21 de Febrero
de 2024
Fuera de Megáfono.

Nada que festejar: el resultado de las PASO puso en alerta a la dirigencia sindical

15. 08. 2017

La ratificación nacional del oficialismo preocupa a los gremios, que temen que sea una “luz verde” para la reforma laboral. En la CGT debaten la jornada del 22 de agosto, entre intentos de levantar la medida. El resto, lejos de los lugares de protagonismo. La interna de la CTA Autónoma la ganó De Gennaro, pero lejos de llegar a las generales.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

En las horas previas a las PASO, en la sede de Azopardo comenzó a circular un rumor. La dirigencia sindical estaba pensando en dejar sin efecto la protesta del 22 de agosto, por “inconveniente”. No sólo no quería el paro nacional tan reclamado en el plenario de Ferro, sino que además quería desactivar toda la actividad, que incluye en lo previo una marcha a Plaza de Maya. Un triunfo de Cristina Fernández de Kirchner sería la excusa, ya que la derrota oficial dejaría debilitado al oficialismo, y en la CGT no querían que los acusen de “desestabilizadores”. Lo cierto que la versión fue perdiendo fuerza, y con el empate técnico como escenario en la provincia de Buenos Aires, volvieron las especulaciones sobre qué hacer el 22. Este es uno de los efectos del resultado de las elecciones de este domingo, que dejo en una situación muy incómoda a la dirigencia sindical, que miró desde afuera la contienda. El respaldo nacional a Cambiemos trae malas noticias para los gremios, que creen que en este escenario el gobierno irá “con todo” con la reforma laboral, incluso sin esperar la nueva configuración parlamentaria.

Ya en el armado de lista pocos dirigentes y gremios lograron protagonismo, y vieron esta PASO desde un costado. El contundente triunfó de Cambiemos en todo el país configuró un escenario distinto, sobre todo porque Cristina Fernández de Kirchner no ganó de manera clara (lo puede hacer en estos días, pero por pocos votos), y el mensaje de las urnas parece claro. Por el momento, la jornada del 22 está en vigente, pero este miércoles se discutirá, y varios dirigentes llevan una idea: suspenderla o suavizarla. “La CGT se comprometió a realizar la movilización, en un plenario abierto, que fue una jugada riesgosa. No creo que se levante”, le dijo a Gestión Sindical un dirigente cercano a Héctor Daer, sindicado por las versiones como el vocero de quienes quieren levantar la medida. El titular de la Sanidad es presionado por los gremios del grupo de “los gordos” y los “independientes” para suspender la actividad, con la excusa de que será “politizada”.

“Esto pasa porque la conducción tripartita no termina de conducir”, agregaron. La discusión por la marcha del 22 de agosto abrió como foco de disputa el futuro del triunvirato, defendido por la central obrera, pero cada vez más desgastado. “El problema es que no hay otro Hugo Moyano, una figura que pueda aglutinar todos los sectores. El triunvirato se hizo porque era la única alternativa, esperemos que a fin de año vayamos a un único secretario general”, defendió el mismo dirigente consultado.

Volviendo a las elecciones, la lejanía con que miró la mayoría marca el poco peso que tuvo la dirigencia y los gremios en los armados electorales. Y a los que participaron no les fue bien. El caso más notable es el de Víctor de Gennaro y Pablo Micheli, cabezas de lista en sus espacios, que no pasaron las primarias y no estarán en octubre en las generales. De Gennaro formó con el socialismo su Frente Socialista y Popular, y apenas logró el 0,52 por ciento de los votos. Con el apoyo de la conducción nacional de ATE, el diputado nacional no logró consolidar su nuevo proyecto político, que hoy parece naufragar. “No sabemos por qué no traccional Víctor, las alianzas con sectores de centro izquierda no termina de consolidarse”, reconocieron en el entorno del gremio estatal consultados por Gestión Sindical. Si bien en ATE no se animan a decir que el ciclo político está finalizado, creen que De Gennaro deberá “pensar mucho sobre los posibles paso”. Por lo pronto el frente estará presente en al menos seis municipios del interior de la provincia, por lo que se mantendrá en campaña.

“Por lo menos ganamos la interna”, bromearon en el entorno de “el tano”, en relación a que su lista sacó dos décimas más que Creo, que llevaba a Pablo Micheli como candidato, y que se formó en torno de Proyecto Sur. El titular de la CTA Autónoma, distanciado de buena parte de la dirigencia que compone la central, sacó 0,50 por ciento de los votos y tampoco estará en las generales.

En tanto, la mala elección de Sergio Massa, que apenas superó los 15 puntos y no pudo instalar en Buenos Aires la idea de tres tercios que alentó en campaña. En su armado, el partido de Hugo Moyano apenas fue una presencia testimonial, ya que no tuvo protagonismo en sus listas. Para el moyanismo, lo que viene es la unificación de la CGT, con un secretario general como pidió Pablo Moyano, y estar atentos a la reforma laboral que impulsará sin duda el gobierno, sobre todo después de este exitoso test electoral.

Temas relacionados /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)

Últimas Noticias en Zonales