CTM ingresó recientemente a la CGT, ya que hasta el momento era parte de la central la Confederación Nacional de Empleados Municipales de Argentina (COEMA), espacio del cual se escindió el espacio de García, disconforme con el rumbo tomado. Como la ley sindical argentina permite “un sindicato por rama”, la CTM no ingresaba formalmente a la CGT. Pero una cuerdo entre las partes permitió al nuevo nucleamiento ser parte de esta nueva etapa de la central obrera nacional.

Lejos de estas presiones, el triunvirato de la CGT sigue con su agenda dialoguista. Ayer fue a la cámara baja nacional a hablar en nombre de gremios industriales, para discutir el denominado régimen de contratación público privada (PPP). Fuentes legislativas adelantaron que la presencia de la dirigencia busca postergar la discusión del proyecto que, según denuncian, perjudica el empleo argentino. Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, junto a representantes de los principales gremios industriales, ya consensuaron con legisladores del Frente Renovador y el Frente para la victoria, como José de Mendiguren y Axel Kicillof, presionar en conjunto por la aplicación de varios cambios sobre el proyecto que ya cuenta con media sanción del Senado.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales